Saltar al contenido principal

Embajadora de México abandonó Bolivia tras la expulsión dispuesta por el Gobierno interino

Vista de la entrada de la embajada de México en La Paz, Bolivia, el 23 de diciembre de 2019.
Vista de la entrada de la embajada de México en La Paz, Bolivia, el 23 de diciembre de 2019. David Mercado / Reuters

María Teresa Mercado dejó el país luego de que la presidenta provisoria de Bolivia, Jeanine Áñez, la declarara persona no grata a raíz del incidente diplomático que incluyó a funcionarios de España. La Unión Europea rechazó la medida del Ejecutivo de La Paz.

Anuncios

La embajadora de México en Bolivia, María Teresa Mercado, abandonó el país un día después de que el Gobierno interino de Jeanine Áñez la declarara persona no grata y ordenara su expulsión en un plazo de 72 horas en medio de las tensiones por un incidente diplomático que también involucra a España.

La titular de la sede consular dejó el país sola en medio de un despliegue de vehículos diplomáticos y el acompañamiento de fuerzas de seguridad, según relataron medios bolivianos.

"La embajadora está abandonando nuestro país. No se ha registrado ningún incidente, todo se desarrolló con normalidad", explicó el jefe de la Policía Boliviana, Antonio Montero, a la televisión boliviana.

De acuerdo a la información de medios locales, Mercado tendría previsto trasladarse primero a Lima y luego continuar hacia Ciudad de México.

Mercado fue una de los siete diplomáticos que Bolivia expulsó del país alegando una violación a su "soberanía" en el marco de un confuso episodio ocurrido el viernes 27 de diciembre. Ese día, dos funcionarios españoles realizaron una visita a la embajada mexicana en La Paz acompañados por cuatro hombres "encapuchados" y "presuntamente armados", según el gobierno interino.

El movimiento fue interpretado por el gobierno Áñez como una maniobra para facilitar la salida de algunos de los nueve exfuncionarios de Evo Morales que se encuentran asilados en la legación mexicana. Sobre cuatro de ellos pesan órdenes de captura por presuntos delitos de sedición y terrorismo.

Esas presunciones fueron rechazadas tajantemente por España, que dijo que los dos funcionarios (el cónsul Álvaro Fernández y la encargada de negocios Cristina Borreguero) realizaban una visita "de cortesía" y que los cuatro acompañantes eran personal de seguridad. Además, por considerar como un "gesto hostil" la expulsión de sus seis oficiales, ordenó la salida de tres diplomáticos bolivianos.

Tanto para los seis funcionarios españoles como para los tres bolivianos rige un plazo de 72 horas para abandonen La Paz y Madrid, respectivamente.

La Unión Europea calificó de "medida extrema e inamistosa" la expulsión de funcionarios españoles

La delegación de la Unión Europea en Bolivia rechazó la decisión del Gobierno interino de Bolivia de expulsar a dos diplomáticos españoles y la consideró una "medida extrema e inamistosa" en medio de la "escalada de tensión diplomática".

En un comunicado, la representación del bloque europeo expresó su "profunda preocupación por la escalada de tensión diplomática que se ha saldado con la declaración de persona non grata de la encargada de negocios y del encargado de la sección consular de la Embajada de España, medida que rechaza".

Para la delegación de la UE, "la expulsión de funcionarios diplomáticos es una medida extrema e inamistosa que debe reservarse a situaciones de gravedad" y consideró que "el pleno respeto a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y el diálogo son fundamentales para reducir la tensión".

Desde la misión de la UE también agradecieron "recibir a la mayor brevedad una explicación de parte del Gobierno interino de Bolivia" sobre los motivos de la expulsión de los funcionarios y expresaron su deseo de normalizar las relaciones con La Paz.

México dice que mantiene la "comunicación necesaria" con Bolivia pero que no hay diálogo

El otro actor en este conflicto tripartito, México, aseguró que, en este momento solo mantiene la "comunicación necesaria" con el Gobierno interino de Bolivia, pero que no han existido instancias de diálogo para saldar la crisis diplomática.

En una entrevista con el diario mexicano 'El Universal', el subsecretario de Relaciones Exteriores para América Latina y el Caribe, Maximiliano Reyes Zúñiga, indicó que el acercamiento "se dará el día que nos sentemos a platicar".

El funcionario dijo que México tiene "la mano tendida" a Bolivia si tiene intención de dialogar, pero reconoció que las circunstancias actuales dificultan esa posibilidad.

Reyes Zúñiga sostuvo que invitó a conversar a la ministra de Relaciones Exteriores boliviana, Karen Longaric, pero que ella respondió que eso solo se daría con su par mexicano, Marcelo Ebrard. Además, según el funcionario, "en la respuesta a nuestra invitación corren insultos al presidente (Andrés Manuel) López Obrador".

Además, el subsecretario de Exteriores sostuvo que "es complicado" el diálogo en medio de episodios como la expulsión de la embajadora o la excesiva presencia de fuerzas de seguridad frente a las sedes diplomáticas mexicanas, que el Gobierno de López Obrador considera como un asedio policial.

Las tensiones entre Bolivia y México se dispararon luego de que el Ejecutivo mexicano otorgara asilo a Evo Morales tras su renuncia forzada a la Presidencia de Bolivia y le permitiera realizar declaraciones públicas.

México también recibió a nueve exfuncionarios en sus sedes diplomáticos en La Paz y se niega a entregar a las autoridades bolivianas a los cuatro que tienen órdenes de captura en su contra.

Además, la semana pasada expresó su intención de llevar a Bolivia ante la Corte Internacional de Justicia por el hostigamiento de las fuerzas de seguridad bolivianas a la embajada y la residencia oficial de México en La Paz.

Con EFE y AFP

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.