Saltar al contenido principal

El general Qassem Soleimani y un líder de milicias en Irak mueren en ataque ordenado por Trump

El general Qassem Soleimani,de la Guardia Revolucionaria, en una imagen de archivo durante una reunión en Teherán, Irán. 18 de septiembre de 2016.
El general Qassem Soleimani,de la Guardia Revolucionaria, en una imagen de archivo durante una reunión en Teherán, Irán. 18 de septiembre de 2016. AFP

En un ataque con misiles contra el aeropuerto internacional de Bagdad murió el comandante de la fuerza élite iraní y uno de los jefes de la milicia Multitud Popular. Donald Trump reconoció la autoría del ataque, que puede llevar a una escalada sin precedentes en la región. Irán prometió una “dura retaliación”.

Anuncios

A primeras horas del viernes 3 de enero (hora local iraquí), tres misiles golpearon el Aeropuerto Internacional de Bagdad. En el ataque murieron el general Qassem Soleimani, jefe de la fuerza Al-Quds, la élite de la Guardia Revolucionaria de Irán, y Abu Mahdi al-Muhandes, vicepresidente de Multitud Popular, una milicia proiraní en Irak.

Sus muertes fueron confirmadas por la Guardia Revolucionaria de Irán y por Multitud Popular. De acuerdo con altas fuentes estadounidenses citadas por la agencia de noticias AP, al-Muhandes se encontraba en el aeropuerto para recibir a Soleimani y el ataque empezó tan pronto como como este último se bajó del avión.

El ataque fue reivindicado por el Pentágono, que comunicó que fue el mismo presidente Donald Trump quien dio la orden para matar al general Soleimani. El mandatario publicó una imagen de la bandera de Estados Unidos en Twitter, mientras el Pentágono realizaba esta confirmación.

Trump dijo que el ataque tenía el objetivo de proteger al personal estadounidense en la región. El primer ministro iraquí, Abdul Mahdi, rechazó el ataque como una violación a la soberanía de su país. El líder máximo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, prometió una “dura retaliación”.

Esto amenaza con llevar a una escalada sin precedentes en el en Medio Oriente, con un triángulo de tensiones entre Washington, Bagdad y Teherán. Tres días antes del ataque contra el aeropuerto, cientos de integrantes de milicias pro-iraníes tomaron la embajada de Estados Unidos en Irak.

El asedio a la embajada se consideraba como una respuesta a un ataque de las fuerzas estadounidenses llevado a cabo el 29 de diciembre contra la milicia Kata'ib Hezbolá, respaldada por Irán, en la frontera entre Irak y Siria que terminó con 25 muertos.

Con la muerte de Soleimani –a la vez, uno de los personajes más respetados en Irán y considerado ‘terrorista’ por Estados Unidos e Israel– las tensiones ya agudas en la región dan un salto y pueden conducir a una escalada entre Estados Unidos e Irán, en plena campaña para la reelección de Donald Trump.

El general Soleimani, un nombre de peso para Irán de cara al exterior

El general Qassem Soleimani tenía un estatus casi de celebridad dentro de Irán y el exterior. Tuvo un papel clave en Irak en la lucha contra el autodenominado Estado Islámico y en Siria, defendiendo al presidente Bashar al Assad.

Soleimani jugó así un papel de peso en promover la influencia de Irán en la región, en una lucha que tiene como trasfondo la rivalidad histórica entre la rama chiita del islam que domina en Irán, frente al sunismo que reina en la mayor parte del mundo musulmán.

En su comunicado, el Pentágono señala que este general Soleimani estaba “desarrollando activamente planes para atacar diplomáticos estadounidenses”. También asegura que Soleimani y la fuerza Al-Quds, “fueron responsables de la muerte de cientos de estadounidenses”.

En su reemplazo fue designado su segundo, Esmaid Ghaan. Tres días de duelo fueron declarados. Y, luego de la tradicional oración del viernes, una masiva manifestación de protesta y luto tuvo lugar en Teherán.


Tras la ofensiva de Washington en la frontera entre Irak y Siria el 29 de diciembre, hubo llamados a la revancha en Irán y sobrevino el asedio a la embajada estadounidense en Irak. Ahora, con el propio líder iraní, Ali Jamenei, llamando a una “dura retaliación” y varios gobiernos, desde China y Rusia hasta las potencias europeas, pidiendo evitar una escalada de las tensiones, el mundo comienza este año 2020 expectante ante lo que pueda ocurrir.

Con AP y AFP

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.