Saltar al contenido principal

Encuentran infracciones de seguridad en la tienda de McDonald’s en Perú donde murieron dos empleados

Decenas de personas protestan frente a un restaurante de McDonald's, después de la muerte de dos empleados, en Lima, Perú, 21 de diciembre de 2019.
Decenas de personas protestan frente a un restaurante de McDonald's, después de la muerte de dos empleados, en Lima, Perú, 21 de diciembre de 2019. Guadalupe Pardo / Pardo

El regulador laboral del país declaró que hubo seis violaciones de seguridad y salud en el establecimiento en Lima, donde dos jóvenes murieron tras recibir una descarga eléctrica de una de las máquinas de bebidas.

Anuncios

Un nuevo escándalo envuelve a una de las empresas de comida rápida más famosas del mundo: McDonald’s. La investigación por la muerte de dos de sus empleados el 15 de diciembre en un restaurante de Lima arrojó que Arcos Dorados, la franquicia de la compañía en América Latina incurrió en infracciones "muy graves".

La Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil), que es la autoridad reguladora de los derechos de los trabajadores en Perú, encontró un total de seis violaciones en "materia de seguridad y salud en el trabajo" entre las que se encuentran "no realizar evacuaciones de riesgo y controles periódicos de las condiciones de trabajo del personal a su cargo".

Sunafil emitió un comunicado en el que acusa a la empresa de "no brindar información y capacitación a sus trabajadores en materia de seguridad", ni tampoco advertir sobre "los riesgos que implicaban sus puestos de trabajo". El texto señala que McDonald’s no brindó las condiciones de seguridad en "la maquinaria y/o equipos que empleaban, específicamente en la maquina dispensadora de bebidas gaseosas", la cual proporcionó una descarga eléctrica a Alexandra Porras y a Carlos Campos mientras lavaban el piso de la cocina.

Agregó que "la empresa ya conocía los desperfectos" de dicha máquina, que "no tomó acciones al respecto", y considera como una "infracción grave" el hecho de que la compañía no cumpliera con comunicar "dentro del plazo legal" la muerte de ambos jóvenes al Ministerio de Trabajo.

Ante lo mencionado, la Superintendencia propuso para la franquicia una multa de 845.670 soles, que equivalen a un poco más de 250 mil dólares.

La defensa de las víctimas busca denuncia por "asesinato y atentado contra los trabajadores"

En un acto de duelo, el 16 de diciembre la cadena decidió cerrar todos sus restaurantes en Perú durante dos días y anunció que esto no afectaría el salario de sus empleados. Así lo dio a conocer a través de su cuenta de Twitter en la que se referían a Porras y a Campos como "colaboradores".

El término despertó la ira de decenas de familiares y amigos quienes protestaron frente al restaurante con fotografías de las víctimas y al coro de "ellos trabajaban, no colaboraban". Los manifestantes aprovecharon para denunciar "explotación" por parte de la empresa. Porras y Campos se han convertido en un símbolo de las difíciles condiciones laborales que viven miles de jóvenes en Perú.

Decenas de personas protestas a las afueras de un restaurante de McDonald's tras la muerte de dos empleados en Lima, Perú, el 21 de diciembre de 2019
Decenas de personas protestas a las afueras de un restaurante de McDonald's tras la muerte de dos empleados en Lima, Perú, el 21 de diciembre de 2019 Guadalupe Pardo / Pardo

La abogada de la familia Porras, Elizabeth Carmona mencionó que había pedido a la Fiscalía detener a los representantes de Arcos Dorados en Perú. Añadió que, aunque se inició una investigación por homicidio culposo, su denuncia buscará que se amplíe por "asesinato y atentado contra los trabajadores por someterlos a trabajar en condiciones infrahumanas".

Otros empleados denuncian que no les brindan los implementos necesarios para realizar sus labores.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.