Saltar al contenido principal

Ordenan evacuaciones en Victoria ante el avance de los incendios forestales en Australia

Un helicóptero arroja agua en los árboles para apagar pequeños focos de fuego detrás de viviendas en Bundoora, Melbourne, Australia, el 30 de diciembre de 2019.
Un helicóptero arroja agua en los árboles para apagar pequeños focos de fuego detrás de viviendas en Bundoora, Melbourne, Australia, el 30 de diciembre de 2019. Ellen Smith / AAP Image / vía Reuters

Las autoridades instaron a habitantes y turistas a abandonar áreas cercanas a Melbourne, la capital estatal, debido a las “condiciones extremas” de las conflagraciones. Además, un bombero voluntario murió y otros dos resultaron heridos luego de que se volcara su camión en Nueva Gales del Sur.

Anuncios

Miles de residentes y turistas en el estado de Victoria fueron instados a evacuar zonas cercanas a Melbourne debido al avance de los incendios forestales, que alcanzan “condiciones extremas” por las altas temperaturas récord que afectan a Australia.

Con una temperatura de 40 grados en Melbourne, las autoridades hicieron un llamado para que unos 30.000 turistas abandonen los bosques de East Gippsland, un lugar muy visitado en la época estival por su riqueza natural.

Las llamas han consumido, hasta el momento, 100.000 de las más de 300.000 hectáreas de ese paraíso natural.
El comisionado de manejo de emergencias de Victoria, Andrew Crisp, señaló que las “condiciones extremas” de los incendios se han extendido “a todo nuestro estado en su conjunto” y aseguró que “hay más de 70 incendios nuevos en el estado”.

Según los pronósticos, el peligro por las llamas será extremo en siete de los nueve distritos del estado y las autoridades sopesan la posibilidad de cerrar la autopista Princes, una de las carreteras principales de la región.

Las advertencias por las conflagraciones se extendieron también a los estados de Australia Occidental, Australia del Sur y hasta Tasmania, en la que ya es una de las temporadas de incendios forestales más duras de la historia.

En total, hay más de 100 incendios activos, la mitad de ellos fuera de control. El estado más afectado es Nueva Gales del Sur, pero también hay focos en Victoria, Australia del Sur y Queensland.

Un bombero voluntario murió por un accidente con su camión en Nueva Gales del Sur

El combate contra los incendios forestales de Nueva Gales del Sur se cobró una nueva víctima. Un bombero voluntario falleció luego de que su camión volcara tras ser afectado por las intensas ráfagas de vientos. Así, la cifra de fallecidos desde el inicio de las conflagraciones en agosto pasado asciende a 10 víctimas.

Otros dos agentes sufrieron quemaduras en el siniestro. Los bomberos estaban trabajando en un incendio a unos 70 kilómetros al este de Albury en Nueva Gales del Sur, según indicaron las autoridades.

Las altas temperaturas y los fuertes vientos han agravado aún más la situación en Nueva Gales del Sur, donde los incendios avanzan rápidamente y se espera que las temperaturas aumenten en la víspera de Año Nuevo.

Hasta el momento, casi 900 viviendas han sufrido daños y 3,48 millones de hectáreas de tierra han sido arrasadas por las llamas en Nueva Gales del Sur, mientras que la capital estatal, Sidney, se ha visto afectada por columnas de humo durante semanas.

Pese a la crítica situación, el primer ministro Scott Morrison rechazó la posibilidad de cancelar el tradicional espectáculo de fuegos artificiales de Año Nuevo en Sidney. Aunque miles de personas firmaron una petición online para solicitar su anulación y hasta el vice primer ministro de Nueva Gales del Sur se unió a ese pedido, Morrison consideró que seguir adelante con el espectáculo servirá como muestra de “qué tan optimistas y positivos somos como país”.

La lucha por salvar la vida salvaje en medio de los incendios

En medio de los incendios forestales, que ya quemaron más de 4 millones de hectáreas en cinco estados del país, grupos de voluntarios realizan la difícil tarea de rescatar a los animales salvajes que han visto afectados sus hábitats naturales.

Los matorrales del país cuentan con una gran variedad de fauna autóctona, incluidos canguros, koalas, wallabies, zarigüeyas, wombats y equidnas. Y las autoridades temen que el 30% de una colonia de koalas en la costa noreste del país, es decir entre 4.500 y 8.400 ejemplares, se hayan perdido en los incendios.

Si bien no existe un recuento claro de cuántos animales nativos han muerto, los grupos de especialistas temen que el número alcance los millones de ejemplares. Tracy Burgess, voluntaria de los Servicios de Información, Rescate y Educación de Vida Silvestre (WIRES), consideró muy preocupante que los rescatistas no hayan encontrado tantos animales afectados como esperaban.

“No vamos a tener tantos animales bajo nuestro cuidado. Por lo tanto, nuestra preocupación es que no podamos cuidarlos porque ya no están allí, básicamente”, explicó Burgess a la agencia Reuters.

En la misma línea, el especialista en reptiles Neville Burns expresó su temor de que la vida silvestre no se recupere en años. “Veo que habrá una gran destrucción en la población de reptiles en el área y eso se aplica a las aves, los mamíferos, todo. Creo que el daño se verá durante años”, subrayó.

Organizaciones como WIRES reciben fondos limitados del gobierno y dependen, en gran medida, de las donaciones de la población y la participación de sus voluntarios, que, en esta época de emergencia, rescatan animales y los cuidan incluso en sus casas.

Con Reuters y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.