Saltar al contenido principal

ONU lanza plan para suministrar electricidad a todos los campos de refugiados

Anuncios

Ginebra (AFP)

La ONU se planteó un ambicioso objetivo esta semana destinado a mejorar la vida de millones de personas: suministrar electricidad a todos los campos de refugiados a más tardar en 2030.

El objetivo es enormemente ambicioso dado que más del 90% de los refugiados que viven en campamentos tienen poco o ningún acceso a la electricidad, mientras que las comunidades aledañas pueden enfrentarse a sistemas eléctricos sobrecargados y largos cortes de energía.

En una cumbre mundial de refugiados en Ginebra, esta semana, la ONU enfatizó la urgencia del problema, que puede empeorar significativamente el diario combate por sobrevivir de muchas personas desplazadas.

La falta de electricidad plantea un desafío para cocinar, ambientes calefaccionados o poder estudiar, mientras que las mujeres y las niñas, especialmente, enfrentan riesgos de seguridad mucho mayores en campamentos a oscuras.

La electricidad es vital, especialmente para las mujeres, dijo en la reunión en Ginebra Joelle Hangi, una refugiada de la República Democrática del Congo (RDC) que ha vivido en el campamento de Kakuma, en Kenia.

"La energía es sinónimo de protección, de seguridad. Es (buscando) esta misma protección por lo que huimos de nuestros países", dijo.

Además vivir sin electricidad generalmente significa más contaminación y emisiones de gases de efecto invernadero, ya que las personas recurren a la quema de leña o carbón para satisfacer las necesidades de su hogar, y la instalaciones comunitarias usan generadores alimentados con diésel.

- "Empresa ambiciosa" -

Con gran parte de los casi 26 millones de refugiados censados en el mundo viviendo en campamentos, el objetivo de proporcionar energía sostenible a todos en solamente diez años es muy ambicioso.

"Esta es una empresa vasta y ambiciosa", reconoció Andrew Harper, quien en enero se convertirá en el primer asesor especial en Acción Climática de la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

"Pero no creo que tengamos otra opción dada la situación actual", dijo a los periodistas al margen del Foro Global de Refugiados, señalando el vínculo estrecho entre la crisis climática y el creciente número de personas desplazadas.

Un planeta con alzas de temperaturas aumenta el riesgo de desastres naturales que obligan a las personas a huir, además de crear escasez de recursos que pueden provocar competencia, tensiones e incluso conflictos, lo que genera aún más desplazamiento.

Harper señaló que las áreas más afectadas por el cambio climático también tienden a albergar a la mayoría de los refugiados.

"Estamos viendo países frágiles que potencialmente se convierten en áreas de conflicto", dijo y ejemplificó que en la región africana del Sahel, sólo el 31% de la población tiene acceso a la electricidad.

La competencia por recursos como el agua y la energía eléctrica puede "generar tensiones adicionales (y) estrés social", advirtió. "Desafortunadamente, esto a menudo es precursor de conflictos".

El nuevo desafío de la ONU tiene como objetivo mitigar ese riesgo, y al cierre de la reunión el miércoles, 24 países ya habían prometido colaborar en pos de alcanzar aquel objetivo.

Ya se están realizando varios proyectos para mejorar el acceso a energías verdes en los campamentos de refugiados, como la instalación de paneles solares en campos de Jordania y la distribución de combustibles limpios para cocinar en Níger.

Pero en un mundo donde más del 80% de los refugiados son recibidos por países pobres y en desarrollo, Harper sostuvo que es importante que se involucren los países ricos.

"Los gobiernos que acogen refugiados entienden el problema". En cambio "son los países que están haciendo más por contaminar y contribuir al calentamiento global los que no están actuando", enfatizó.

La ministra de Energía de Uganda, Mary Goretti Kimono, cuyo país alberga a 1,3 millones de refugiados, también pidió más solidaridad para abordar las necesidades energéticas de los desplazados.

"Necesitamos su apoyo", dijo en la cumbre, y señaló que los refugiados y las comunidades locales de acogida "comparten recursos, que a veces pueden ser una fuente de conflicto".

La refugiada congolesa Hangi fue clara al pedir que se invierta en soluciones duraderas. "La situación de los refugiados no es temporal. Viviremos en los campamentos durante décadas, por lo que necesitamos soluciones que duren", dijo.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.