Saltar al contenido principal

Australia se apega al “optimismo” y mantiene los fuegos artificiales de Sídney pese a los incendios

La Ópera de Sídney es vista mientras los pasajeros viajan en el Manly Ferry. 18 de diciembre de 2019.
La Ópera de Sídney es vista mientras los pasajeros viajan en el Manly Ferry. 18 de diciembre de 2019. Steven Saphore / EFE/EPA

El primer ministro Scott Morrison considera que “no hay un mejor momento” para expresar el “optimismo” de los australianos, que en medio de unos feroces incendios que han destruido ya más de cuatro millones de hectáreas.

Anuncios

Un evento con una audiencia mundial de 1.000 millones de personas ha estado en vilo por uno de los episodios más trágicos de Australia en los últimos años. Es el tradicional espectáculo de fuegos artificiales de fin de año de la bahía de Sídney, cuya celebración se ha cuestionado por la crisis de incendios que sacude al país desde septiembre.

El Concejo de la Ciudad dio su aprobación para continuar con este popular evento del 31 de diciembre que se celebrará mientras los bomberos combaten unas conflagraciones que este año han golpeado al país con mayor violencia.

Según el primer ministro Scott Morrison, “en medio de los desafíos a los que nos enfrentamos”, “no puedo pensar en un mejor momento para expresar al mundo qué tan optimistas y positivos somos como país”.

El humo de los incendios de Australia sobre la Ópera de Sídney el pasado 19 de diciembre de 2019.
El humo de los incendios de Australia sobre la Ópera de Sídney el pasado 19 de diciembre de 2019. Stephen Coates / Reuters

 

El mandatario dio estas declaraciones precisamente en Sídney, que es la capital y mayor ciudad del estado de Nueva Gales del Sur. Esta región es la más golpeada por los incendios con 85 focos activos, la mayoría sin poder ser controlados, de acuerdo con los bomberos.

Desde la propia página de Sídney para la celebración de fin de año hay un apartado para explicar por qué mantienen los fuegos artificiales. El texto recoge que cancelar el espectáculo “tendría un beneficio poco práctico” para las comunidades afectadas.

Además, expone que ya se ha implementado parte del presupuesto público para preparar la fiesta del 31 de diciembre y también asegura que esta fecha genera cerca de 90 millones de dólares estadounidense para la economía de Nueva Gales del Sur.

“En vez de cancelar el evento, hemos donado 432.000 dólares estadounidenses para apoyar a las comunidades y a la fauna afectada por los incendios y la sequía”, dice la página.

Paga para los bomberos voluntarios que combaten los incendios

El primer ministro también anunció que habrá una paga diaria de 209 dólares estadounidenses para aquellos bomberos voluntarios que trabajen durante más de diez días. Solo los residentes en el estado de Nueva Gales del Sur que hayan estado en activo desde el 1 de julio son elegibles para este beneficio, que tiene un máximo de 4.190 dólares.

 

 


“La naturaleza temprana y prolongada de esta temporada de incendios ha hecho un llamado a nuestros bomberos que va más allá de los que se hace típicamente”, expresó Morrison, quien ya a comienzos de semana dio a conocer que aquellos funcionarios que realicen voluntariado en los bomberos recibirían pago.

Desde septiembre, el fuego ha consumido más de cuatro millones de hectáreas en cinco de sus seis estados. Este territorio quemado supera la superficie de Bélgica.

Con AP y Reuters

 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.