Saltar al contenido principal

La invasión de EEUU en Panamá se gestó en Miami 5 años antes, cuenta un cabildero

3 min
Anuncios

Miami (AFP)

Sylvan "Sonny" Holtzman tiene 89 años y una historia que contar. Es un abogado y cabildero que vive en un lujoso hotel de Miami. Dice que él puso en contacto a los políticos y empresarios que gestaron la invasión de Estados Unidos a Panamá hace 30 años.

El 20 de diciembre de 1989, más de 27.000 soldados estadounidenses invadieron Panamá y derrocaron al dictador Manuel Noriega.

"Lo interesante de la liberación de Panamá fue que tenía que comenzar en alguna parte. Comenzó aquí, en Miami. Comenzó con la comunidad panameña del exilio. Comenzó con mi relación con ellos", contó Holtzman a la AFP.

Originario de Pensilvania, "Sonny" Holtzman se mudó en 1952 a Florida donde todavía ejerce como abogado. Vive con su esposa en una suite de un hotel en Coconut Grove, un adinerado vecindario de Miami.

Solía ser cabildero y era amigo personal de Lawton Chiles, un político ya fallecido que fue senador de Estados Unidos hasta el año de la invasión y luego gobernador de Florida.

Además, Holtzman era amigo del influyente cubanoestadounidense Jorge Mas Canosa, también fallecido. Mas Canosa fue el creador de Radio Martí, la radio de Miami que con fondos públicos estadounidenses aún transmite noticias a Cuba. Su familia es hoy una poderosa institución en Florida.

Y, a principios de los años 1980, Holtzman era parte de la directiva de un banco de capitales panameños, el Dadeland National Bank, que ya no existe.

Con estos tres elementos, según él, comenzó el plan que culminó en el derrocamiento de Noriega.

Da fe de su versión la condecoración Orden de Vasco Núñez de Balboa que le entregó la entonces presidenta Mireya Moscoso en el año 2000. Es el máximo honor que el gobierno de Panamá otorga a un extranjero.

El decreto 73 que acompaña la Orden dice que, gracias a Holtzman, el senador Chiles "recibió a una delegación que viajó a Estados Unidos en busca de apoyo en su lucha contra la dictadura militar".

A continuación extractos de la entrevista, editados para facilitar su legibilidad:

"Yo trabajaba en la junta directiva de un banco mayoritariamente de los panameños. Ellos deseaban volver a Panamá, a la democracia, sacar al dictador que era un hombre terrible. Lo era. Todos saben eso".

"La historia comenzó cuando ellos hablaron conmigo y me preguntaron '¿Cómo hacemos esto?'. Y yo les dije que tenían que ir a Washington, que tenían que conseguir que a Estados Unidos le interesara hacer algo por ellos. Tomó cinco o seis años conseguirlo, pero fueron exitosos".

"El presidente del banco, quien ya murió, era Carlos Rodríguez (...) Él sabía que yo tenía acceso al senador Lawton Chiles, yo había ayudado a Chiles en sus campañas y éramos amigos. Así que Carlos me pidió que los pusiera en contacto porque él quería volver a Panamá".

Así, "él y su grupo comenzaron a relacionarse no sólo con el senador Chiles, sino con otros senadores y cabilderos durante un período de cinco años en Washington".

"Pero Carlos no tenía experiencia en el cabildeo y sabía que aquí [en Miami] había un gran líder llamado Jorge Mas Canosa. Yo lo conocía porque lo había ayudado a conseguir que Radio Martí fuera aprobada por el Senado, cerca de 1983".

Entonces, "Carlos Rodríguez me pidió que organizara un encuentro con Jorge Mas Canosa y así lo hice. Se conocieron un sábado de mañana en la casa de Canosa. Él le dio una gran lección. Su fundación [la Fundación Nacional Cubanoamericana] es una de los grupos de lobby más poderosos en Washington. Así que seguimos sus instrucciones".

"Con esas dos dinámicas (Chiles y Mas Canosa), ulteriormente condujimos a la invasión, la liberación, de Panamá en 1989 hace exactamente 30 años hoy".

El resto es historia.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.