Saltar al contenido principal

Ashraf Ghani venció en las elecciones de Afganistán según los resultados preliminares

Seguidores del ganador de las elecciones de Afganistán, Ashraf Ghani, según los resultados preliminares, celebran en las calles de Kabul el anuncio de su victoria el 22 de diciembre de 2019.
Seguidores del ganador de las elecciones de Afganistán, Ashraf Ghani, según los resultados preliminares, celebran en las calles de Kabul el anuncio de su victoria el 22 de diciembre de 2019. Jawad Jalali / EPA /EFE

La Comisión Electoral Independiente publicó los resultados de los comicios afganos, que se celebraron a finales de septiembre y dan la victoria a Ashraf Ghani con el 50,64% de los votos. Los resultados definitivos se entregarán después de que la Comisión resuelva las posibles quejas de los contendientes.

Anuncios

Tres meses después, llegan los resultados de las elecciones en Afganistán. Los comicios se celebraron el 28 de septiembre, pero las acusaciones de fraude y la baja participación sumieron al país en un estado de incertidumbre política que busca resolverse tras el anuncio de la Comisión Electoral Independiente (CEI).

Según el informe de la Comisión, el presidente en funciones Ashraf Ghani logró el primer puesto con el 50,64% de los votos, una victoria que le permite evitar la segunda vuelta por un margen mínimo. Su opositor y actual jefe del Ejecutivo, Abdullah Abdullah, recabó el 39,52% de los votos. 

La directora de la Comisión Electoral Independiente, Hawa Alam Nuristani, anunció los resultados electorales preliminares de las elecciones afganas en Kabul, la capital, el 22 de diciembre de 2019.
La directora de la Comisión Electoral Independiente, Hawa Alam Nuristani, anunció los resultados electorales preliminares de las elecciones afganas en Kabul, la capital, el 22 de diciembre de 2019. Mohammad Ismail / Reuters

Sin embargo, esos resultados solo son preliminares, ya que la CEI abrió un periodo de tres días para recibir reclamos de los interesados. Los resultados finales solo llegarán después de que la Comisión los resuelva. Se espera que Abdullah presente quejas, ya que tachó los comicios de septiembre de fraudulentos en repetidas ocasiones y su oficina emitió un comunicado donde asegura que estos resultados preliminares "no serán aceptados" ya que "están basados en fraude". 

"Queremos anunciar claramente (que Abdullah) nunca aceptará estos resultados basados en el fraude hasta que se aborden nuestras demandas y preocupaciones legales", rezaba el comunicado. "La CEI anunció ciertos resultados antes de abordar las demandas y preocupaciones legales y técnicas", agregaba.

De hecho, uno de los motivos por los cuales se retrasó el trabajo de la CEI fue la interferencia de los candidatos en el proceso de recuento, además de varios problemas técnicos. Partidarios de Abdullah bloquearon la auditoría de los votos en siete de las 34 provincias afganas como modo de protesta hasta que el jefe de Estado les pidió que cesaran las manifestaciones para permitir a la Comisión realizar su trabajo. 

Baja participación por las amenazas de los talibanes

Tanto Abdullah como Ghani buscaban unos resultados que ofrecieran legitimidad a sus potenciales mandatos. Pero más allá de la cifra final, la altísima abstención en los comicios haría tambalear la validez de cualquier presidencia: del total de 9,6 millones de personas registradas para votar, solo acudieron a las urnas 2,7 millones. De esos votos emitidos, solo 1,8 millones fueron considerados válidos, lo que supone un 18,75% de participación final. 

Muchos afganos no acudieron a las urnas por desconfianza en el proceso electoral, pero también por la amenaza de los talibanes, que controlan grandes partes del territorio y que siguen desestabilizando el país, en una guerra que ya dura más de una década. Las Naciones Unidas dijo que los ataques talibanes dejaron 85 muertos y 370 heridos durante la jornada electoral. 

Soldados afganos patrullan en la región de Hemland el 17 de diciembre de 2019 ante la amenaza de los talibanes.
Soldados afganos patrullan en la región de Hemland el 17 de diciembre de 2019 ante la amenaza de los talibanes. Watan Yar / EPA / EFE

El vacío de poder que surgió durante los tres meses siguientes a los comicios de septiembre fue solventado con un Gobierno de unidad entre Abdullah y Ghani. Pero es una solución poco sostenible, ya que muchos temen que la división en el país crezca entre los seguidores de uno y otro, sin un líder capaz de unificar Afganistán. 

De hecho, Abdullah y Ghani ya compartieron el poder en 2014, cuando se enfrentaron en otras elecciones y se sumergieron en una guerra de acusaciones de fraude que solo arreció cuando Estados Unidos intervino para proponer un Gobierno compartido entre ambos. Sin embargo, ninguno de los dos parece dispuesto a repetir esta fórmula. 

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.