Saltar al contenido principal

Emmanuel Macron anuncia el fin del franco CFA y condena nuevamente el colonialismo

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto al presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara. 21 de diciembre de 2019.
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, junto al presidente de Costa de Marfil, Alassane Ouattara. 21 de diciembre de 2019. Luc Gnago / Reuters

En una visita a Costa de Marfil, el presidente de Francia, Emmanuel Macron, y su homólogo marfileño, Alassane Ouattara, anunciaron el fin del franco CFA. La moneda, utilizada desde la época colonial por 14 países de África occidental y central y muy criticada por la juventud del continente, será reemplazada por el ECO en 8 naciones.

Anuncios

Emmanuel Macron anunció este sábado desde Abiyán el fin del franco CFA, uno de los últimos vestigios de la época del colonialismo francés. El mandatario, junto con su homólogo marfileño, Alassane Ouattara, pidió “construir una nueva página” después del “colonialismo”, que, considera, fue un “error de la República”.

“El Eco verá la luz en 2020, lo agradezco”, dijo Macron, citando el nombre de la moneda común que reemplazará al franco CFA en ocho países francófonos en África occidental. Además, dejó constancia de esta “gran reforma histórica” junto a su homólogo marfileño, quien detalló el acuerdo celebrado entre los países que estaba representando (Benín, Burkina Faso, Costa de Marfil, Guinea-Bissau, Malí, Níger, Senegal y Togo), y Francia.

De esta manera, se da fin a larga historia del “franco de las colonias francesas de África”, creado en 1945, y que se convirtió en la “moneda de la Comunidad Financiera Africana” después de las declaraciones de independencia, en la década de 1960. El franco CFA fue “percibido como uno de los vestigios del colonialismo francés”, reconoció Macron.

El colonialismo, un profundo error de Francia

 Alassane Ouattara, antiguo economista, dijo que la reforma incluía, además del cambio de moneda, “el fin de la centralización del 50% de las reservas” de los países involucrados en el Tesoro francés y la retirada de Francia de los “órganos de gobierno en los que estuvo presente”.

“El franco CFA ha sido una herramienta esencial”, pero “debemos emprender reformas aún más ambiciosas para consolidar nuestro impulso de crecimiento y preservar el poder adquisitivo de nuestras poblaciones”, dijo el presidente de Costa de Marfil.

Emmanuel Macron aseguró que “asumirá” la nueva situación que estos cambios traen para Francia en África Occidental, región con la que París debe “construir una nueva relación, tan apasionada como descomplicada”.

De esta forma, retoma los ejes principales del discurso “fundador” sobre las relaciones franco-africanas que pronunció en Uagadugú (Burkina Faso) unos meses después de su elección en 2017.

El abandono del franco CFA y esta nueva relación podrían, según Macron, cambiar la imagen de su país: “Hoy en día, Francia es percibida” como si tuviera “una mirada hegemónica y restos de un colonialismo que fue un profundo error, un error de la República”, dijo. En 2017, entonces candidato presidencial, Macron generó controversia al hablar de la colonización como un “crimen de lesa humanidad”.

“Claridad en el Sahel”

A riesgo de ofenderlos nuevamente, el mandatario francés exigió, una vez más, claridad a los gobiernos de la región del Sahel sobre la presencia militar francesa en el área, con motivo de la cumbre que organiza con ellos el 13 de enero en Pau (suroeste de Francia).

“Si no se establece claridad política, Francia sufrirá todas las consecuencias en ciertos países”, advirtió. Esta advertencia apunta en particular a Malí y Burkina Faso. Paralelamente, el presidente maliense, Ibrahim Boubacar Keïta, declaró el pasado sábado al canal TV5 que los países unidos en la fuerza militar G5 Sahel querían “una asociación respetable y respetuosa”.

El presidente francés continúa este domingo con una parada en Niamey (Níger) para rendir homenaje a los 71 soldados nigerinos que murieron recientemente en el ataque a un campamento militar, y también para preparar la cumbre de Pau junto al presidente Mahamadou Issoufou. Antes de eso, pasó por Bouaké, la segunda ciudad más grande de Costa de Marfil, para el lanzamiento de la construcción de un gran mercado y rendir homenaje a los 9 soldados franceses asesinados en 2004 durante un ataque aéreo del ejército marfileño, un expediente que aún mantiene muchas zonas grises.

Artículo traducido del original en francés
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.