Saltar al contenido principal

Bolsonaro anuncia un indulto navideño para militares y policías en Brasil

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una imagen de archivo tomada el 12 de diciembre de 2019 al salir del palacio Alvorada en Brasilia.
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, en una imagen de archivo tomada el 12 de diciembre de 2019 al salir del palacio Alvorada en Brasilia. Adriano Machado / Reuters

El derechista presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, aprobó un indulto a los uniformados como parte de su política de mano dura contra el crimen. El indulto se aplicará a miembros de los cuerpos de seguridad que cometieron homicidios durante el ejercicio de sus funciones. 

Anuncios

A punto de cumplir un año en el Gobierno brasileño, Jair Bolsonaro reafirmó su actitud de mano dura contra el crimen organizado y la violencia en el país con un amplio indulto navideño para miembros del Ejército y de la Policía. El anuncio salió publicado en el Diario Oficial, donde se especificó que el perdón incluirá a aquellos delitos de homicidio cometidos en "ejercicio de sus funciones". 

Podrán acogerse al indulto los policías condenados por "crímenes o excesos culposos" perpetrados en defensa propia o sin intención. También a militares que cometieran crímenes "en operaciones de Garantía de la Ley y el Orden", lo que incluye acciones ejercidas en represión de manifestaciones.

Más allá de las medidas para favorecer los cuerpos de seguridad, el indulto también se aplica a presos con enfermedades terminales. El perdón no es automático, sino que cada condenado deberá acudir a los tribunales para que la Justicia brasileña revise los casos particulares. 

El ministro de Justicia, Sergio Moro, defendió en Twitter la medida: "En vez de los indultos salva-corruptos y salva-ladrones de años anteriores, el Gobierno de Bolsonaro condede un indulto humanitario a prisioneros enfermos terminales y un indulto específico a agentes de Policía condenados por delitos no intencionados". 

Bolsonaro cumple el 1 de enero un año en el poder y la tasa de homicidios ha disminuido bajo su mandato. El primer semestre de 2019 dejó 13.142 asesinatos en el país, un 21,2% menos que en el mismo periodo de 2018. La promesa de combatir la inseguridad en Brasil fue una de las puntas de lanza de la campaña de Bolsonaro.

Sin embargo, estas cifras tienen otra cara: las muertes a manos de los cuerpos policiales aumentaron bajo el Gobierno del ultraderechista. En Río de Janeiro, por ejemplo, las vidas perdidas en operaciones policiales representaron el 30% del total de muertes en los primeros seis meses de 2019. La mayoría ocurrieron en las favelas, zonas empobrecidas en las periferias de las ciudades donde se ha intensificado la guerra contra el crimen de Bolsonaro. 

La violencia policial, un problema de derechos humanos en Brasil

El indulto levantó polvo entre las organizaciones de derechos humanos y movimientos sociales, al considerar que se trata de una manera de otorgar impunidad a uno de los cuerpos de seguridad más letales del mundo. El consejero de Human Rights Watch en Brasil, Augusto de Arruda Botelho, consideró que esta medida es "ilegal", especialmente al indultar una "categoría profesional" específica.

De hecho, Human Rights Watch coloca la "seguridad pública" como uno de los principales problemas del país y asegura que sus investigaciones demuestra que "algunas muertes causadas por policías" se tratan de "ejecuciones extrajudiciales". "Los abusos policiales, incluidas las ejecuciones extrajudiciales, contribuyen a agravar un ciclo de violencia que socava la seguridad pública y pone en riesgo la vida de policías y civiles", determina la organización en su sección sobre Brasil.

Bolsonaro basó su campaña en la promesa de combatir el crimen y disminuir las altas tasas de violencia que afectan Brasil. Uno de sus lemas era "bandido bueno es bandido muerto", y ya como presidente aseguró que el policía que mate a "10 o 15 bandidos" debería ser "condecorado" y no condenado. 

Por eso, organizaciones sociales expresaron su alarma cuando Bolsonaro ganó las elecciones en 2018: la reducción de la violencia podía venir a costa de mayor impunidad para las fuerzas de seguridad y más represión. En este sentido, la operación del presidente en las favelas de Río de Janeiro fueron duramente criticadas, al considerar que la militarización de estas zonas urbanas no sólo sirvió para atacar al crimen organizado sino también a los movimientos sociales y a la población civil.

Con EFE y medios de comunicación locales

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.