Saltar al contenido principal

Viaje del rover Mars 2020 comienza en una "sala blanca" de California

Anuncios

Pasadena (Estados Unidos) (AFP)

El rover Mars 2020 de la NASA se dirigirá al planeta rojo el próximo año. Pero al igual que las sondas Voyager, Galileo y Cassini, el épico viaje comenzó en una "sala blanca" en California.

Uno de los dos laboratorios ultra asépticos utilizados para el ensamblaje de naves espaciales en el Jet Propulsion Laboratory de Pasadena, en las afueras de Los Ángeles, fue excepcionalmente abierto a la prensa el viernes.

"Necesitamos mantener el hardware tan inmaculado y seguro como sea posible hasta que lleguemos a Marte", dijo David Gruel, director de operaciones de Mars 2020.

El vehículo explorador recogerá muestras del planeta rojo en busca de trazas de vida microbiana que potencialmente sería de hace miles de millones de años.

Los periodistas debieron atravesar un largo proceso de esterilización antes de ingresar a la sala "de modo que traigamos de regreso muestras de Marte y no pelos de mi cuerpo o piel de alguien más", dijo Gruel.

Cepillos automáticos y alfombrillas pegajosas quitan las partículas de los zapatos de los invitados mucho antes de llegar a los vestuarios.

Para evitar la contaminación, los visitantes deben luego ponerse un mono cuyas mangas se sellan con cinta adhesiva, máscara, guantes de látex e incluso protector para la barba de los más hirsutos.

Finalmente, se pasa por una "lluvia de aire" que despeja la últimas e indeseadas partículas.

El propio rover se limpia regularmente con alcohol isopropílico y una mopa de microfibra, en tanto el aire del laboratorio se filtra unas 70 veces por día.

Los periodistas también debieron quitar las coberturas de espuma de los micrófonos, propensas para el cultivo de gérmenes. Se otorga papel y lapiceras aprobadas en lugar de los tradicionales implementos capaces de albergar polvo y otras partículas.

Asimismo, se insta a los invitados a evitar cualquier maquillaje o perfume.

Los técnicos que trabajan en los equipos son a menudo objeto de protocolos más estrictos.

"No pueden ducharse, bañarse el día que trabajan con el hardware", dijo Gruel a la AFP. "No pueden usar ningún producto para el cabello y solo pueden usar uno o dos tipos de desodorante".

Estas normas de higiene no siempre fueron tan estrictas; en los primeros días de la exploración espacial, los ingenieros a menudo fumaban mientras construían los cohetes que abrieron el camino a las misiones Apollo a la Luna.

Costosos errores han llevado a tener mayores precauciones. Un intento por esterilizar la sonda lunar Ranger 3 en 1962 dañó accidentalmente el equipamiento electrónico del cohete, lo que provocó un desvío en la trayectoria de más de 32.000 km. La nave nunca llegó a la Luna.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.