Saltar al contenido principal

Alemania adopta su plan sobre el clima

Anuncios

Berlín (AFP)

El Parlamento alemán votó el viernes su ley sobre el clima, un compromiso importante de la coalición de Angela Merkel para acelerar la reducción de las emisiones contaminantes, centrándose especialmente en el transporte, la vivienda y la agricultura.

Negociado durante meses, criticado tanto por los defensores del medioambiente como por los grupos de presión industriales, este texto fue adoptado esta mañana por el Bundesrat, la cámara alta del Parlamento.

"Hemos alcanzado un consenso nacional sobre el clima, que nos dará un nuevo impulso para alcanzar nuestros objetivos climáticos", dijo en un comunicado el ministro de Economía Peter Altmaier.

Concretamente, se trata de reducir un 55% las emisiones de gases de efecto invernadero de Alemania de aquí a 2030 con respecto a su nivel de 1990, una obra colosal para un país que no cumplirá con sus objetivos climáticos para 2020.

- 54.000 millones de euros-

La ley debe entrar en vigor a principios de enero y se traducirá en una reducción inmediata de los impuestos sobre los billetes de tren de larga distancia, así como mediante un incentivo fiscal para el aislamiento de los edificios y diversas subvenciones para los vehículos eléctricos.

Otras medidas se añadirán en los próximos años y, en total, el gobierno se compromete a gastar 54.000 millones de euros de aquí a 2023, acelerando al mismo tiempo sus inversiones de aquí a 2030 para la renovación de la red ferroviaria.

El principal cambio del Bundesrat, que representa a los estados regionales, se refiere a la introducción en 2021 de un precio nacional de la tonelada de carbono. Estas cuotas de CO2 se cambiarán finalmente por un mínimo de 25 euros, contra un precio inicial de 10 euros.

Se creará un sistema destinado a completar el mercado europeo del carbono, que sólo afecta a la industria pesada y a la energía. A partir de 2021, esta cuota alemana aumentará los precios del combustible entre 7 y 8 céntimos por litro.

En contrapartida, los ingresos derivados de estos aumentos de precios deben financiar una reducción del impuesto de apoyo a las energías renovables pagado por los contribuyentes alemanes, un punto sensible en un país donde la electricidad es cara.

"Es un paso importante en la dirección correcta", pero "hay muchas cuestiones sin resolver", destacó Winfried Kretschmann, uno de los líderes de los Verdes, ministro presidente de la región de Baden Wurtemberg.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.