Saltar al contenido principal

México: el proyecto de Tren Maya recibió amplio respaldo en la consulta popular

Habitantes de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán, participan de la consulta a comunidades indígenas sobre el proyecto de Tren Maya, el 15 de diciembre de 2019.
Habitantes de la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán, participan de la consulta a comunidades indígenas sobre el proyecto de Tren Maya, el 15 de diciembre de 2019. Cuauhtémoc Moreno / EF

El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador informó que el controvertido plan ferroviario para el sureste del país recibió un 92,3% de opiniones favorables en los municipios donde se realizó una consulta el domingo 15 de diciembre.

Anuncios

El proyecto del Tren Maya para el sureste de México, emblema de la gestión de Andrés Manuel López Obrador, recibió el visto bueno de los ciudadanos que participaron de una consulta popular realizada en 84 municipios el domingo 15 de diciembre, además de lograr un “consenso generalizado” en las asambleas indígenas.

Según informó la subsecretaria de Gobernación para Desarrollo Democrático, Participación Social y Asuntos Religiosos, Diana Álvarez, la propuesta recibió un 92,3% de opiniones favorables. Esto se traduce en que, según cifras oficiales, de los 100.940 ciudadanos mayores de edad participantes, 93.142 votaron a favor del proyecto, mientras que 7.517 (7,4%) se manifestaron en contra y hubo 281 (0,3%) votos nulos.

En total, los ciudadanos contaron con 268 mesas receptoras de votos en 84 municipios de los estados de Campeche, Chiapas, Quintana Roo, Tabasco y Yucatán.

En su rueda de prensa diaria, el presidente Andrés Manuel López Obrador calificó de “positiva” la jornada de votación y destacó que “hubo mucho entusiasmo de las poblaciones”.

En tanto, el director general del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas (INPI), Adelfo Regino Montes, destacó que el proyecto también contó con un amplio respaldo de las comunidades indígenas, quienes se expresaron entre el sábado y el domingo en 15 asambleas con la participación de “5.237 autoridades y representantes de alrededor de 987 comunidades indígenas”.

“Hubo una participación del 70 % del total de las comunidades. Ha habido un consenso generalizado, unánime, de apoyar la implementación del programa de desarrollo Tren Maya”, destacó el funcionario, quien agregó que los pueblos originarios pidieron participar en el proyecto y que se escuchen sus demandas sobre desarrollo, infraestructura, tenencia de la tierra y protección de su patrimonio cultural, natural e intelectual.

Un proyecto que despierta dudas sobre su impacto

Más allá de los números contundentes de la consulta popular -una herramienta muy utilizada por López Obrador para dirimir algunos de sus proyectos y que es criticada por la oposición por su supuesta falta de legalidad-, el proyecto no despierta unanimidad entre las comunidades.

Algunos miembros de grupos originarios dijeron sentirse excluidos de los planes y han expresado su rechazo a un proyecto que, consideran, va a afectar sus reservas ecológicas y sitios sagrados.

“El gobierno que pretende desarrollar el proyecto del Tren Maya aún no ha informado de manera clara y convincente los perjuicios y consecuencias reales a nuestra vida”, alertó Alberto Rodríguez, portavoz del grupo Consejo Maya del Poniente de Yucatán.

Precisamente, al no contar aún con los estudios de impacto ambiental -según explicó el secretario de Medio Ambiente mexicano, Víctor Toledo-, la información distribuida por el Gobierno desde el 15 de noviembre evitó abordar esa problemática.

“Aquí en estos documentos que me dan yo no le entiendo, no sé qué quiere decir esto. No es que estemos en contra, pero casi no sabemos nada, no sabemos si nos van a quitar nuestra tierra o nos van a mover”, señaló Georgina Romero, habitante de Tulum, a la agencia AFP.

El Tren Maya, un proyecto bandera de Andrés Manuel López Obrador

El Tren Maya es uno de los grandes proyectos de infraestructura que el presidente Andrés Manuel López Obrador impulsa desde su llegada a la presidencia el 1 de diciembre de 2018. La extensión ferroviaria tendrá una inversión estatal de 120.000 millones de pesos mexicanos (6.247 millones de dólares) y está pensado como una herramienta de turismo y carga. Alrededor de las estaciones se crearán centros urbanos y turísticos.

El proyecto -que forma parte de los planes más ambiciosos de infraestructura de López Obrador junto al nuevo aeropuerto de Santa Lucía para dar cobertura a la capital mexicana, y el tren de mercancías que unirá el océano Pacífico con el Golfo de México a través del Itsmo de Tehuantepec- está previsto que entre en operación en 2024 y permita conectar puntos turísticos como las ciudades de Cancún y Mérida con los sitios arqueológicos de Chichen Itzá y Palenque.

En su momento, el director del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, anunció que las primeras licitaciones para el proyecto se lanzarán en la primera semana de enero de 2020 y apuntarán a las tareas a realizarse donde ya existen vías, que son 730 kilómetros de los 1.460 totales del plan. Las primeras obras iniciarían a fines de marzo o principios de abril.

En tanto, López Obrador explicó que ya está asegurado la mitad del financiamiento hasta 2024 gracias al fondo de promoción al turismo que se obtiene de los impuestos a turistas, mientras que los otros 60.000 millones de pesos restantes serán cubiertos con el presupuesto federal.

Con EFE y AFP
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.