Saltar al contenido principal

Bolivia, México y España: el conflicto diplomático tras la caída de Evo Morales

La ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, habla durante una conferencia de prensa en La Paz, Bolivia. 27 de diciembre de 2019.
La ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, habla durante una conferencia de prensa en La Paz, Bolivia. 27 de diciembre de 2019. David Mercado / Reuters

Un nuevo incidente –ahora con España– agudiza la crisis diplomática en torno a la embajada de México en La Paz, donde se refugian nueve exfuncionarios del gobierno de Evo Morales, algunos de ellos acusados de delitos por la nueva administración del país andino.

Anuncios

El viernes 27, el gobierno boliviano denunció que su policía, que rodea hace varios días la embajada de México en La Paz, impidió un intento de diplomáticos españoles, acompañados de “encapuchados” supuestamente armados, de penetrar en la sede diplomática.

La ministra interina de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric, señaló que estas personas “intentaron ingresar de forma subrepticia y clandestina a la residencia diplomática”. “La policía boliviana frenó el ingreso de los vehículos”, con matrículas de la embajada española, ya que “la presencia de encapuchados representaba una potencial amenaza”, aseguró Longaric.

Para la canciller interina, España habría vulnerado la Convención de Viena, al generar una “amenaza evidente” a la embajada mexicana, al portar armas y ocultar su identidad algunos de sus funcionarios.

A raíz de este hecho, anunció que enviaría a Madrid una nota de protesta, acusando a España de “atropellar” su soberanía. El ministerio de Relaciones Exteriores del país europeo respondió anunciando la apertura de una investigación y envió a La Paz a un funcionario para adelantarla.

AMLO responde a Bolivia con una demanda ante La Haya

Este incidente agudiza la crisis diplomática que enfrenta a Bolivia con México desde hace varios días. Nueve funcionarios del antiguo gobierno de Evo Morales, entre ellos varios exministros, están refugiados desde noviembre en la embajada mexicana en La Paz. El gobierno de la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, los acusa de distintos delitos, entre ellos terrorismo.

La policía boliviana ha reforzado su presencia en torno a la sede diplomática mexicana, al punto que el presidente Andrés Manuel López Obrador expresó temor de que el lugar pudiese ser “invadido” por las autoridades bolivianas y anunció, el jueves 26, que presentará una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya por “asedio” a su embajada.

La reacción del gobierno boliviano fue virulenta: “cínico”, “sinvergüenza”, “bellaco”, “cobarde”, “matoncito” y “ladrón”. Así calificó el delegado presidencial y expresidente de Bolivia, Jorge Quiroga, al presidente mexicano, de acuerdo a medios locales bolivianos.

Durante su habitual conferencia de prensa matinal, López Obrador dijo que no va a responder a la “provocación” de Quiroga: “Esperemos que se actúe con sensatez y que no vayan a invadir nuestra representación diplomática en Bolivia, eso no lo hizo ni Pinochet, vamos a estar muy pendientes y desde luego que es un asunto que se va a tratar en organismos internacionales”.

Evo Morales: de la dimisión, a México y luego a Argentina

El pasado 20 de octubre, Bolivia celebró unas controvertidas elecciones presidenciales en las que Evo Morales se proclamó vencedor, y que la oposición denunció como fraudulentas. Además, observadores de la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos (OEA) denunciaron irregularidades.

Este hecho desató una profunda crisis política y enfrentamientos en las calles entre seguidores y detractores de Morales, que se prolongaron varios días y se vieron teñidos por actos de vandalismo y una fuerte represión que dejó más de 30 muertos y cientos de heridos.

Después de un recuento de los votos, la OEA publicó un informe en el que se detallaban “irregularidades” en los comicios de octubre. Finalmente, el mandatario boliviano no resistió la presión popular e internacional y, cuando la comandancia del Ejército le pidió hacerse a un lado, renunció y huyó de su país a bordo de un avión enviado por el gobierno mexicano.  

Dos días después, Bolivia ya tenía una nueva presidenta interina: la senadora de oposición, Jeanine Áñez, quien se proclamó como jefa de Estado, con el respaldo de una Biblia en sus manos. Desde México, Evo, en repetidas apariciones públicas, decía que seguía siendo el presidente y no reconocía al nuevo gobierno salido de lo que considera un “golpe de Estado”.

Desde entonces, el gobierno interino boliviano ha abierto procesos judiciales en contra de Evo Morales a quien acusa, como a otros de sus exfuncionarios, de diversos crímenes. En noviembre, por ejemplo, Áñez presentó una denuncia contra él por terrorismo. La misma acusación que pesa sobre los exfuncionarios asilados en este momento en la embajada de México en La Paz, país que defiende el derecho de asilo y con el que las tensiones no han cesado de crecer.

Morales se trasladó con otros de sus antiguos colaboradores, primero a Cuba y luego a Argentina, donde pidió el estatus de refugiado ante el recién posesionado gobierno de Alberto Fernández. Según medios de este país, miembros del gobierno peronista se reunieron con una delegación del gobierno de Estados Unidos, la cual les hizo un pedido: “Llamamos a la administración de Alberto Fernández a trabajar para garantizar que Morales no abuse de su estatus en Argentina”.

El panorama queda entonces así: México acusa a Bolivia por “asedio” a su embajada; Bolivia acusa a España por “atropellos” a su soberanía y España reacciona con una investigación a la acusación de Bolivia. Habrá que ver cómo termina este ‘triángulo de las Bermudas’. Entretanto, Bolivia se encamina hacia un incierto proceso electoral en el primer semestre de 2020, con Evo Morales refugiado en la vecina Argentina, imposibilitado por ahora para volver a su país, pero con gran influencia en el Movimiento al Socialismo (MAS), que lo mantuvo en el poder por casi 14 años.

 

 

 

Con EFE, Reuters y medios locales
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.