Saltar al contenido principal

Alemania denunció como “injerencia” las sanciones de EE. UU. contra el Nord Stream 2

Un trabajador se ve a través de una tubería en el lugar donde se construye el gasoducto Nord Stream 2, cerca de la ciudad de Kingisepp, región de Leningrado, Rusia. 5 de junio de 2019.
Un trabajador se ve a través de una tubería en el lugar donde se construye el gasoducto Nord Stream 2, cerca de la ciudad de Kingisepp, región de Leningrado, Rusia. 5 de junio de 2019. Anton Vaganov / Reuters

El Gobierno de Donald Trump impuso sanciones contra las empresas que construyen actualmente el gasoducto conocido como Nord Stream 2 que proporcionará gas natural ruso a Europa, a través de Alemania. Para Moscú, el fin de los estadounidenses es poder vender su gas licuado, que es más caro.

Anuncios

Estados Unidos impuso sanciones a varias compañías que participan en la construcción de los 1.255 kilómetros de gasoducto que proporcionará gas natural a Europa, proveniente de Rusia.

La inversión, cuyo coste se estima en más de 10.000 millones de euros, está concluida casi en un 90 por ciento. Sin embargo, para el presidente estadounidense, Donald Trump, conectar a Rusia con Europa, a través de Alemania, es un “riesgo para la seguridad” del viejo continente.

Rusia, en cambio, ve esta movida como una forma de “competencia desleal”, pues, Trump está atacando a las empresas rusas involucradas en la construcción del gasoducto, con el fin de vender su propio gas licuado.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia aseguró, en un comunicado citado por Reuters, que Moscú seguirá adelante con la construcción del gasoducto Nord Stream 2, sin tener en cuenta las sanciones de Trump: “Rusia ha implementado y continuará implementando sus proyectos económicos sin importar las sanciones de nadie”, dice el informe.

Rusia seguirá la construcción a pesar de que uno de sus contratistas, la compañía suizo-holandesa Allseas, suspendió actividades en la instalación de tuberías “para evitar las sanciones estadounidenses contenidas en la legislación firmada el viernes por el presidente Donald Trump”.

Un interlocutor de la agencia rusa TASS aseguró que la compañía Allseas “detuvo el tendido del gasoducto en espera de explicaciones jurídicas, técnicas y ecológicas” por parte de los estadounidenses.

Imagen del barco de colocación de tuberías en aguas profundas de Allseas Solitaire para instalar el Nord Stream 2 en el Mar Báltico. 13 de septiembre de 2019.
Imagen del barco de colocación de tuberías en aguas profundas de Allseas Solitaire para instalar el Nord Stream 2 en el Mar Báltico. 13 de septiembre de 2019. Stine Jacobsen / Reuters

El objetivo de Estados Unidos: ¿proteger a Europa o atacar a Rusia?

El pasado viernes, el Congreso de Estados Unidos consensuó aprobar una ley para sancionar a las empresas que construyen el gasoducto Nord Stream 2. La razón: una latente preocupación entre republicanos y demócratas por el hecho de que Moscú gane influencia en los países europeos que son aliados de Washington.

Ante la decisión, la respuesta de la Unión Europea (UE) fue inmediata, denunciando las sanciones norteamericanas. Un portavoz de la UE aseguró que “por principio, la Unión Europea se opone a la imposición de sanciones contra empresas europeas que llevan a cabo actividades legales”.

Según el medio alemán, Deutsche Welle, lo que está haciendo Estados Unidos es una “injerencia en asuntos internos” para el Gobierno de Alemania.

En el megaproyecto están implicados el consorcio ruso Gazprom y las empresas europeas OMV, Wintershall Dea, Engie, Uniper y Shell.

“Llevar a término este proyecto es de gran importancia para el suministro de energía a Europa. Nosotros, junto a las otras compañías que participan en el proyecto, trabajaremos para concluirlo lo antes posible”, declaró a la agencia rusa TASS un representante de Nord Stream 2.

France 24
France 24 France 24

Ucrania se opone a la construcción del Nord Stream 2

Cerca del 18 por ciento del consumo anual de gas natural de la Unión Europea es procedente de Rusia. La cifra corresponde a un servicio que hasta ahora pasa a través de Ucrania.

Ahora, el Nord Stream 2, que se extenderá a lo largo del fondo del mar Báltico, permitirá a Rusia evitar pasar por Ucrania para proporcionar el gas natural. Los ucranianos están en contra de la construcción del gasoducto subacuático, ya que les restaría privilegios como país de tránsito.

En 2018, por ejemplo, de los 200,8 millones de metros cúbicos de gas natural proporcionados por Rusia a Europa, el 40 por ciento circuló a través de Ucrania, lo que le representó al país cerca de 3.000 millones de dólares en tasa de tránsito.

Viendo así el panorama, Ucrania propuso, a través de las declaraciones de su ministro de Exteriores, Vadim Prystaiko, su propio sistema de tránsito de gas natural a Europa que, aseguran, es tres veces mejor que el Nord Stream 2.

Con EFE, Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.