Saltar al contenido principal

Siya Kolisi, un guiño al sueño de Nelson Mandela

3 min
Anuncios

París (AFP)

El 2 de noviembre pasado, Siya Kolisi, el capitán negro de la selección sudafricana de rugby, hacía historia. El tercera línea de 28 años levantaba la Copa del Mundo ganada por los Springboks tras vencer en la final de Yokohama a Inglaterra (32-12).

Ser el primer capitán negro en la selección sudafricana levantando la Copa del Mundo ganada por su equipo, le convertía en todo un símbolo para acabar de enterrar una de las páginas más oscuras de su país, el Apartheid, el sistema racista existente en su país hasta 1992.

Y fue sobre todo un guiño al sueño de Nelson Mandela, que quería enterrar al pasado ligado al Apartheid del rugby, el deporte de mayores triunfos para Sudáfrica.

Había pasado casi un cuarto de siglo desde aquel 24 de junio de 1995, cuando Nelson Mandela había entregado la copa a François Pienaar, en el primer paso para la reconciliación entre blancos y negros, tras las heridas dejadas por el Apartheid, en las que el líder político había sido una de las muchas víctimas, con su encarcelamiento durante 27 años.

Pero para rizar el rizo y tratar de enterrar definitivamente las huellas del racismo, el deporte sudafricano necesitaba que un capitán negro levantara una Copa del Mundo de rugby, tal vez el único deporte de equipo en que el país puede lograrlo.

- Gesto de Mandela en 1995 -

Si en 1995 Mandela entregaba el primer título mundial en Johannesburgo a Pienaar, el segundo trofeo sudafricano llegaba en Francia-2007 con el wing mulato Bryan Habana como gran estrella del equipo, por lo que faltaba como último guiño para una reconciliación definitiva del rugby con su historia ligada al Apartheid que un capitán negro levantara el trofeo.

Y eso se logró con el tercer título, levantado por las fornidas manos de Siyamthanda Kolisi, su nombre completo.

Kolisi se puede considerar como la culminación del trabajo iniciado por Nelson Mandela. El dirigente sudafricano buscaba, con aquel gesto en el Mundial de 1995, la reconciliación sudafricana, apareciendo en aquel deporte, considerado por muchos como uno de los símbolos del Apartheid.

"Espero que hayamos dado a nuestra gente la esperanza de que podemos levantar el país juntos. Venimos de diferentes estratos de la sociedad, de diferentes razas y teníamos el mismo objetivo", dijo Kolisi tras levantar la copa.

"Ojalá podamos mostrar con este triunfo que tenemos que trabajar juntos si queremos conseguir algo", añadió.

Bryan Habana, otro héroe de color, símbolo del Mundial ganado en 2007, abrazó a Kolisi tras la final en Yokohama y le dijo: "Sé que Madiba (como era llamado Nelson Mandela) está ahí arriba en el cielo sonriéndote y está muy orgulloso".

- Sanción por Apartheid -

Antes de que Kolisi fuera el primer capitán negro, tras ser nombrado en 2018, en levantar el título mundial, Peter de Villiers fue el primer seleccionador de color de Sudáfrica entre 2008 y 2011.

Poco a poco, el rugby sudafricano, considerado por muchos uno de los símbolos del Apartheid, lo que hizo que los Springboks no pudieran participar en las dos primeras ediciones de los Mundiales, en 1987 y 1991, va dejando atrás su pasado ligado con el racismo.

La población negra, debido a ello, no se sentía muy atraída por este deporte, y se decantó siempre por el fútbol, e incluso por el cricket antes que por el rugby. La imagen de Kolisi levantando el trofeo Webb Ellis ha podido curar algunas heridas.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.