Saltar al contenido principal

Condenados a la pena de muerte cinco sauditas por el asesinato de Jamal Khashoggi

Un manifestante sostiene un cartel con una foto del periodista saudita Jamal Khashoggi afuera del consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía. Archivo.
Un manifestante sostiene un cartel con una foto del periodista saudita Jamal Khashoggi afuera del consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía. Archivo. Osman Orsal / Reuters

El fiscal general de Arabia Saudita, Saud al-Muagab, anunció que cinco sauditas fueron condenados a la pena máxima por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi, mientras que tres más deberán pagar prisión por encubrir el crimen. Sin embargo, el tribunal de Riad dijo que el asesinato no fue premeditado, lo que ha generado duras críticas.

Anuncios

Catorce meses después del asesinato del periodista Jamal Khashoggi, cinco hombres fueron condenados a la pena de muerte en Arabia Saudita este 23 de diciembre. Tres más irán a prisión por encubrir el crimen, pero la Fiscalía General no presentó cargos contra Saoud al-Qahtani, un asesor del príncipe heredero Mohamed bin Salman, y el subjefe de inteligencia, el general Ahmed al-Assiri, fue absuelto.

Al Qahtani y Al Assiri, que eran las principales figuras investigadas por este crimen, que generó fuertes críticas internacionales, fueron exonerados de sus cargos debido a "evidencia insuficiente", a pesar de que los fiscales sauditas aseguraron que ambos supervisaron el asesinato del antiguo columnista del diario 'The Washington Post'.

En total, 11 personas habían sido juzgadas en Arabia Saudita por el asesinato, pero el Gobierno no ha hecho públicos sus nombres y todos los veredictos son preliminares y pueden ser apelados. A un puñado de diplomáticos, incluso de Turquía, así como a miembros de la familia de Khashoggi, se les permitió asistir a las nueve sesiones en el Tribunal, pero se le prohibió el ingreso a los medios de comunicación independientes.

El vicefiscal y portavoz de asuntos públicos de Arabia Saudita, Shalaan al-Shalaan, pronuncia un discurso en Riad, Arabia Saudita, el 23 de diciembre de 2019.
El vicefiscal y portavoz de asuntos públicos de Arabia Saudita, Shalaan al-Shalaan, pronuncia un discurso en Riad, Arabia Saudita, el 23 de diciembre de 2019. Agencia de Prensa de Arabia Saudita / Handout vía Reuters

Khashoggi, duro crítico del príncipe heredero y de la familia real, fue asesinado y su cuerpo descuartizado el 2 de octubre de 2018 en Estambul, cuando realizaba una visita al consulado de Arabia Saudita en Turquía con el fin de obtener documentos que le permitieran volver a casarse con su prometida, Hatice Cengiz. Sus restos nunca fueron encontrados por las autoridades.

En un momento en el que las reformas sociales del príncipe heredero eran aclamadas ampliamente en Occidente, las columnas de Khashoggi criticaron la represión paralela de la disidencia que Bin Salman estaba supervisando. Pues numerosos críticos fueron encarcelados y siguen tras los barrotes.

Investigadores de la ONU califican de "farsa" y "burla" el veredicto del tribunal de Riad

Pese a que las Naciones Unidas (ONU) y el Senado de Estados Unidos responsabilizaron directamente al príncipe heredero Mohamed bin Salman por el crimen, el hombre fuerte del reino no ha sido procesado más allá de que asumió su "responsabilidad" como líder de Arabia Saudita pero reiteró que no tenía conocimiento de la operación. De hecho, el tribunal de Riad señaló que el juicio determinó que el asesinato no fue premeditado, un veredicto criticado duramente por los investigadores independientes de la ONU que lo ven como una "burla" a la Justicia.

Una investigación dirigida por la ONU informó el pasado febrero que la evidencia apuntaba a "un asesinato brutal y premeditado, planeado y perpetrado" por funcionarios sauditas. Agnes Callamard, relatora especial de la ONU para las Ejecuciones Extrajudiciales, tildó de "farsa" el juicio llevado a cabo por la Justicia saudita pues "los ejecutores son culpables, condenados a muerte. Los autores intelectuales no solo se van libres, sino que apenas han sido tocados por la investigación y el juicio".

En su cuenta oficial de Twitter, Callamard dijo que "la parodia de la investigación, el enjuiciamiento y la justicia continúa: Arabia Saudita condena a cinco a muerte, tres a la cárcel por la ejecución de Jamal Khashoggi. (compare el proceso con el juicio en Malta por el asesinato de Daphne Caruana Galizia)".

Callamard, que encabezó una investigación de seis meses sobre el caso que concluyó el pasado junio con un informe de 101 páginas donde se presentaron pruebas con audios de agentes que hablaron sobre cómo deshacerse del cuerpo antes de que Khashoggi llegara al consulado, indicó que los "acusados han declarado repetidamente que ellos obedecían órdenes" de altos mandos de la realeza saudita y el "fiscal había dicho públicamente que Al Qatani había pedido el secuestro de Jamal Khashoggi" por motivos de seguridad nacional. 

La relatora de la ONU también recordó en una cadena de mensajes que 18 oficiales sauditas fueron al consulado en Estambul a eliminar las pruebas del crimen, que se llevaron a un médico forense antes del asesinato y que el cónsul fue absuelto pese a que accedió a que su oficina fuera utilizada para el delito y tomó todas las precauciones para que no hubiera testigos oculares. Además, subrayó que "la impunidad por el asesinato de un periodista normalmente revela represión política, abuso de poder, propaganda e incluso complicidad internacional". 

La organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI) dijo que el veredicto es "un blanqueo que no aporta Justicia ni verdad" y se produce cuando los tribunales de Arabia Saudita realizan "juicios sumamente injustos".

Por su parte, el secretario general de Reporteros Sin Fronteras (RSF), Christophe Deloire, criticó la sentencia y la opacidad del juicio. "La condena a muerte no permite hacer Justicia. Podemos interpretarlo como un medio para hacer callar para siempre a los sospechosos, como una manera de impedir que hablen para camuflar mejor la verdad", dijo en su cuenta oficial de Twitter. Según Deloire, el juicio "no ha respetado los estándares internacionales de la Justicia".

El Gobierno turco rechazó la sentencia y dijo que está "lejos de cumplir las expectativas de hacer Justicia"

En Turquía, Yasin Aktay, miembro del partido gobernante de Turquía y amigo de Khashoggi, criticó el veredicto y dijo que el tribunal saudita no había llevado a los verdaderos responsables ante la Justicia. "El fiscal sentenció a muerte a cinco sicarios pero no tocó a los que estaban detrás de los cinco", dijo Aktay a la agencia AP. "El veredicto no cumple las expectativas de la conciencia pública ni el sentimiento de justicia", agregó.

El Gobierno de ese país dijo, además, que la sentencia está "lejos de cumplir con las expectativas, tanto de nuestro país como de la comunidad internacional, de que se aclaren todos los aspectos del crimen y que se haga justicia", según manifestó el Ministerio de Exteriores en un comunicado. 

Además, pidió "aclarar todas las preguntas de este crimen cometido en nuestro territorio, dar a conocer a los instigadores y castigarlos", pues hacerlo "no es solo una responsabilidad jurídico sino a la vez ética", agrega la nota, publicada en la página web del Ministerio.

Con AP, Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.