Saltar al contenido principal

Honduras acusa a la Mara Salvatrucha de organizar los ataques en las cárceles

Familiares sacan un ataúd durante la entrega en Medicina Legal de los restos de un hombre que murió en los enfrentamientos en la cárcel de El Porvenir. Tegucigalpa, Honduras, 23 de diciembre de 2019.
Familiares sacan un ataúd durante la entrega en Medicina Legal de los restos de un hombre que murió en los enfrentamientos en la cárcel de El Porvenir. Tegucigalpa, Honduras, 23 de diciembre de 2019. Gustavo Amador / EFE

Honduras ha vivido dos enfrentamientos en dos cárceles que se han cobrado la vida de 36 personas en menos de 72 horas y en el marco de una reforma en el control de las prisiones. Para el Gobierno, se trata de una respuesta orquestada por la organización criminal Mara Salvatrucha.

Anuncios

Solo tres días separan el anuncio del Gobierno hondureño de traspasar el control de las prisiones al Ejército y a la Policía y el comienzo de dos masacres en dos prisiones del país. Fue el 17 de diciembre cuando el presidente Juan Orlando Hernández decretó el estado de emergencia en el sistema penitenciario y comenzó un proceso de renovación para acabar con la corrupción en las prisiones.

En plena aplicación de ese traspaso de poderes, el 20 de diciembre estalló un violento enfrentamiento entre presos en una cárcel de Tela (norte). Hubo un total de 18 reos muertos con armas que iban desde pistolas hasta machetes.


La tragedia se repitió dos días más tarde en un penal de El Porvenir (centro). El guión se repitió con otros 18 fallecidos y para el Gobierno no es casualidad. El viceministro de Seguridad, Luis Suazo, afirmó este lunes 23 de diciembre que cuenta con información “de que la Mara Salvatrucha está detrás de esto y dio las órdenes para llevar a cabo estos ataques”.

De acuerdo con el alto funcionario, fueron miembros de esta organización criminal los que en ambos casos comenzaron la reyerta. Es una hipótesis que va en la misma línea de lo señalado por José Ramón Macoto, jefe de la Fusina, un cuerpo de seguridad creado en 2014 por el presidente Hernández.

“Todo este accionar pertenece a un proceso de lo que corresponde al crimen organizado para llevar a cabo todas estas actividades ilícitas”, dijo Macoto.

La Mara Salvatrulla nació como una pandilla salvadoreña en Los Ángeles en los años 80 y desde ahí ha crecido hasta tener presencia en varios países como Honduras o El Salvador. Se la conoce también como MS-13, nombre con el que hacen énfasis a la letra ‘m’ y su posición en el alfabeto. Se la considera una referencia de lealtad a la mafia mexicana.

La CIDH expresa preocupación por la situación en las cárceles

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó su preocupación por las dos masacres que enlutaron el fin de semana en las prisiones hondureñas. “La CIDH recuerda la obligación del Estado de Honduras de ser garante de la vida e integridad personal de los privados de libertad y garantizar las condiciones mínimas compatibles de su dignidad”, manifestó esta organización a través de Twitter.

 


Esta cuestión también fue resaltada por algunos de los allegados las víctimas. Wilson Baquedano, hermano de uno de los reos afectados en los enfrentamientos de El Porvernir se preguntaba: “Si esto era una cárcel de máxima seguridad ¿Por qué ocurrió esto? (…) Es como si hubieran hecho esto para que la gente tenga miedo”.

Desde el Centro de Prevención, Tratamiento y Rehabilitación de Víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT) pidieron a la CIDH que cree una comisión de “alta credibilidad” para que se “cristalice la militarización de los centros penitenciarios”. Su subdirectora, Alba Mejía, declaró que “nadie puede negar que existe crimen organizado en las cárceles, que hay circulación de armas, drogas y extorsión, pero todos estos fenómenos están bajo la tutela de quienes dirigen el sistema penitenciario".

Con AFP, EFE y Reuters
 

 

 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.