Saltar al contenido principal

Fallece Ahmed Gaïd Salah, jefe del Ejército y hombre fuerte de Argelia

El jefe del Ejército argelino, Ahmed Gaid Salah, en la toma de posesión del  recién elegido presidente Abdelmadjid Tebboun, en Argel, el 19 de diciembre de 2019.
El jefe del Ejército argelino, Ahmed Gaid Salah, en la toma de posesión del recién elegido presidente Abdelmadjid Tebboun, en Argel, el 19 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

Desde la renuncia del expresidente Abdelaziz Bouteflika en abril, Ahmed Gaïd Salah era la cara del poder en Argelia. El jefe del Ejército falleció por un infarto a sus 79 años, en plena crisis política del país. 

Anuncios

Es una muerte inesperada: Ahmed Gaïd Salah, jefe del Ejército argelino, falleció este lunes 23 de diciembre a causa de una crisis cardíaca. Tenía 79 años y era el hombre fuerte del país, especialmente después de que el histórico expresidente Abdelaziz Bouteflika renunciara en abril de este año después de meses de protestas y Salah asumiera el poder de facto. 

La televisión estatal de Argelia dio la noticia. El general murió en el hospital militar Ain Naadja, en Argel, la capital, y el recién elegido primer ministro Abdelmajid Tebboun decretó siete días de duelo nacional para conmemorar la figura de Salah.

El militar era jefe del Ejército desde 2004 y viceministro de Defensa desde 2013. Su papel en la política argelina fue prominente: solía dar discursos semanales retransmitidos por la televisión estatal y presidía los Consejos de Ministros. El Gobierno anunció que el jefe del Ejército de tierrra, el General Said Chengriha, lo sustituirá de manera interina.

El primer ministro Abdelmajid Tebboun y el jefe del Ejército Ahmed Gaid SAlah, durante la toma de posesión de Tebboun en Argel, la capital de Argelia, el 19 de diciembre de 2019.
El primer ministro Abdelmajid Tebboun y el jefe del Ejército Ahmed Gaid SAlah, durante la toma de posesión de Tebboun en Argel, la capital de Argelia, el 19 de diciembre de 2019. Ramzi Boudina / Reuters

La muerte de Gaïd Salah llega en un momento histórico: el 12 de diciembre de este año salió elegido Abdelmadjid Tebboune, el primer mandatario en sustituir a Bouteflika en dos décadas, en unas elecciones duramente criticadas por las manifestaciones que llenan las calles de Argelia desde hace meses. Los manifestantes consideraron que los comicios no servían para renovar la élite política del país y Tebboune fue elegido con menos del 50% de participación en las urnas.

Gaïd Salah, la cara del poder tradicional

Las masivas protestas tumbaron a Bouteflika, pero no a Salah. El general logró mantenerse en el poder a pesar de ser otro de los blancos principales del movimiento social, que veía en él el rostro de la influencia de los militares en el Gobierno. 

Por eso, las calles también reclamaban su salida: "Gaïd Salah, márchate, el pueblo es la soberanía y reclama libertad", o bien "queremos un estado civil, no uno militar" eran dos de los lemas más repetidos en las movilizaciones que se han mantenido desde inicios de 2019 en varias ciudades de Argelia, con un claro reclamo de alejar el poder militar del poder político.

Manifestants protestan en las calles de Argel el 20 de diciembre de 2019 para mostrar el rechazo contra el nuevo primer ministro, Abdelmajid Tabboun, un día después de su posesión.
Manifestants protestan en las calles de Argel el 20 de diciembre de 2019 para mostrar el rechazo contra el nuevo primer ministro, Abdelmajid Tabboun, un día después de su posesión. Ramzi Boudina / Reuters

Pero Salah no se fue, al contrario: fue una pieza clave en la renuncia de Bouteflika, la principal demanda de las protestas. Después de haber sido uno de los guardianes más fieles del poder del exprimer ministro, le retiró el apoyo y desencadenó su dimisión en abril de este año. Posteriormente, defendió el proceso electoral que terminó en la elección de Tebboune. 

Sin embargo, eso no le valió la aprobación de las calles, ya que las elecciones fueron vistas por los manifestantes como una maniobra para perpetuar la misma élite política en el Gobierno. Además, Gaïd Salah encarnaba el poder tradicional argelino, al ser un veterano de la guerra de independencia y un alto cargo militar, en un país donde el Ejército y el Ejecutivo trabajaban hombro con hombro.

Ahora, Argelia queda a la espera de comprobar si la muerte del prominente general desestabilizará aún más un país que ya atraviesa una época convulsa. 

Con Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.