Saltar al contenido principal

Trump advirtió a Rusia, Siria e Irán contra los asesinatos de civiles en Idlib

En una imagen de archivo, una familia mira un edificio derrumbado en la ciudad de Idlib, Siria, el 27 de mayo de 2019.
En una imagen de archivo, una familia mira un edificio derrumbado en la ciudad de Idlib, Siria, el 27 de mayo de 2019. Khalil Ashawi / Reuters

Los bombardeos contra la provincia siria de Idlib se han intensificado en las últimas semanas y han afectado a los civiles que aún habitan la región. El presidente Donald Trump aseguró que Turquía está trabajando para impedir lo que calificó de "matanza". 

Anuncios

Las bombas siguen cayendo sobre Idlib y esta vez fue el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien advirtió de las consecuencias que eso comporta. La provincia de Siria es uno de los últimos enclaves rebeldes en el país y, desde el 16 de diciembre, el embate de las fuerzas gubernamentales de Bashar al Asad, apoyado por Rusia, es constante. 

"Rusia, Siria e Irán están matando, o en vías de matar, miles de civiles inocentes en la provincia de Idlib. ¡No lo hagan! Turquía está trabajando duro para evitar esta matanza". Este fue el mensaje del mandatario en Twitter, en referencia a las conversaciones iniciadas entre Ankara y Moscú para detener los ataques anunciadas por el portavoz presidencial turco, Ibrahim Kalil. 

A pesar de que en septiembre se acordó "desescalar" el conflicto en Idlib, las tensiones internacionales no dejaron de crecer estos últimos meses y el Ejército sirio anunció en un comunicado esta semana que había recuperado 320 kilómetros cuadrados en la provincia de manos de los rebeldes. Las autoridades también prometieron continuar con la lucha hasta recuperar la totalidad del territorio. 

El ministro francés de Asuntos Exteriores, Jean-Yves Le Drian, también exhortó a Damasco y sus aliados a parar los ataques, ya que la "ofensiva militar (...) agrava la crisis humanitaria". 

Mueren 80 civiles en 10 días

En esta última escalada de violencia en el conflicto, el Observatorio de Derechos Humanos de Siria calcula que murieron 80 civiles desde el 16 de diciembre. Solo el martes pasado perdieron la vida cinco menores de edad en los bombardeos de la fuerza aérea rusa. Además, también han resultado desplazadas más de 40.000 personas, la mayoría en dirección a la frontera con Turquía. 

Camiones transportan las pertenencias de las perosnas que huyen de Maarat al-Numan en la provincia de Idlib, Siria, este 24 de diciembre de 2019.
Camiones transportan las pertenencias de las perosnas que huyen de Maarat al-Numan en la provincia de Idlib, Siria, este 24 de diciembre de 2019. Mahmoud Hassano / REUTERS

Uno de los sirios recién convertido en desplazado, Abou Ahmad, explicaba el drama humano que suponen estos ataques a la agencia AFP: "El sentimiento es indescriptible (...) Es nuestra casa, es donde crecí. Nunca pensé que debería irme". 

Los enfrentamientos también dejaron bajas en las filas gubernamentales, entre las cuales se cuentan 110 muertes, y los grupos rebeldes, que perdieron a 148 combatientes. La mayoría de opositores al régimen son fuerzas yhadistas, sobre todo del Hayat Tahrir al Sham (HTS), exaliado de Al Qaeda.

Con EFE, Reuters y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.