Saltar al contenido principal

Australia moviliza a 3.000 reservistas para combatir los incendios del sureste del país

Personal de emergencia en una vía del sur de Sídney. 4 de enero de 2020.
Personal de emergencia en una vía del sur de Sídney. 4 de enero de 2020. Stringer / Reuters

Hasta el momento, 24 personas han perdido la vida a causa de los incendios en los estados de Nueva Gales del Sur y Victoria. Se confirmaron tres nuevos fallecimientos durante el fin de semana.

Anuncios

En una histórica respuesta, el Gobierno de Australia llamó este sábado, 4 de diciembre, a más de 3.000 reservistas de la Fuerza de Defensa para que apoyen a los bomberos de Nueva Gales del Sur y Victoria en el combate contra los voraces incendios que golpean desde septiembre el sureste del país.

El primer ministro, Scott Morrison, indicó que 24 muertes han sido confirmadas hasta la fecha y "aunque las condiciones han mejorado, como se ha reportado desde Nueva Gales del Sur y Victoria, aún hay muchos incendios activos...() La mejora de las condiciones obviamente ayudará, pero es importante recalcar, que el poder de estos incendios es aún muy fuerte y llevará algún tiempo apagarlos."

El primer ministro también confirmó que pospuso sus viajes a India, programado del 13 a 16 de enero, y a Japón, los días posteriores. Previamente, Morrison estuvo en el centro de la controversia por estar de vacaciones con su familia en Hawái mientras la crisis empeoraba a principios de diciembre.

De acuerdo con el funcionario, el llamado a los reservistas es una medida que responde a "la escala de estos incendios" que están "agotando los recursos sobre el terreno y claramente hay comunidades que requieren ayuda adicional".

El anuncio de Morrison se presenta tras una oleada de críticas en las que la oposición lo acusado de no actuar con suficiente contundencia ante la crisis que enfrenta Australia. Este sábado, 4 de enero de 2020, las temperaturas superaron los 40 grados centígrados en el sur del país. En un barrio periférico de Sídney, el termómetro llegó a marcar 48,9 grados. Pero en la mañana del domingo australiano las temperaturas descendieron y trajeron esperanza para las más de 2 mil familias afectadas. 

En el estado de Victoria se declararon 73 nuevos focos de fuego que se sumaron a los 53 que ya ardían desde el principio de la semana. Precisamente en esta región, la situación llevó a las autoridades estatales a declarar 'estado de desastre', una figura que se usa por primera vez desde que se creó tras los indencios del llamado 'sábado negro' en Victoria, que causó 173 muertos.

Las autoridades indicaron que solo hasta el lunes se podrá dar un nuevo balance de los daños que han causado las conflagraciones.

Nueva Gales del Sur continúa siendo el estado más afectado por el fuego. El cuerpo estatal de bomberos indicó este sábado que "ya es muy tarde para evacuar" y advirtió a quienes se encuentren en la zona afectada que la única opción es "buscar refugio".

La situación se presenta un día después de que la Marina australiana realizara la evacuación de unos mil turistas y residentes que permanecían atrapados en la playa de la ciudad de Mallacoota debido a que las llamas y el humo no permitían el paso. 

El primer grupo de evacuados llegó a Melbourne en la mañana del sábado, tras un viaje de 20 horas en barco. El segundo arribó en la tarde.

Con Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.