Saltar al contenido principal

India endurece restricciones en medio de las masivas protestas contra la Ley de Ciudadanía

Los oficiales de la Policía detienen a los manifestantes durante una protesta contra una nueva ley de ciudadanía, en Chennai, India, el 21 de diciembre de 2019.
Los oficiales de la Policía detienen a los manifestantes durante una protesta contra una nueva ley de ciudadanía, en Chennai, India, el 21 de diciembre de 2019. P. Ravikumar / Reuters

Alrededor de una veintena de muertos y más de 1.500 manifestantes arrestados, según las autoridades, han dejado las protestas de los últimos 10 días contra la nueva ley que impide otorgarle la ciudadanía a migrantes musulmanes.

Anuncios

Al menos 19 personas han muerto en enfrentamientos entre la Policía y los manifestantes desde que el Parlamento de India aprobó la Ley de Ciudadanía el pasado 11 de diciembre, una legislación que, según sus críticos, discrimina a los musulmanes y amenaza el carácter secular del país, pues hace de la religión un criterio para otorgar la ciudadanía.

Las manifestaciones continuaron este 21 de diciembre a pesar de los toques de queda y las duras medidas destinadas a terminar las protestas. El primer ministro Narendra Modi se reunió con su consejo de ministros para discutir las medidas de seguridad relacionadas con las protestas, según dijeron fuentes del gobierno, y las autoridades incrementaron las restricciones de reunión y corte de servicios de comunicaciones un día después de la jornada más violenta registrada durante las protestas.

Estas marchas ciudadanas derivaron en fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía, que trató de dispersar y reprimir las movilizaciones con gases lacrimógenos y golpeando a los ciudadanos con bastones. Los manifestantes, por su parte, atacaron con piedras a la Policía y causaron numerosos destrozos. 

Los oficiales de la Policía luchan con los manifestantes frente a la oficina del Partido Bharatiya Janata (BJP) durante una protesta contra la nueva ley de ciudadanía en Calcuta, India, el 21 de diciembre de 2019.
Los oficiales de la Policía luchan con los manifestantes frente a la oficina del Partido Bharatiya Janata (BJP) durante una protesta contra la nueva ley de ciudadanía en Calcuta, India, el 21 de diciembre de 2019. Rupak De Chowdhuri / Reuters

"Al menos 50 agentes resultaron seriamente heridos en esos enfrentamientos", dijo O.P. Singh, director general de la Policía de Uttar Pradesh, uno de los estados más poblados del país que ha sido epicentro de las protestas más violentas, donde nueve personas han muerto y varias más están en condiciones críticas en hospitales.

Varias protestas también se desarrollaron en el decimotercer día consecutivo de manifestaciones en las ciudades de Chennai, en el estado de Tamil Nadu; Kozhikode, en Kerala; Guwahati, en Assam; Patna, en Bihar, y la capital del país, Nueva Delhi. 

Más de 1.500 manifestantes han sido arrestados y al menos 4.000 fueron detenidos y luego liberados, según dijeron las autoridades. Los arrestados y detenidos recurrieron a la violencia durante las protestas, según señalaron dos altos funcionarios del gobierno federal que supervisan la seguridad interna del país y hablaron bajo condición de anonimato.

Endurecimiento de las restricciones y medidas para reprimir las manifestaciones

Ante la crítica situación de orden social en todo el país, la Policía impuso una ley británica de la era colonial que prohíbe la reunión de más de cuatro personas en algunas partes del estado de Uttar Pradesh. La prensa local reportó además el corte del internet y de los servicios de telecomunicaciones en al menos 20 localidades de ese mismo estado.

Según la agencia de noticias india ANI, el servicio de internet será restituido a la medianoche del 23 de diciembre. Un régimen similar se impuso en algunos distritos de los estados de Madhya Pradesh, Karnataka, Gujarat y Assam. 

El Ministerio de Información y Radiodifusión de India emitió un aviso la noche anterior en el que pedía a los organismos de radiodifusión de todo el país que se abstengan de usar contenido que pueda inflamar la violencia. El ministerio pidió "cumplimiento estricto" de la medida.

Activistas de derechos humanos en el estado dijeron que la Policía había allanado sus casas y oficinas para evitar que planearan nuevas manifestaciones. Las autoridades también cerraron escuelas en todo el estado cuando estallaron nuevas protestas este 21 de diciembre.

Los manifestantes llevan carteles durante una protesta contra la nueva ley de ciudadanía, frente a la Universidad Jamia Millia Islamia en Nueva Delhi, India, el 21 de diciembre de 2019.
Los manifestantes llevan carteles durante una protesta contra la nueva ley de ciudadanía, frente a la Universidad Jamia Millia Islamia en Nueva Delhi, India, el 21 de diciembre de 2019. Anushree Fadnavis / Reuters

En el estado fronterizo de Assam, en el noreste del país, donde se restauraron los servicios de internet después de un bloqueo de 10 días, cientos de mujeres organizaron una manifestación contra la ley en Gauhati, la capital del estado.

"Nuestras protestas pacíficas continuarán hasta que esta enmienda a la Ley de Ciudadanía ilegal e inconstitucional sea eliminada", dijo Samujjal Bhattacharya, líder de la Unión de Estudiantes Todos Assam, que organizó la manifestación.

Las mayores protestas en contra del Gobierno de Narendra Modi

Las protestas de las últimas dos semanas, las más grandes desde que Modi fue elegido primer ministro por primera vez en 2014, siguen propagándose a causa del rechazo a la enmienda de esta ley que tiene como objetivo otorgar la ciudadanía a los hindúes, budistas, cristianos, sijs, jainistas y parsis, pero no a los de mayoría musulmana provenientes de Afganistán, Pakistán y Bangladesh, considerados como víctimas de persecución. Quien solicite la ciudadanía debería haber ingresado a India antes del 31 de diciembre de 2014.

Los críticos han señalado duramente a la ley como una violación de la constitución secular de India y la han calificado como el último esfuerzo del gobierno de Modi para marginar a los 200 millones de musulmanes del país. El primer ministro, en su defensa, ha dicho que la ley es un gesto humanitario.

Las protestas contra la ley se producen en medio de una represión en curso contra la mayoría musulmana de Cachemira, la inquieta región del Himalaya despojada de su estatus semiautónomo y degradada de un estado a un territorio federal en agosto de 2019.

Las manifestaciones también siguen un proceso contencioso en Assam destinado a eliminar ilegalmente a los extranjeros que viven en el país. Cerca de 2 millones de personas fueron excluidas de una lista oficial de ciudadanos, aproximadamente la mitad hindú y la otra mitad musulmana, y se les ha pedido que demuestren su ciudadanía o que se les considere extranjeros.

Las mujeres indias gritan consignas durante una protesta contra la Ley de Enmienda de Ciudadanía 2019 (CAA) en Guwahati, India, el 21 de diciembre de 2019.
Las mujeres indias gritan consignas durante una protesta contra la Ley de Enmienda de Ciudadanía 2019 (CAA) en Guwahati, India, el 21 de diciembre de 2019. EFE / EPA / STR

India está construyendo un centro de detención para algunas de las decenas de miles de personas sobre los cuales los tribunales finalmente determinarán si ingresaron legalmente. De hecho, el ministro del Interior de Modi, Amit Shah, se comprometió a implementar el proceso en todo el país. Aunque el gobierno ha dicho que no hay posibilidad de que la ley sea derogada, los opositores políticos que incluye a líderes estatales de partidos regionales, han dicho que evitarán su implementación.

También ha habido rechazo a nivel internacional por esta nueva ley. Dos candidatos presidenciales demócratas estadounidenses, la senadora Elizabeth Warren y la senadora Bernie Sanders, denunciaron esta nueva ley en Twitter, y el primer ministro de Malasia, Mahathir Mohamad, la criticó en una rueda de prensa luego de la conclusión de una cumbre islámica en Kuala Lumpur. 

Mahathir dijo que India es un estado secular y que la religión de las personas no debería impedirles obtener la ciudadanía. "Para excluir a los musulmanes de convertirse en ciudadanos, incluso por el debido proceso, creo que es injusto".

Con AP, Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.