Saltar al contenido principal

Reporteros Sin Fronteras registra 49 asesinatos a periodistas en 2019

El periodista Gregory Jaimes, del canal VPI, es auxiliado por sus colegas tras ser herido por un perdigón durante una manifestación antigubernamental en Caracas, Venezuela el 1 de mayo de 2019. El periodista se recuperó de sus heridas.
El periodista Gregory Jaimes, del canal VPI, es auxiliado por sus colegas tras ser herido por un perdigón durante una manifestación antigubernamental en Caracas, Venezuela el 1 de mayo de 2019. El periodista se recuperó de sus heridas. Manaure Quintero / Reuters

Es la cifra más baja de asesinatos a periodistas en los últimos 16 años. Sin embargo, la ONG expresó su preocupación por el aumento de muertes en países democráticos y fuera de zonas de guerra, además del repunte en las detenciones de los profesionales de la información.

Anuncios

Buenas y malas noticias para la libertad de prensa en el mundo: el informe anual de Reporteros Sin Fronteras (RSF) recoge que 2019 fue el año con menos asesinatos a periodistas desde 2003, con una cifra muy por debajo de la media de esta última década. Pero 2019 también fue el año en el que aumentó el número de profesionales detenidos. 

Las principales figuras son estas: 49 asesinatos, 57 secuestros y 389 periodistas entre rejas. El 63% de los homicidios se cometieron de manera deliberada, mientras que el 37% murieron en el ejercicio de su profesión. Todos eran reporteros locales. 

Quizás el dato más alarmante es que la cantidad de periodistas muertos en zonas de paz, 29, superó con creces a los 20 asesinados en zonas de conflicto. Un ejemplo es que México y Siria comparten el liderazgo de la lista de países con más muertes, a pesar de que Siria es un país en guerra y México no. En el lado positivo de la noticia, es la cifra más baja registrada en Siria desde el inicio del conflicto.

Lo mismo ocurre en Afganistán, el tercer país: 5 reporteros murieron allí, un número que ha ido descendiendo en los últimos años. Pakistán fue el escenario de 4 asesinatos y Somalia de 3, ocupando así la cuarta y quinta posición de la lista. 

No cabe duda de que, desde 2012, la cifra ha disminuido poco a poco. Hace siete años las muertes fueron 143, el pico más alto en la última década. Sin embargo, desde 2016 este número no supera la centena. RSF explica esta disminución sobre todo por la disminución de asesinatos en Medio Oriente, donde los conflictos se han hecho menos mortíferos para la prensa y para la población civil. El informe agrega que "los reporteros en zonas de conflicto están cada vez mejor formados y preparados". 

América Latina es una zona "letal" para la prensa

Las noticias más sombrías son para América Latina. RSF es contundente: "América Latina se ha convertido en una zona tan letal para los periodistas como el Medio Oriente azotado por sus conflictos fratricidas". En total, 14 periodistas fueron asesinados en la región. Además, 10 muertes más están siendo investigadas por RSF en Brasil, Chile y Honduras, entre otros, por lo que la cifra podría aumentar.

El país más mortífero para la prensa fue, sin duda, México. También se registraron dos homicidios en Honduras, uno en Colombia y otro en Haití. 

Foto de Archivo. Periodistas mexicanos protestan por el asesinato de tres compañeros, en Guadalajara, México, el 26 de marzo de 2017.
Foto de Archivo. Periodistas mexicanos protestan por el asesinato de tres compañeros, en Guadalajara, México, el 26 de marzo de 2017. Ulises Ruíz Basurto / EFE

"Ahora hay más muertes en países en paz que en zonas en conflicto", asegura RSF en su informe, y América Latina es un ejemplo claro. La organización define la región como "particularmente inestable y peligrosa para los profesionales de la información" y denuncia también los niveles de impunidad de estos crímenes, especialmente en México, donde asegura que "la probabilidad de que los autores de estos asesinatos sean juzgados algún día es casi nula". 

Los encarcelamientos aumentan y los secuestros se mantienen

No todas las agresiones a la prensa son las muertes: RSF asegura que la cifra de periodistas detenidos va en aumento en los últimos años. En 2019, alcanzó los 389 reporteros entre rejas, un 12% más que en 2018. La ONG agrega que "la cifra al alza resulta aún más preocupante si se tiene en cuenta que no incluye a los periodistas detenidos arbitrariamente durante unas horas, días o incluso semanas". 

De hecho, RSF asegura haber observado "un incremento de este tipo de arrestos" a lo largo de este año "debido a las manifestaciones y protestas que se están desatando en todo el mundo", especialmente en Argelia, Hong Kong, Chile y Bolivia. 

El país con más periodistas encarcelados es, de largo, China: mantiene a 120 profesionales en prisión. En el país asiático, "más del 40%" de los afectados son "no profesionales que intentan, a pesar de la creciente censura en las redes sociales, contrarrestar a una prensa tradicional cada vez más vigilada y bloqueada". Le siguen Egipto, con 34, y Arabia Saudita, con 32. 

RSF también destaca el caso de Turquía, donde registran 25 reporteros en prisión y calculan además que "cerca de una docena más han sido forzados al exilio para escapar de procesos abusivos". 

La cifra de reporteros secuestrados se mantiene prácticamente igual respecto al año pasado: 57 profesionales siguen retenidos en manos de grupos armados para evitar que ejerzan. La abrumadora mayoría está en Siria, donde 30 periodistas se encuentran secuestrados por el Estado Islámico, el mayor perpetrador de esta agresión contra la prensa.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.