Saltar al contenido principal

Panamá realizará, con respaldo de ONU, nuevo proceso de reformas constitucionales

Anuncios

Ciudad de Panamá (AFP)

El gobierno panameño anunció el lunes que impulsará un nuevo diálogo nacional para reformar la Constitución del país, semanas después de que intensas protestas hicieran fracasar un primer intento y terminaran con más de un centenar de detenidos.

El presidente de Panamá, Laurentino Cortizo, manifestó que retirará del Congreso el paquete de reformas constitucionales propuestas por su gobierno y dará inicio a un nuevo proceso con la participación del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

"El Ejecutivo va a estar solicitando el retiro a la Asamblea Nacional de las reformas constitucionales para abrir, bajo la facilitación del PNUD un amplio diálogo nacional, inclusivo y ordenado", dijo Cortizo.

Según el mandatario, el objetivo es "llegar a acuerdos que perduren en el tiempo" para el combate a la corrupción, en un país salpicado por múltiples escándalos.

"Sabemos perfectamente bien lo que pasa en la administación de justicia de este país y el relajo en otros órganos del Estado con el tema de la corrupción y el efecto que tiene en la pobreza y la desigualdad", indicó.

El gobierno panameño pretende reformar la Constitución, que data de 1972, para luchar contra la corrupción y mejorar la institucionalidad del país.

Para ello envió a la Asamblea Nacional un proyecto, elaborado por un consejo que integran 23 sectores, pero los diputados incluyeron cambios, que no estaban previstos en el texto original.

Entre esas modificaciones, se establecía que el Estado solamente reconoce el matrimonio entre un hombre y una mujer, además de otros artículos que sus opositores consideraban que podrían "blindar" a diputados y altos funcionarios en materia de corrupción.

Esas alteraciones provocaron protestas que dejaron un saldo de más de 100 detenidos y denuncias por violaciones de derechos humanos por parte de la policía. Sus convocantes exigían eliminar por completo el proyecto y reformularlo porque, a su juicio, favorecía la impunidad y no mejoraba las condiciones de vida de la población.

La Asamblea, de mayoría oficialista, se disponía en enero a volver a debatir las reformas para posteriormente llevarlo a un referendo.

De su lado, la representante residente del PNUD en Panamá, Linda Maguire, expresó que "la experiencia en los últimos 30 años ha demostrado que la mejor manera para realizar reformas importantes para el país es a través de un proceso de diálogo que asegure la más alta participación ciudadana"

"Nuestro enfoque es siempre mantener la imparcialidad. Más allá de Panamá el PNUD tiene una larga experiencia en facilitar los diálogos en la región (...) no somos un mediador ni intervenimos en la discusión, solo facilitamos el diálogo entre panameños", argumentó Maguire durante la firma este lunes de un memorando para llevar adelante el proceso.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.