Saltar al contenido principal

En Francia, la fiscalía antiterrorista asumió la investigación del ataque con cuchillo en Villejuif

La policía francesa asegura el área en Villejuif luego de un ataque con cuchillo en un parque público que dejó un muerto y dos heridos, el 3 de enero de 2019.
La policía francesa asegura el área en Villejuif luego de un ataque con cuchillo en un parque público que dejó un muerto y dos heridos, el 3 de enero de 2019. Charles Platiau / Reuters
5 min

La dependencia judicial especializada en casos de terrorismo anunció su intervención en el proceso sobre la agresión que un joven llevó a cabo en un parque público, el cual le provocó la muerte a un hombre. El atacante tenía antecedentes de enfermedades mentales y se había radicalizado bajo el islam. 

Anuncios

Un día después del ataque con cuchillo en Villejuif perpetrado por un joven con problemas mentales que se había convertido al islam, la fiscalía antiterrorista francesa asumió la investigación del caso, que originalmente había sido tratado como un crimen, hecho que dejó un muerto y dos heridos, además del fallecimiento del agresor tras recibir los disparos de la policía.

La carátula de la causa se modificó luego de que, tras las primeras investigaciones, las autoridades determinaran que el atacante se había radicalizado y había planeado cuidadosamente el ataque con el objetivo de infundir terror.

“Si bien el autor de los hechos presenta importantes problemas psiquiátricos, las investigaciones de las últimas horas han permitido establecer una radicalización segura, así como una preparación organizada para pasar al acto”, explicó la fiscalía a través de un comunicado.

El ataque con cuchillo ocurrió el viernes 3 de enero poco antes de las 14 (hora local) en el parque de Altos de Bruyères, en Villejuif, un suburbio al sur de París. Al grito de “Allahu Akbar” (Dios es grande), el joven –identificado posteriormente como Nathan C., de 22 años, oriundo de Lilas, un suburbio al noreste de París- acuchilló y mató a un hombre de 56 años que se interpuso cuando su esposa iba a ser atacada. La mujer, de 47 años, sufrió heridas graves y otra mujer, una corredora de 30 años, también fue lesionada en la espalda. Ambas ya han sido dadas de alta del hospital.

El agresor, en ese momento, continuó su camino hacia un centro comercial en la localidad vecina de L’Hay-les-Roses con la intención de atacar a más personas, pero fue interceptado por la policía, que le disparó y lo mató.

Según la fiscalía antiterrorista, la investigación “ha probado un recorrido pensado y selectivo que buscaba perturbar gravemente el orden público mediante la intimidación y el terror”.

De esta manera, la causa ahora es por asesinato y tentativa de asesinato en relación con una red terrorista y asociación criminal terrorista.

Las investigaciones fueron encomendadas en referencia conjunta a la Dirección General de Seguridad Interna (DGSI) y a la Dirección Regional de la policía judicial de París.

El atacante portaba una carta testamento, lo que para los investigadores prueba la planificación previa

Antes del anuncio de la investigación del hecho como un acto terrorista, la fiscal de Créteil, Laure Beccuau, que asumió la tarea el viernes, dio detalles sobre las características del agresor y el desarrollo del ataque.

La letrada indicó que el atacante sufría un grave trastorno psiquiátrico desde su infancia y se había convertido al islam en 2017, a la vez que había procedido con “violencia y determinación extremas”, al grito de “Allahu Akbar” (Dios es grande).

En un primer lugar, antes de matar a un hombre y herir a dos mujeres, el joven se abstuvo de atacar a un primer transeúnte después de certificar que era musulmán y pronunciar una oración en árabe, según explicó Beccuau.

Además, el subdirector de la policía judicial de París, Philippe Bugeaud, explicó que, entre las pertenencias del agresor, se encontraron documentos religiosos, incluida una copia del Corán y otras obras “salafistas” (movimiento ultraconservador islámico sunita), y una carta testamento, que según los investigadores prueba el carácter planeado del ataque.

Bugeaud sostuvo que “puede considerarse, no como una carta de lealtad, sino como una de partida, una carta testamentaria con repeticiones bastante características del mundo musulmán que se autoflagela y que sabe que puede dar el paso”.

Beccuau dijo que las sospechas fueron reforzadas luego de que los investigadores inspeccionaran el apartamento del agresor, el cual tenía “todas las señales” de que “ya no iba a ser ocupado”.

Además, la fiscal señaló que sus familiares lo describieron como “intelectualmente brillante” y confirmaron que estaba bajo seguimiento psiquiátrico “desde los 5 años”, fue hospitalizado varias veces y fue dado de alta de un hospital en mayo pasado “antes de suspender el tratamiento en junio”. Además, admitió que el atacante también sufrió problemas de “adicción a las drogas narcóticas”.

Con AFP, Reuters y EFE

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.