Saltar al contenido principal

El presidente galo celebró la Navidad por adelantado con soldados franceses en Costa de Marfil

El presidente francés, Emmanuel Macron, tras aterrizar en el aeropuerto internacional Felix Houphouet Boigny, en Abiyán, 20 de diciembre de 2019.
El presidente francés, Emmanuel Macron, tras aterrizar en el aeropuerto internacional Felix Houphouet Boigny, en Abiyán, 20 de diciembre de 2019. Luc Gnago / Reuters

El mandatario francés, Emmanuel Macron, llegó al país africano este viernes para una celebración anticipada de Navidad con tropas francesas. Durante la visita, el mandatario aseguró que Francia trabajaría para darle un nuevo impulso a la lucha regional contra los militantes islamistas.

Anuncios

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, llegó a la ciudad marfileña de Abiyán para una visita de 48 horas en la región, donde los ataques de insurgentes yihadistas se han esparcido desde que la militancia islamista inició hace siete años en Mali. 

Lejos de la crisis que vive Francia por la reforma a las pensiones, el mandatario aseguró que le gustaría dar un "nuevo impulso" a la lucha antiyihadista en el Sahel "para ganar esa batalla indispensable para la seguridad en la zona".

"Seguiremos luchando contra los terroristas yihadistas. Continuaremos, con el apoyo de nuestros aliados africanos y con nuestros aliados europeos e internacionales", añadió el jefe de Estado en la base de Port-Bouët, donde defendió que "si permitimos que la amenaza crezca, también nos afectará."

Tras su discurso, el presidente galo se desplazó hasta una gran carpa donde alrededor de 1000 soldados lo esperaban para disfrutar de la cena preparada por su chef personal, Guillaume Gómez. 

Como lo hizo en Nigeria en 2017 y en Chad en 2018, el mandatario llamó a los franceses a pensar en "nuestros soldados" que "decidieron comprometerse" a enfrentar "la amenaza permanente".

El año anterior, la reunión con los soldados se produjo en plena crisis de los Chalecos Amarillos que sacudió al jefe de Estado. En esta ocasión, la atmósfera tampoco es demasiado festiva debido a la oposición masiva que enfrenta Macron a su reforma a las pensiones y a los 16 días de huelga de los transportadores que ha afectado fuertemente los viajes de vacaciones de Navidad.

Sin embargo, hay otra dramática situación que marca la visita. La muerte de 13 soldados galos en la operación Barkhane, en medio de un choque accidental de dos helicópteros, durante una operación antiyihadista en Mali.

"En este momento, con nuestras Fuerzas francesas en Costa de Marfil, recuerdo a nuestros 13 soldados que fallecieron en la operación el 25 de noviembre pasado. Una gran pérdida para Francia, pero continuaremos luchando contra los terroristas yihadistas junto con nuestros aliados", destacó el presidente francés.

Numerosos agentes que habían participado en esa misión y en otras llevadas a cabo en el Sahel fueron invitados a la cena en Abiyán, a la que también asistieron la ministra de las Fuerzas Armadas, Florence Parly, y el jefe del Ejército, el general François Lecointre. 

Homenaje a los 71 soldados asesinados en Níger

En el marco de su viaje a Costa de Marfil, el domingo, el jefe de Estado hará una visita de tres horas a Niamey, la capital de Níger para reunirse con su homólogo, Mahamadou Issoufou, y rendir un homenaje a los 71 soldados nigerinos que recientemente fallecieron en el ataque a un campo militar. 

La corta visita servirá para preparar la Cumbre sobre el Sahel prevista para el 13 de enero en Pau, en el suroeste de Francia, y a la que también asistirán los presidentes de Burkina Faso, Mali, Chad y Mauritania. 

El sábado, Macron y su homólogo marfileño, Alassane Ouattara, reinaugurarán la sede de la Academia Internacional de Lucha contra el Terrorismo, que buscará convertirse en el centro de formación de agentes en África occidental. 

Con AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.