Saltar al contenido principal

Francia: masiva movilización en contra de la reforma pensional en el día 13 de huelga

Los miembros del sindicato francés y los trabajadores en huelga asisten a una manifestación en París mientras Francia se enfrenta a su decimotercer día de huelgas consecutivas contra los planes de reforma pensional del Gobierno, el 17 de diciembre de 2019.
Los miembros del sindicato francés y los trabajadores en huelga asisten a una manifestación en París mientras Francia se enfrenta a su decimotercer día de huelgas consecutivas contra los planes de reforma pensional del Gobierno, el 17 de diciembre de 2019. Jean-Michel Belot / Reuters

Continúa el pulso entre los huelguistas y el Gobierno francés en el día 13 del cese de actividades y la tercera gran movilización, un día antes de que los sindicatos se reúnan con el presidente Emmanuel Macron para intentar llegar a un acuerdo sobre la reforma pensional antes de fin de año para evitar empañar las celebraciones.

Anuncios

La puja por la reforma a las pensiones en Francia no cesa. Una vez más los ciudadanos salieron a las calles en la jornada de protestas de este 17 de diciembre, la tercera desde que estallaron las manifestaciones el pasado 5 de diciembre.

Los sindicatos iniciaron una nueva protesta en las calles para recuperar el impulso y atraer a cientos de miles de manifestantes en una serie de actos que, sumados a la huelga general, tienen paralizado el transporte y algunos sectores de la economía.

Con la mirada atenta de la policía antidisturbios, los manifestantes encendieron sus bengalas rojas y marcharon bajo una manta de banderas sindicales multicolores. Miles de trabajadores salieron a las calles de las ciudades francesas, desde Bretaña en el Atlántico norte, hasta los Pirineos en el sur.

Activistas sindicales cortaron la electricidad a casi 100.000 hogares u oficinas. Los trabajadores del sindicato CGT llevaron a cabo lo que llamaron apagones "selectivos" en las redes eléctricas alrededor de Lyon y Burdeos para llamar la atención sobre sus quejas y su poder.

Los empleados de hospitales salieron a marchar con sus uniformes médicos, al igual que el personal de la aerolínea Air France, los abogados con largas túnicas negras: personas de la fuerza laboral francesa se unieron a las protestas en mayor número que la última huelga intersectorial de la semana pasada.

Informe desde París: En el día 13 de huelga se unieron nuevos sindicatos a la protesta

El personal de la Torre Eiffel abandonó el trabajo. Incluso los trabajadores de la emblemática Ópera de París se unieron a las protestas nacionales en contra del plan del Gobierno de elevar la edad de jubilación a 64 años. En la capital, las tiendas fueron cerradas a lo largo de la ruta por donde marcharon los manifestantes.

Los trabajadores del transporte sindical corearon "¡todos juntos, todos juntos, sí, sí!", cuando se reunieron en el centro de París. Los manifestantes con chaquetas de alta visibilidad llevaban bengalas encendidas por las calles. Una emisora ​​mostró nubes de lo que su reportero describió como gases lacrimógenos disparados contra los manifestantes en la ciudad de Nantes, en el suroccidente del país.

"Queremos Justicia social", dijo Veronique Ragot, de 55 años, una destacada editora en una editorial. "Hemos visto que nuestros beneficios sociales se derriten al sol y esto es el colmo".

La Policía antidisturbios se alineó a ambos lados del céntrico Boulevard Beaumarchais y erigió barricadas a través del círculo de tráfico en la Plaza de la Bastilla. Una tanqueta de agua estaba estacionada cerca. Horas después, los oficiales dispararon gases lacrimógenos y granadas de aturdimiento contra los manifestantes en la plaza de la Nación de París.

Los trabajadores ferroviarios franceses de la SNCF asisten a una manifestación en París en el día 13 de huelgas consecutivas contra los planes de reforma pensional del Gobierno francés, el 17 de diciembre de 2019.
Los trabajadores ferroviarios franceses de la SNCF asisten a una manifestación en París en el día 13 de huelgas consecutivas contra los planes de reforma pensional del Gobierno francés, el 17 de diciembre de 2019. Jean-Michel Belot / Reuters

Los manifestantes vestidos de negro, algunos con bufandas y máscaras, trataron de aplastar vallas publicitarias y lanzaron proyectiles a las líneas policiales. La Policía dijo que los enfrentamientos involucraron a anarquistas del "bloque negro", una pequeña minoría en comparación con los manifestantes pacíficos.

El primer ministro Édouard Philippe confirmó la "total determinación" del Gobierno por sacar adelante la reforma pensional

El primer ministro Édouard Philippe confirmó nuevas negociaciones con los sindicatos a partir del 18 de diciembre, pero no mostró signos de retroceso.

"La oposición democrática por parte de los sindicatos a nuestro proyecto es perfectamente legítima. Pero hemos sido claros que seguirá en pie y mi Gobierno está totalmente determinado a reformar el sistema pensional y equilibrar el presupuesto", declaró Philippe en el Parlamento. También rindió homenaje a "los franceses que van a trabajar a pesar de las dificultades".

Además de los problemas en el sistema de transporte, los padres de familia enfrentaron el cierre de las escuelas y los estudiantes cancelaron sus exámenes, cuando los maestros se unieron a la huelga. En el caso de los hospitales, se requirieron trabajadores para garantizar los servicios esenciales, mientras las enfermeras, los médicos y los farmacéuticos se declararon en huelga para salvar un sistema de hospitales públicos que alguna vez fue tan presumido que está luchando después de años por unos recortes de costos.

Los sindicatos y el presidente Macron se culpan mutuamente por la posibilidad de que la huelga continúe durante Navidad y afecte a cientos de viajeros. De hecho, varios turistas que se encuentran en París por estos días han manifestado su malestar.

Víctor García, de visita desde Barcelona, ​​dijo que está acostumbrado a las protestas ciudadanas en su ciudad natal pero admitió que no subir los escalones de la Torre Eiffel debido al cierre "es una especie de fastidio".

Una encuesta realizada por la firma Ifop publicada en el periódico 'Le Figaro' mostró que el 55 % de las personas creía que era inaceptable que las huelgas continuaran durante las vacaciones.

Los sindicatos temen que las personas tengan que trabajar más para obtener pensiones más bajas y las encuestas sugieren que al menos la mitad de los franceses todavía apoya la huelga. Los sindicatos de la autoridad ferroviaria de la SNCF quieren mantener la huelga durante las vacaciones de Navidad.

Varios países europeos han aumentado la edad de jubilación o recortado las pensiones en los últimos años para mantenerse al día con el aumento de la esperanza de vida y la desaceleración del crecimiento económico. Macron argumenta que Francia necesita hacer lo mismo.

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.