Saltar al contenido principal

Mexico dice que los temas laborales no cuestionan el T-MEC

Anuncios

México (AFP)

El canciller Marcelo Ebrard dijo este lunes que la oposición de México a que inspectores extranjeros vigilen el cumplimiento de sus normas laborales no pone en cuestión el acuerdo de libre comercio con Estados Unidos y Canadá.

"Eso no pone en entredicho el tratado" y "se va a resolver", dijo Ebrard durante la conferencia matinal del presidente Andrés Manuel López Obrador. La cuestión de las inspecciones "no se acordó en el tratado" y emergió "de manera clandestina", dijo de su lado López Obrador.

La supervisión de las normas laborales de México estaría a cargo de hasta cinco agregados, según un texto presentado en el Congreso de Estados Unidos como parte de la aplicación de ese tratado de libre comercio.

"El límite de México es que no aceptaremos ninguna persona, funcionario de otro país, que pretenda hacer labores que excedan las que están establecidas en la ley", dijo Ebrard

El canciller reiteró así la postura expresada el fin de semana por el subsecretario de América del Norte y negociador del pacto comercial, Jesús Seade

Dicha iniciativa contempla el nombramiento de cinco agregados diplomáticos laborales en México que se encargarían de supervisar el cumplimiento de las normas laborales mexicanas, en el marco del pacto comercial.

Seade dijo el sábado que la disposición no fue consultada con México y que envió una carta al representante comercial estadounidense, Robert Lighthizer, con el reclamo del país.

Ebrard explicó que Seade viajó a Washington para demandar en persona que no les hayan advertido sobre esta iniciativa legislativa, y para enfatizar que México no aceptará agregados con funciones que violen lo establecido en sus leyes.

El canciller dijo además que el Tratado de México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), que tras varias modificaciones fue firmado en México el pasado 10 de diciembre, "está intacto".

"Al final me voy a tener que sentar con (el secretario de Estado, Mike) Pompeo y decir, bueno, cómo le hacemos con los agregados y se va a resolver. Eso no pone en entredicho el tratado", agregó Ebrard.

El T-MEC fue firmado originalmente en noviembre de 2018 y solo había sido ratificado por México. Para aprobarlo en Estados Unidos, los legisladores demócratas exigieron previsiones para que México cumpla con normas laborales que le impidan sacar ventajas frente a la mano de obra estadounidense, que es más cara.

Estados Unidos llegó a proponer que inspectores fiscalizaran a las fábricas mexicanas, pero el gobierno de López Obrador se opuso. En su lugar, Seade dijo que los países acordaron la creación de paneles para la solución de controversias.

El T-MEC sustituirá al Tratado de Libre Comercio de América del Norte, vigente desde 1994 y que ha sido duramente atacado por el presidente estadounidense, Donald Trump, lo que llevó a la negociación del nuevo acuerdo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.