Saltar al contenido principal

EE. UU. rechaza responsabilidad en la muerte de dos niños detenidos por la patrulla fronteriza

Niños migrantes DE Centro América miran desde el costado del muro fronterizo en Tijuana, mientras se reúnen para celebrar la temporada navideña en Tijuana, México, el 14 de diciembre de 2019.
Niños migrantes DE Centro América miran desde el costado del muro fronterizo en Tijuana, mientras se reúnen para celebrar la temporada navideña en Tijuana, México, el 14 de diciembre de 2019. REUTERS / Jorge Duenes

El inspector del Departamento de Seguridad Nacional informó que una investigación interna no encontró “mala conducta”, con relación al fallecimiento de los dos menores procedentes de Guatemala cuando estaban bajo custodia de la Aduana y Protección Fronteriza.

Anuncios

Los resultados de las investigaciones de las autoridades estadounidenses se producen un año después de que murieran Jakelin Caal, de siete años, y Felipe Gómez, de ocho. Los dos menores, procedentes de Guatemala, fueron detenidos por separado con sus padres después de cruzar la frontera entre Estados Unidos y México.

 “Todavía estamos tristes por la trágica pérdida de estas jóvenes vidas y seguimos reforzando las evaluaciones médicas y la atención en las instalaciones del Departamento de Seguridad Nacional” … “Los hombres y las mujeres de la Patrulla Fronteriza están comprometidos con los más altos estándares de profesionalismo y cuidados”, dijo una vocera de esa entidad gubernamental.

En el caso de Jakelin, ella y su padre fueron detenidos en Antelope Wells, Nuevo México, el 6 de diciembre de 2018, según las autoridades. La niña comenzó a tener convulsiones mientras los llevaban a una instalación de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza y su padre le informó a los oficiales que su hija estaba enferma con fiebre y vómitos.

Los médicos de emergencia trataron a Jakelin cuando llegó a las instalaciones, pero luego ordenaron su traslado a un hospital. En el camino la niña dejó de respirar, según el reporte.  El inspector general señaló que la niña "murió por causas naturales debido a secuelas de sepsis estreptocócica", una infección en el torrente sanguíneo que puede llegar a distintos órganos.

Abogados, activistas y algunos legisladores cuestionan los cuidados que recibió la menor y criticaron al entonces titular de la agencia de inmigración, Kevin McAleenan, por no alertar sobre la muerte de la niña, durante su testimonio ante una comisión del Congreso. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza indicó que inicialmente la pequeña parecía estar saludable y que no había dado señales de algún problema durante una entrevista.

La muerte de Felipe, de 8 años se produjo unos días después. Él y su padre fueron detenidos cerca a El Paso, Texas, el 18 de diciembre de 2018.

Mientras esperaban en un punto de control, para la ubicación de la familia, un oficial notó que el niño se veía enfermo y habló con el padre, quien pidió tratamiento médico para su hijo, según el informe de las autoridades.
Felipe fue llevado al hospital más cercano, donde fue diagnosticado con una infección respiratoria fuerte, le formularon medicamentos y más tarde fue dado de alta. Según el DSN, el niño mejoró por tiempo breve.

De repente su condición empeoró y fue llevado de regreso al hospital, donde falleció pocas horas después.
Estas muertes han reactivado las críticas y el debate sobre la detención de menores de edad por parte de las autoridades fronterizas y el trato que reciben.
 

EE. UU. insiste en detener, de forma indefinida a menores indocumentados

Washington busca una vez más desmantelar el llamado Acuerdo de Flores. Se trata de un pacto judicial, que data de 1997, que protege a menores indocumentados de detenciones prolongadas.

Archivo-Una mujer de Guatemala, junto a su hijo, le pide a un miembro de la Guardia Nacional de México, que les permita cruzar hacia Estados Unidos. En Ciudad Juárez, México, el 22 de julio de 2019.
Archivo-Una mujer de Guatemala, junto a su hijo, le pide a un miembro de la Guardia Nacional de México, que les permita cruzar hacia Estados Unidos. En Ciudad Juárez, México, el 22 de julio de 2019. José Luis Gonzalez/Reuters

El pasado septiembre, la jueza Dolly M. Gee, del Tribunal del Distrito Federal en Los Ángeles, decidiese en bloquear el plan del Gobierno del presidente Donald Trump de mantener detenidos más tiempo del permitido a familias y a niños migrantes.

Pero este viernes la administración de Donald Trump presentó una petición, ante la Corte de apelaciones del Noveno Circuito, para que la medida sea abolida.

En su documento, la Fiscalía General del Estado alega que, entre otros motivos, el acuerdo que establece que los menores indocumentados no pueden permanecer detenidos por más de 20 días, entre otras garantías, está "desactualizado" y no refleja unas "circunstancias dramáticamente diferentes".

Según el Gobierno, se ha registrado un "aumento masivo en la migración familiar" y hay "nuevas regulaciones" sobre la custodia y cuidado de menores bajo resguardo de Inmigración, que garantizan, en su opinión su bienestar.

Los defensores del Acuerdo de Flores señalan que esperan que el tribunal de apelaciones coincida con la jueza que bloqueó las intenciones del Gobierno de Trump. La decisión se conocerá después de que la parte defensora de la medida presente su postura ante la corte.

El pasado junio, un grupo de abogados en Clint, Texas, denunció que alrededor de 200 niños migrantes en un centro de detención se encontraban en condiciones de hacinamiento e insalubridad y a veces sin alimentación.

Con EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.