Saltar al contenido principal

Irak: el presidente rechaza el candidato a primer ministro por las protestas

Un manifestante saca una foto de un cartel en contra del candidato a primer ministro Asad al Edan durante las protestas en Bagdad, Irak, este 26 de diciembre de 2019
Un manifestante saca una foto de un cartel en contra del candidato a primer ministro Asad al Edan durante las protestas en Bagdad, Irak, este 26 de diciembre de 2019 Khalid al-Mousily / Reuters

El Gobierno en Irak sigue estancado desde que el primer ministro, Adel Abdelmahdi, renunció debido a las masivas protestas que sacuden el país. Las fuerzas políticas no logran ponerse de acuerdo para decidir un reemplazo. 

Anuncios

Irak se quedó sin primer ministro hace semanas. Y desde este 26 de diciembre está a punto de quedarse sin presidente. Barham Saleh, el jefe de Estado, puso su cargo a disposición del Parlamento al no querer aceptar el candidato a primer ministro propuesto por la coalición Al Bina. Saleh consideró que el candidato no aplacaría las protestas que sacuden el país desde hace más de dos meses y prefirió renunciar antes de investirlo. 

Así, la inestabilidad del país se cobraría un cargo más después de la dimisión del exprimer ministro Adel Abdelmahdi hace casi un mes. Desde entonces, los partidos políticos no han logrado acordar cuál es la mayor fuerza política de la cámara y, por ende, tiene el derecho a nominar al próximo dirigente según la Constitución. 

"Por mi deseo de parar el derramamiento de sangre y mantener la paz, y con todo el respeto a Asad al Edani, rechazo nominarlo", aunció Saleh. "Consecuentemente, pongo mi deseo de dimitir del puesto de presidente en las manos de los miembros del Parlamento para que decidan como representantes del pueblo lo que crean conveniente". La Constitución iraquí no permite al presidente rechazar una candidatura a primer ministro. 

Asad al Edani era el candidato propuesto por Al Bina, el bloque parlamentario apoyado por Irán que se disputa la mayoría en el Congreso con Sairun, la coalición del clérigo chií Muqtada al Sadr. Al Sadr, quien había defendido a los manifestantes, recibió un ataque de dron en su casa a inicios de este mes. 

Manifestantes fuman durante un bloqueo en Kerbala, Irak, en las protestas del 23 de diciembre de 2019.
Manifestantes fuman durante un bloqueo en Kerbala, Irak, en las protestas del 23 de diciembre de 2019. Abdullah Dhiaa al-Deen / Reuters

Las protestas piden un primer ministro independiente

Además de las disputas constitucionales que bloquean el escenario político iraquí, otro de los motivos para rechazar al candidato de Al Bina es, precisamente, su orientación pro-iraní. Las protestas, que empezaron el 1 de octubre de este año y no han cesado desde entonces, buscan precisamente un Gobierno más independiente de Irán, menos corrupto y más transparente. 

Por eso, las manifestaciones se mantienen en las calles de las principales ciudades de Irak: el reclamo es tener un primer ministro de consenso entre distintas formaciones políticas y, sobre todo, que no haya formado parte de Gobiernos anteriores. 

Desde el inicio de las protestas, han muerto más de 400 personas y los heridos se cuentan por miles. El 6 de enero fueron asesinadas 23 personas en una misma noche y otras 135 resultaron heridas por grupos armados que atacaron a manifestantes y que, según activistas iraquíes, podrían ser de milicias chiítas. 

En las calles, los iraquíes han prometido no dejar de salir a protestar hasta que las autoridades superen el bloqueo político. 

Con EFE y Reuters
 

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.