Saltar al contenido principal

Netanyahu celebra la confianza de su partido Likud: “El futuro está en nuestras manos”

El primer ministro israelí en funciones Benjamin Netanyahu celebra su victoria en las elecciones internas del Likud el 27 de diciembre de 2019 en el aeropuerto de Tel Aviv, Israel.
El primer ministro israelí en funciones Benjamin Netanyahu celebra su victoria en las elecciones internas del Likud el 27 de diciembre de 2019 en el aeropuerto de Tel Aviv, Israel. Amir Cohen / Reuters

El candidato del partido de derecha para las elecciones parlamentarias del 2 de marzo será el actual primer ministro en funciones, Benjamin Netanyahu. Las elecciones internas del pasado jueves 26 de diciembre le dieron la victoria por encima de su exministro del interior, Gideon Saar.

Anuncios

Como estaba previsto, el primer ministro en funciones ganó las elecciones internas del Likud. El partido confirmó que Benjamin Netanyahu obtuvo el 72,5% de los votos, mientras que su retador, el exministro de Educación y del Interior Gideon Saar, solo alcanzó el 27,5%. En la red social Twitter, Saar reconoció su derrota y afirmó que respaldará al líder recién reelecto “para lograr una victoria del Likud en las elecciones”.

Netanyahu celebra el voto de confianza, pero sigue bajo presión 

En un discurso cercano a las oficinas centrales del Likud en Tel Aviv, Netanyahu agradeció a sus seguidores. “La decisión arrolladora en las primarias fue una gran expresión de confianza en mi camino, en nuestro camino”, afirmó Netanyahu y añadió: “el futuro está en nuestras manos”. 

El primer ministro, que ha gobernado Israel durante cuatro periodos, logró esta victoria a pesar de las investigaciones en su contra. En noviembre la Justicia del país inició un proceso por fraude, cohecho y abuso de confianza en su contra. Para Netanyahu, se trata de una “cacería de brujas política” por parte de la izquierda y los medios de comunicación.

Pero más allá del respaldo de sus partidarios, Netanyahu todavía espera una decisión de la Corte Suprema de Israel que deliberará el próximo 31 de diciembre sobre si un político acusado de cometer un delito, puede ser encargado de formar un gobierno. La decisión del Alto Tribunal podría ahondar la crisis política que atraviesa el país.

En dos oportunidades este año, tras las elecciones de abril y septiembre, Netanyahu no logró conformar una coalición de gobierno. En la última ocasión dejó la puerta abierta para que su opositor Benny Gantz, líder del partido Azul y Blanco, intentara formar un Gobierno, pero tampoco alcanzó acuerdos. La encrucijada forzó a la disolución del parlamento y al llamado a elecciones generales para el próximo 2 de marzo, las terceras en menos de un año.

“Está llevando a Israel por un camino de corrupción”: Gantz

El principal opositor del primer ministro israelí reaccionó luego de que se hicieran públicos los resultados en la madrugada del viernes. Según Benny Gantz, el Likud “está buscando romper con el imperio de la ley”. El líder del partido Azul y Blanco ha insistido en las acusaciones de corrupción contra Netanyahu para diferenciar su propuesta de centro derecha de la del partido del Gobierno. 

"Parece que el acusado Netanyahu, que está llevando al Estado de Israel por un camino de corrupción, continuará liderando el Likud", dijo este viernes Gantz y añadió: "estas elecciones exigen que coloquemos un espejo frente al 'partido Netanyahu' y que tomemos la decisión de unidad, dignidad y reconciliación interna".

Por su parte, los partidos aliados de derechas y el ultraortodoxo Shas felicitaron al jefe de Gobierno en funciones y apostaron por mantener el bloque gubernamental tras la cita electoral.

Con EFE y Reuters

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.