Saltar al contenido principal
África 7 días

África: el país, la noticia y el personaje del 2019

Los temas de África durante el vibrante 2019.
Los temas de África durante el vibrante 2019. France 24

2019 fue un año especialmente dinámico en la cuna de la humanidad, marcado por la crisis migratoria, el despertar de movimientos sociales y grandes manifestaciones. En France 24 hacemos un análisis de las protestas en Argelia, la caída de Omar al-Bashir en Sudán y el premio Nobel de Paz otorgado al primer ministro de Etiopía.

Anuncios

Argelia, país del año en el continente africano: Es la nación más grande del continente. Se encuentra al sur del Mediterráneo y fue colonia francesa hasta 1962. Durante los últimos 20 años, el gobierno y las fuerzas militares de Argelia estuvieron al mando del ahora expresidente Abdelaziz Bouteflika, que el 10 de febrero anunció su aspiración a un quinto mandato a pesar de su avanzada edad y sus evidentes problemas de salud.

La opinión pública consideraba que el octogenario presidente ya no estaba en la capacidad de dirigir los destinos del país y que se había convertido en una fachada para una clase dirigente que lo manipulaba según sus intereses. Esto desencadenó un movimiento social de protestas que puso al país en las primeras líneas de la agenda internacional y que en el mes de diciembre cumplió diez meses de marchas semanales durante los cuales ha alcanzado transformaciones transversales.

La ciudadanía, liderada por los estudiantes, salió por primera vez a las calles el 22 de febrero de 2019. El primer logro de la presión en la calle vino con la renuncia de Bouteflika a un quinto mandato y posteriormente su renuncia total a la Presidencia el 2 de abril. El país entró en un momento de incertidumbre política en medio de las continuas manifestaciones de una sociedad que sigue pidiendo un cambio total en la clase dirigente.

Cientos de miles de fan acompañaron en caravana al bus que trasladó a los integrantes del plantel de Argelia por las calles de Argel durante las celebraciones por la obtención de la Copa Africana de Naciones, el 20 de julio de 2019.
Cientos de miles de fan acompañaron en caravana al bus que trasladó a los integrantes del plantel de Argelia por las calles de Argel durante las celebraciones por la obtención de la Copa Africana de Naciones, el 20 de julio de 2019. Ramzi Boudina / Reuters


En medio de la inestabilidad, la imagen del general Ahmed Gaïd Salah tomó relevancia.

El alto militar se desempeñó como mandatario interino y convocó a elecciones presidenciales para el 4 de julio. Sin embargo, los comicios no se realizaron pues, desde las calles, la ciudadanía aseguró no confiar en las instituciones electorales ni en los candidatos, en su mayoría cercanos al gobierno de Bouteflika.

Finalmente, el pasado 12 de diciembre cuando se realizaron elecciones presidenciales, el ex primer ministro Abdelmadjid Tebboune resultó ganador de los comicios con un 58% de los votos.

Sin embargo, las marchas se intensificaron pues una gran parte de la población considera que la elección es ilegítima al tratarse en un exintegrante del gabinete de Bouteflika.

Además, un golpe inesperado sorprendió al país el pasado 23 de diciembre con la repentina muerte del general Ahmed Gaïd Salah de un ataque cardiaco.

El exlíder de la misión diplomática de Colombia en Argelia, Alfonso Soria, habló con France 24 sobre el tema: “Argelia es el país del año en el continente africano porque es una muestra de la participación de la sociedad civil. Hoy en día podemos decir que después de 10 meses saliendo a la calle, los estudiantes los martes y la sociedad civil los viernes, han encontrado un espacio para hacerlo en paz y de esta manera han podido cambiar las instituciones, sacar al presidente Bouteflika, generar elecciones democráticas y todo bajo la paz. Eso poco se había visto en África, donde en todos los cambios de gobierno siempre había sangre de por medio”.

La caída de Omar al-Bashir en Sudán, la noticia del año en África: el derrocamiento del ahora expresidente de Sudán, Omar al-Bashir, después de 30 años en el poder, y como resultado de meses de manifestaciones ciudadanas, es la noticia del año en el continente debido a que es la primera vez que un gobernante, calificado como “todopoderoso” y con un régimen totalitario termina abandonando el poder a causa de la presión ciudadana en las calles.

Omar Al-Bashir durante una reunión del Comité Presidencial en Sudán el 5 de abril de 2019.
Omar Al-Bashir durante una reunión del Comité Presidencial en Sudán el 5 de abril de 2019. Mohamed Nureldin Abd al LAH / Reuters


Las manifestaciones en Sudán iniciaron el 18 de diciembre de 2018 cuando miles de personas se movilizaron para protestar por el aumento en los precios del pan. Las marchas se mantuvieron hasta lograr el derrocamiento de Al-Bashir, con la participación de una facción de las fuerzas militares. El 11 de abril de 2019 el mandatario se retiró del cargo e inmediatamente fue puesto tras las rejas por parte de las autoridades. Ahora enfrenta procesos judiciales por la muerte de civiles durante las manifestaciones y por diferentes actos de corrupción.

Tras meses de negociaciones entre la junta militar y la sociedad civil, inició un proceso de transición de gobierno gracias a un acuerdo que se implementará en los próximos tres años durante los cuales uno de los principales objetivos es eliminar todos los vestigios del antiguo régimen. Los derechos de las mujeres ya son materia de avance al eliminar una ley que castigaba con latigazos a las que bebieran licor o salieran a celebrar.

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, el personaje del año en la cuna de la humanidad: es reconocido entre la ciudadanía etíope como un líder político innovador y progresista. Es además ingeniero y exmilitar. Llegó al poder el 2 de abril de 2018 con un objetivo claro para su gobierno: lograr la paz con Eritrea. Tan pronto asumió el cargo, inició la gestión de acercamiento con el presidente de la nación vecina Isaías Afewerki junto a quien puso fin a un conflicto que inició en 1998.

Ahmed es el personaje del año porque gracias a su iniciativa la guerra entre ambas naciones terminó, se restablecieron las relaciones económicas, se reunieron miles de familias y se reactivó la economía entre las naciones que antes eran una sola.

 

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali, posa con medalla y diploma después de recibir el Premio Nobel de la Paz durante la ceremonia en el Ayuntamiento de Oslo, Noruega, el 10 de diciembre de 2019.
El primer ministro etíope, Abiy Ahmed Ali, posa con medalla y diploma después de recibir el Premio Nobel de la Paz durante la ceremonia en el Ayuntamiento de Oslo, Noruega, el 10 de diciembre de 2019. Reuters


Eritrea se separó de Etiopía en 1993 tras un referendo en el cual la población votó mayoritariamente por la independencia. El proceso separatista se adelantó inicialmente en buenos términos. Sin embargo, desacuerdos fronterizos derivaron en un conflicto armado que tuvo su peor momento entre 1998 y 2002 dejando miles de personas muertas en la nueva línea limítrofe.

En 2003 se detuvo el fuego cruzado pero el conflicto diplomático se mantuvo hasta 2018, cuando Ahmed y Afewerki iniciaron las conversaciones de paz llegando a un acuerdo que puso fin a la disputa. El 16 de septiembre de 2018, Eritrea y Etiopía firmaron un histórico acuerdo de paz gestionado principalmente por el primer ministro etíope. Ambas naciones restablecieron sus embajadas en Asmara, capital de Eritrea y Adis Abeba, capital de Etiopía.


En octubre de 2019, Ahmed fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz, convirtiéndose así en una de las figuras más importantes del continente africano y en un símbolo de esperanza para aquellas naciones que aún enfrentan conflictos de diferentes índoles.

Maguemati Wagbow, docente de la Universidad Nacional de Colombia, nacido en Togo y experto en política internacional opinó que “las fuerzas militares tienen un papel fundamental tanto en el caso de Argelia como en el de Sudán y en el de Etiopía. En Argelia los militares han dominado la política nacional desde hace décadas y antes de su muerte el general Ahmed Gaïd Salah jugó un papel fundamental en los actuales cambios. En el caso de Sudán hay que destacar la participación de los militares que forzaron la salida de Omar al-Bashir y lo pusieron tras las rejas a pesar de ser un líder autoritario. Y el primer ministro de Etiopía es un exmilitar que conocía de cerca el conflicto con Eritrea. Sin embargo, los tres hechos se desarrollaron en relativa paz. Sin duda fue un año dinámico para el continente”, concluye.

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.