Saltar al contenido principal

El parlamento de Irak aprueba resolución que busca expulsar a tropas estadounidenses del país

Los miembros del parlamento iraquí son vistos en el parlamento de Bagdad, Iraq, el 5 de enero de 2020.
Los miembros del parlamento iraquí son vistos en el parlamento de Bagdad, Iraq, el 5 de enero de 2020. Oficina de prensa del parlamento iraquí / vía Reuters
7 min

Dos días después del asesinato del general iraní Qassem Soleimani, el parlamento de Irak votó una resolución pidiéndole al gobierno que acabe el acuerdo con Washington de asistencia militar.

Anuncios

La tormenta desencadenada desde el asesinato de Soleimani en el medio oriente aumenta en intensidad cada día.  Los congresistas iraquíes votaron por pedirle al gobierno que acabe el acuerdo de asistencia militar extranjera en su sueldo, un pacto que permite que en Irak operen más de 5.000 efectivos estadounidenses.


La resolución indica: “el gobierno se compromete a revocar su petición de ayuda a la coalición internacional que está combatiendo el Estado Islámico, debido al fin de las operaciones militares en Irak y el logro de la victoria”.


Y aunque a la resolución le falta la firma del primer ministro Adel Abdul Mahdi, él ya anunció en la plenaria que la aprobaría. De los 329 congresistas, 170 votaron por aprobarla, especialmente la mayoría chiita que conforma el órgano legislativo. Los parlamentarios kurdos, antiguos aliados de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico, así como los sunitas, cercanos al reino de Arabia Saudita, no asistieron a la votación.


El voto se da dos días después del ataque con drones en el que murió el general, considerado como el segundo hombre en Irán, Qassem Soleimani, y otros altos mandos iraquíes de las milicias pro chiitas que además de ser parte de la coalición internacional que combatió al Estado Islámico, días antes habían intentado entrar a la embajada de Estados Unidos en la Zona Verde.


Las protestas fueron una reacción a los bombardeos de Estados Unidos al norte de Irak y Siria, que dejaron docenas de muertos. Y que significaron las primeras protestas en Sinhar al norte del país.


El gobierno de Donald Trump ha debilitado la ya precaria relación que tenía con Irán, tras retirarse del pacto nuclear acordado por su predecesor, el demócrata Barack Obama. Trump basó su decisión, en la debilidad del pacto y en presuntos incumplimientos, posteriormente impuso duras sanciones a la industria nacional iraní que afectaron gravemente su economía.


Irán ha respondido con amenazas. Entre otras, el Gobierno ya ha anunciado que renunciará completamente a cumplir con el acuerdo nuclear internacional de 2015, lo que comporta que desarrollará su programa sin ninguna limitación. Además, el presidente Hassan Rohani ha asegurado que vengará el asesinato. Mientras desde Bagdad hasta Teherán se adelanta una multitudinaria procesión fúnebre del conocido general, Mohshen Rezaei, exlíder de la Guardia Revolucionaria iranía, aseguró que la venganza de la república islámica incluirá centros militares israelíes, así como la ciudad de Haifa.


El parlamento iraquí, además, pidió al ministro de exteriores presentar una queja urgente al Consejo de Seguridad de la ONU por “violar la soberanía y seguridad de Irak”. Así como realizar una investigación sobre los hechos del ataque en el aeropuerto y presentar los resultados de los mismos en siete días.

Una niña sostiene una foto de Qassem Soleimani, jefe de la élite de la Fuerza Quds, que murió en un ataque aéreo en el aeropuerto de Bagdad, durante una ceremonia de funeral para llorar su muerte, en los suburbios de Beirut, Líbano, 5 de enero de 2020.
Una niña sostiene una foto de Qassem Soleimani, jefe de la élite de la Fuerza Quds, que murió en un ataque aéreo en el aeropuerto de Bagdad, durante una ceremonia de funeral para llorar su muerte, en los suburbios de Beirut, Líbano, 5 de enero de 2020. REUTERS - AZIZ TAHER


 

Reacciones más allá de Irak

El Medio Oriente es una olla a presión a punto de estallar, desde la muerte de Soleimani, un general que fue clave en la lucha contra el Estado Islámico y que despertaba una amplia acogida más allá de las fronteras del país persa, el líder del grupo chií libanés Hezbolá, Hassan Nasrallah, insistió en la expulsión de las tropas de Estados Unidos en toda la región y agregó: “el Ejército de EE. UU. que mató a Soleimani y Al Mohandes pagará el precio.”


Y aunque pidió respetar la vida de civiles estadounidenses, si hizo un llamado a atacar bases militares, navíos y oficiales en los países de la península. Estados Unidos tiene presencia de tropas desde Arabia Saudita hasta Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes.


La coalición internacional que enfrentó a la organización Estado Islámico, conformada especialmente por fuerzas estadounidenses y kurdas, decidió suspender sus operaciones para enfocarse en proteger sus bases en medio de la tensión con Irán.


Mientras tanto el secretario de la Liga Árabe, el general Ahmed Aboul Gheit, expresó su preocupación por lo que está sucediendo en Irak y pidió “calma a la región”. Agregó: “no se necesita escalar o empezar nuevos conflictos”. La Unión Europea, por su parte, invitó al ministro de Exteriores de Irán, Yavad Zarif, a un diálogo en Bruselas para buscar salidas a la crisis.


Sin embargo, el tono de Estados Unidos es muy distinto. El presidente Trump a través de sus redes sociales amenazó a Irán de nuevo y dijo que, si hay una respuesta militar, él responderá atacando 52 sitios de alto valor, incluso cultural, del país persa. Algo que el canciller iranía Javad Zarif calificó como un posible "crimen de guerra".

 


Hossein Dehgan, consejero militar de Irán, dijo en entrevista con CNN: “lo único que puede terminar este periodo de guerra es que los estadounidenses reciban un golpe tan fuerte como el que nos han infligido”

Protestas

Esta tormenta regional llega a un Irak con unas instituciones debilitadas después de meses de protestas que empezaron en octubre contra la desigualdad social y la corrupción en el Gobierno. En noviembre, el primer ministro Adel Abdul Mahdi presentó su renuncia por las incesantes manifestaciones, y desde entonces ocupa el cargo de manera interina. Mahdi será el encargado de negociar con Estados Unidos la retirada de las tropas aprobada por el Parlamento. 

La votación de este sábado, precisamente, mostró la división profunda que atraviesa Irak. La mayoría chiíta que respalda Irán fue quien apoyó la moción, mientras que los sunitas y los kurdos dejaron a Cámara. Lo mismo pasó en las calles de algunas ciudades como Basra y Nassyria, donde se registraron enfrentamientos entre los manifestantes y las milicias chiítas, que hirieron a cuatro personas. Además de protestar contra la corrupción, el movimiento espontáneo que llena las calles de Irak desde hace meses también se alimenta de un sentimiento anti-iraní contra la ingerencia del país vecino en la política de Irak. 

En cambio, en Kerbala centenares de estudiantes unieron ambos sentimientos y se manifestaron para apoyar la moción del Parlamento que exige retirar las tropas de Estados Unidos pero también contra el intervencionismo de Irán. Así hablaba uno de los estudiantes, Ahmad Jawad Kazim: "Queremos condenar y rechazar la intervención americana y los bombardeos que ocurrieron en Irak. A la vez, rechazamos convertir Irak en una plataforma para los conflictos internacionales, iraníes y americanos".

Con AP, AFP y Reuters
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.