Saltar al contenido principal

Líbano vuelve a sumergirse en violentas manifestaciones ante posible reelección de Saad Hariri

Los manifestantes se encuentran cerca de las carpas incendiadas durante las protestas contra el gobierno en Beirut, Líbano, 15 de diciembre de 2019.
Los manifestantes se encuentran cerca de las carpas incendiadas durante las protestas contra el gobierno en Beirut, Líbano, 15 de diciembre de 2019. REUTERS/Issam Abdallah

Después de la segunda noche de violentos enfrentamientos en Beirut, el presidente libanés, Michel Aoun, dijo que había retrasado las consultas para designar un nuevo primer ministro hasta el jueves 19 de diciembre, en respuesta a una solicitud del mismo exprimer ministro, quien sigue siendo el favorito para ocupar el cargo, situación que ha generado las nuevas protestas. 

Anuncios

Entre gases lacrimógenos, perdigones de goma y chorros de agua, cientos de manifestantes regresaron a las calles, en la capital del Líbano, por segunda noche consecutiva, para manifestarse en contra del posible retorno del exprimer ministro, Saad Hariri, al gobierno.

El presidente Michel Aoun anunció que debido a la violencia en las calles, era necesario aplazar las consultas sobre los posibles candidatos a Primer Ministro, previstas en el Congreso este lunes, para el jueves 19 de octubre. La petición la habría hecho el mismo Hariri, quien sigue siendo el candidato más opcionado para volver a ocupar el cargo. 

"Se harán más consultas sobre el tema de la formación del gobierno", dijo Aoun en un comunicado oficial. 

A pesar de la represión por parte de la policía antidisturbios y las fuerzas de seguridad, los libaneses siguen exigiendo un cambio radical en la clase política del país. Los manifestantes esperan que el nuevo gobierno también sea capaz de enfrentar la peor crisis económica que vive Líbano desde la guerra civil en 1990.

Saad al-Hariri, habla después de reunirse con el presidente Michel Aoun en el palacio presidencial en Baabda, Líbano, el 7 de noviembre de 2019.
Saad al-Hariri, habla después de reunirse con el presidente Michel Aoun en el palacio presidencial en Baabda, Líbano, el 7 de noviembre de 2019. REUTERS/Mohamed Azakir

Pero, ¿por qué sigue siendo Saad Hariri el favorito para ocupar el cargo de Primer Ministro? 

Hariri tiene el respaldo del Congreso, ha logrado formar un consenso sobre varias figuras sunitas, y disfruta del respaldo del establecimiento religioso sunita. 

Para ser el Primer Ministro, el candidato debe ser un musulmán sunita nombrado en consultas vinculantes convocadas por el jefe de estado y los legisladores. El elegido debe contar con el apoyo de la mayoría entre los 128 parlamentarios.

Para calmar a los manifestantes, Hariri ha dicho que solo regresará como primer ministro si cuenta con ministros especializados en su gabinete, ya que esto le permitiría al gobierno abordar la crisis y atraer ayuda del extranjero. Sin embargo, el mensaje en las calles es claro. 

“Hariri es parte del sistema de corrupción y estamos en contra de él. No importa a quién nombren, pero el nuevo Primer Ministro debería ser alguien capaz de sacarnos de esta situación”, dijo Omar Abyad, un enfermero desempleado que se ha unido a la nueva ola de manifestaciones.  

Hariri, quien mantiene una política alineada con los estados occidentales y del Golfo Pérsico, renunció como primer ministro el 29 de octubre en respuesta a las masivas protestas en contra de la corrupción estatal y la crisis económica y social que llevó al creciente costo de vida.

Con Reuters y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.