Saltar al contenido principal

Manifestantes de las milicias chiítas asedian la embajada de EE.UU. en Irak

Miembros de las milicias iraquíes chiítas provocan un incendio en uno de los muros de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, el 31 de diciembre de 2019.
Miembros de las milicias iraquíes chiítas provocan un incendio en uno de los muros de la embajada de Estados Unidos en Bagdad, el 31 de diciembre de 2019. Thaier al-Sudani / Reuters

Cientos de integrantes de las milicias pro-iraníes se movilizaron en la sede diplomática para repudiar el ataque de Estados Unidos a posiciones de Kata'ib Hezbolá en la frontera sirio-iraquí. Los manifestantes provocaron algunos destrozos y fueron dispersados con gases lacrimógenos y bombas aturdidoras.

Anuncios

La embajada de Estados Unidos en Bagdad fue blanco del repudio de las milicias chiítas pro-iraníes este 31 de diciembre, que rechazan el ataque aéreo de las fuerzas estadounidenses a posiciones de Kata'ib Hezbolá en la frontera sirio-iraquí, ocurrido el domingo 29 de diciembre, el cual dejó al menos 25 milicianos muertos.

Ese ataque, que Estados Unidos justificó como represalia a la muerte de un contratista en un bombardeo a una base en Irak, despertó la indignación en el país y, particularmente, entre las milicias que son respaldadas por Irán.

Por esto, tras la conmemoración de un funeral por las víctimas del ataque estadounidense, los manifestantes atravesaron la fortificada Zona Verde sin oposición de las fuerzas de seguridad iraquíes y se ubicaron frente a la embajada.

Allí comenzó el asedio a la sede diplomática. Los manifestantes lograron entrar a la oficina de información y provocaron un incendio, además de prender fuego en los muros exteriores y varias oficinas de seguridad. Además, los milicianos arrojaron piedras y material incendiario contra el complejo, además de realizar pintadas con lemas contra Estados Unidos.

Pese a que lograron avanzar en el ingreso a la embajada, los milicianos evitaron irrumpir por completo al edificio. "El mensaje fue entregado", exclamó un hombre con un megáfono, que instó a sus compañeros a no ingresar a la embajada.

Las fuerzas de seguridad iraquíes lograron dispersar a los manifestantes con disparos de gases lacrimógenos y bombas aturdidoras, las cuales provocaron heridas a 12 miembros de las milicias chiítas. Pese a eso, algunos manifestantes se mantienen frente a la delegación diplomática y amenazan con acampar allí.

Fuentes del Ministerio de Exteriores iraquí informaron a la agencia Reuters que el embajador estadounidense Matthew Tueller y el personal de la legación fueron evacuados. Además, militares estadounidenses se apersonaron en el lugar para resguardar las instalaciones en caso de que los milicianos intentaran entrar.

Trump culpa a Irán de "orquestar" el ataque a la embajada estadounidense en Irak

El presidente estadounidense Donald Trump reaccionó a través de Twitter al ataque contra la embajada estadounidense en Irak y apuntó a Irán como responsable de la movilización.

"Irán mató a un contratista estadounidense e hirió a muchos. Respondimos fuertemente y siempre lo haremos. Ahora Irán está orquestando un ataque contra la embajada de Estados Unidos en Irak", subrayó.

Además, el mandatario, que se encuentra de vacaciones en Florida, instó a las autoridades de Irak a que "use sus fuerzas para proteger la embajada".

En esa línea, Mike Pompeo, secretario de Estado estadounidense, aseguró que las autoridades iraquíes le confirmaron que el personal estadounidense de la dependencia está a salvo.

Previamente, el primer ministro en funciones de Irak, Adil Abdul Mahdi, instó a los manifestantes a alejarse de la embajada estadounidense y advirtió que cualquier agresión será penada.

El ataque aéreo resiente las relaciones entre Estados Unidos e Irak

El desarrollo de estos hechos ha renovado las tensiones entre Estados Unidos e Irak. El Gobierno iraquí había anunciado el lunes 30 de diciembre que revisaría su participación en la coalición internacional que combate contra el grupo yihadista Estado Islámico dado que las milicias atacadas por las fuerzas norteamericanas forman parte de esa lucha.

Irak mantiene un difícil balance en sus relaciones con Estados Unidos e Irán, ambos aliados del Gobierno. Pero, a partir del ataque aéreo estadounidense, las autoridades iraquíes reaccionaron con molestia por lo que consideraron una "violación" de Washington y las fuerzas de seguridad iraquíes tomaron una aparente actitud pasiva para evitar las protestas en la embajada estadounidense.

Las milicias iraquíes pro-iraníes atravesaron casi sin oposición la fortificada Zona Verde, un área de edificios de gobierno y diplomáticos que ha sido totalmente bloqueada durante las protestas antigubernamentales de los últimos meses.

Precisamente, el malestar entre los iraquíes parece haberse expandido hacia los dos aliados del Gobierno, al menos de momento. Mientras las protestas que estallaron el 1 de octubre y aún no dan tregua apuntan contra la élite política y la creciente influencia de Irán sobre ella, los últimos episodios revivieron el sentimiento anti-estadounidense, principalmente entre las milicias chiítas.

En ese sentido, los manifestantes antigubernamentales que permanecen instalados en la plaza central de Tahrir, en Bagdad, se diferenciaron de los milicianos que atacaron la embajada de Estados Unidos y pidieron no ser relacionados con ellos.

Con AP, Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.