Saltar al contenido principal
Resumen 2019

El auge y declive en 2019 del opositor Juan Guaidó en Venezuela

Juan Guaido en Caracas el 12 de marzo de 2019.
Juan Guaido en Caracas el 12 de marzo de 2019. Yuri Cortez / AFP

El líder opositor Juan Guaidó pasó de ser un absoluto desconocido a autoproclamarse presidente de Venezuela, con el beneplácito de gran parte de la comunidad internacional. Sin el objetivo cumplido de sacar a Nicolás Maduro del poder, termina un año con sus toldas en llamas.

Anuncios

En enero de 2019 surgió Juan Guaidó como una figura inesperada en las filas de la oposición venezolana.

Diputado por el partido Voluntad Popular, fue escogido presidente de la Asamblea Nacional y el 23 de enero decidió autoproclamarse como presidente Interino de Venezuela. Su misión sería desconocer al Gobierno de Nicolás Maduro, "lograr el cese de la usurpación, un gobierno de transición y elecciones libres". Una frase que se convirtió en una especie de mantra, en las altas y bajas del político.

Ya pasaron 11 meses desde aquella promesa. Y en todo su camino ha contado con el apoyo de 58 países que lo reconocieron como "mandatario legítimo" de Venezuela y con el respaldo del grueso de la oposición. Sin embargo, no el haber materializado su tesis de desalojar a Nicolás Maduro del palacio presidencial lo ha llevado a una pérdida estrepitosa de popularidad.

Para la politóloga Ana Milagros Parra, a pesar del declive político que atraviesa, este no fue un mal año para Guaidó. "Fue un año sin precedentes para la oposición", señaló la experta. No obstante, admitió que tuvo un problema de comunicación al transmitirle a la gente que la salida de Maduro sería rápida: "Las soluciones mágicas no existen y (él) no fue claro. No pudo cumplir la promesa, después del 30 de abril su plan decayó".

Guillermo Tell Aveledo, experto en política, también reconoció que el líder joven opositor no tenía la fuerza estructural de base y que el no haber logrado la meta principal le está pasando factura. Tell Aveledo cree que pese a los altibajos de Guaidó, este sigue siendo el político opositor más importante de Venezuela. "Penetró en la sociedad venezolana, proyectó la causa democrática hacia fuera, sigue teniendo contacto con multitudes", destacó. 

Rogando continuidad en la Asamblea Nacional 

El mayor reto que tiene ahora por delante Juan Guaidó es reelegirse como presidente de la Asamblea nacional para seguir siendo la cabeza visible de la oposición. Tiene en contra la molestia profunda de más de 70 diputados que le han pedido explicación sobre los recursos que ha recibido como presidente interino y de los cuales hay serias dudas.

La trama de corrupción donde se han vuelto implicados algunos diputados opositores, también le ha salpicado, lo ha puesto en tela de juicio entre sus seguidores y en boca del oficialismo.

El líder opositor Juan Guaidó, presidente del Parlamento venezolano, durante una sesión de la Asamblea Nacional en Caracas, Venezuela, el 20 de agosto de 2019.
El líder opositor Juan Guaidó, presidente del Parlamento venezolano, durante una sesión de la Asamblea Nacional en Caracas, Venezuela, el 20 de agosto de 2019. Manaure Quintero / Reuters

Tell Aveledo dijo que los diputados fueron penetrados por el Gobierno de Maduro para romper la mayoría calificada: "El escándalo no es que robaron. Hubo empresarios testaferros del Gobierno que compraron a algunos Diputados y esa compra implica esas contradenuncias que se compaginan con las denuncias de corrupción de otros sectores de la oposición", dijo a este medio.

Pese a todo, Guaidó confía en que será reelegido. Hace pocos días declaró que conseguirá los votos para quedarse en la Asamblea Nacional, "a pesar de que Maduro continúa hostigando y encarcelando a miembros de nuestra oposición".

Con la elección está en juego el destino político de la oposición porque para muchos si se pierde el control de la Asamblea, esta podría quedar fracturada y volvería a la situación de desarticulación de 2018.

Guaidó en bajada y Maduro aferrado al poder

Mientras Guaidó pierde popularidad, el presidente Nicolás Maduro se afianza en el poder. Evadió sanciones internacionales, las más duras de Estados Unidos, y sigue respaldado por los militares, su gran bastión.

 Para Ana Milagros Parra hay otros elementos que aún lo sostienen como mandatario. 

"Las sanciones no han sido efectivas como estrategia de política exterior porque el chavismo tiene otras maneras de financiarse. Además, no solo los militares lo mantienen, varias cúpulas políticas entre ellos gobernadores y quienes manejan los recursos naturales, sumado al apoyo de Rusia y China. Hay países que les conviene que Maduro siga en el poder", agregó la politóloga.

El presidente venezolano Nicolás Maduro entre un grupo de soldados en Caracas el 2 de mayo de 2019.
El presidente venezolano Nicolás Maduro entre un grupo de soldados en Caracas el 2 de mayo de 2019. Jhonn Zerpa, AFP

Tell Aveledo añadió que los otros factores que ayudan a Nicolás Maduro es que controla al Estado venezolano, tiene la recaudación de impuestos, las finanzas públicas. Asimismo, agregó que hizo una jugada económica a su favor.

"Ahora con la liberación del dólar disminuyó la presión económica la cual está generando más desigualdad y más emigración que termina en más entrada de dinero para el país a través de las remesas", indicó. 

El 2020 se vislumbra como un nuevo escenario de confrontación entre oficialismo y oposición, mientras la diáspora venezolana se hace aún más grande, las promesas expiran y la comunidad internacional reorganiza sus prioridades en la región.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.