Saltar al contenido principal

Los muertos de Senkata en Bolivia, una herida que no cicatriza

Un familiar de una de las víctimas de Senkata, junto a un memorial de los heridos y fallecidos ese  19 de noviembre
Un familiar de una de las víctimas de Senkata, junto a un memorial de los heridos y fallecidos ese 19 de noviembre Javier Aliaga

Hace más de un mes, una decena de personas murió en una acción de las Fuerzas Armadas de Bolivia, en su intento por sofocar las protestas en rechazo a la salida de Evo Moráles en la ciudad de El Alto. France24 estuvo allí y habló con las víctimas.

Anuncios

Hace más de un mes, un operativo militar para desbloquear una planta de gasolina y gas en el barrio de Senkata, de la ciudad boliviana de El Alto, aledaña a La Paz, se saldó con la muerte de diez personas, en uno de los peores episodios de la crisis política vivida tras la renuncia de Evo Morales a la presidencia.

Para ayudar a las familias en la temporada navideña, un grupo de vecinos y activistas políticos organizó una comida colectiva para recaudar fondos.

El vicepresidente de la asociación de familiares de las víctimas de Senkata, Eulogio Vazques, perdió a su hijo de 23 años, Cristian, que murió por el impacto de una bala en la cabeza. El padre busca Justicia, rechaza la indemnización de 7.000 dólares que ha aprobado el Gobierno para las familias y pidió que se les otorgue una renta de por vida.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos dijo que se trató de una masacre. El Gobierno rechazó ese calificativo y solicitó a la institución internacional que retorne a Bolivia para volver a investigar lo sucedido en Senkata el 19 de noviembre, cuando murieron las diez personas.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos volverá a investigar todas las muertes

Durante la crisis política de Bolivia murieron en total 34 personas, entre ellas las diez de Senkata y nueve en la zona de Sacaba, en el centro del país, durante los operativos de las fuerzas de seguridad para enfrentar los bloqueos organizados por los seguidores de Morales.

El líder político renunció el 10 de noviembre para asilarse en México, aunque después se trasladó a Argentina, donde ahora reside. Morales dejó el poder tras las protestas en su contra que denunciaron un fraude electoral en los comicios del 20 de octubre y después de una sugerencia de las Fuerzas Armadas para que dimita con el fin de pacificar el país.

Las acusaciones de fraude se basan en un informe de auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) que detectó varias irregularidades en esos comicios.

En reemplazo de Morales, el 12 de noviembre asumió Jeanine Añez desde la segunda vicepresidencia del Senado y tras cinco dimisiones consecutivas en la cadena de la sucesión constitucional.
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.