Saltar al contenido principal

El Rally Dakar hizo su estreno en Arabia Saudita, en medio de las controversias

El lituano Vaidotas Zala, de Mini, participa de la primera etapa del Rally Dakar 2020, entre Jeddah y Al Wajh, el 5 de enero de 2020.
El lituano Vaidotas Zala, de Mini, participa de la primera etapa del Rally Dakar 2020, entre Jeddah y Al Wajh, el 5 de enero de 2020. Hamad I Mohammed / Reuters

La 42° edición de la exigente competencia celebró su primera etapa en el país árabe, con el lituano Vaidotas Zala como sorpresivo ganador entre los autos. Asociaciones defensoras de derechos humanos cuestionan la organización y denuncian que es una herramienta de Riad para mejorar su imagen internacional.

Anuncios

La 42° edición del Rally Dakar tuvo su largada este domingo 5 de enero en Arabia Saudita, país al que llega por primera vez tras pasar 10 años en Sudamérica y lejos de sus orígenes, que unían a París, en Francia, con Dakar, la capital de Senegal.

La prueba, considerada la más exigente en el rally mundial, inició con más de 351 participantes, divididos en las categorías de automóviles, motocicletas, camiones, cuatriciclos y SSV, que buscarán completar el recorrido de 7.800 kilómetros (divididos en 12 etapas) desde las orillas del Mar Rojo, pasando por las rocas de Al-Ula, las gigantescas dunas del Barrio Vacío –el mar de arena más grande del mundo- hasta llegar a la meta en Al-Qiddiah.

El atractivo de la competencia se fusionó con la geografía de Arabia Saudita, en un intento de los organizadores de revivir una carrera que parecía estancada en sus últimas ediciones sudamericanas. Sin embargo, la elección del país desató un fuerte malestar entre las organizaciones defensoras de derechos humanos.

Estas entidades temen que la organización del Dakar ofrezca a Arabia Saudita un escenario para mejorar su imagen internacional, en una nación fuertemente cuestionada por las violaciones de derechos humanos –sobre todo de las mujeres- y por el asesinato del periodista crítico de la corona saudita, Jamal Khashoggi, ocurrido en octubre de 2018 en el consulado saudita de Estambul, crimen con el cual es vinculado el príncipe heredero saudita, Mohamed bin Salman.

Las condiciones del vínculo entre la compañía francesa organizadora Amaury Sport Organization (ASO) y el Gobierno del reino no se conocen en detalle, pero los organizadores prefirieron elogiar la “voluntad de apertura” de Riad, al señalar que el evento no se podría haber llevado a cabo sin las reformas llevadas adelante por Bin Salman.

Para Human Rights Watch, el Dakar busca “que la gente olvide los crímenes del régimen” saudita

La asociación Human Rights Watch (HRW) fue una de las entidades que se expresaron con mayor fuerza en contra de la realización del Rally Dakar en Arabia Saudita. Para esa entidad, se trata de “una operación de comunicación y diversión destinada a hacer que la gente olvide los crímenes del régimen” saudita.

El viernes 3 de diciembre, esa ONG y varias asociaciones defensoras de los derechos humanos, incluida la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH), pidieron una vez más a ASO, a France Télévisions (propietaria de los derechos de transmisión del evento) y a los pilotos y espectadores del Dakar que “no se dejen cegar por el espectáculo deportivo” y que no permitan que la carrera sea “una plataforma ofrecida a Arabia Saudita para mejorar su imagen”.

En diálogo con France 24, el director de la FIDH, Antoine Madelin, recordó que “Arabia Saudita es responsable de la peor crisis humanitaria en el mundo, tal y como han reconocido las Naciones Unidas, con la muerte de cien mil personas en Yemen”.

“Arabia Saudita es el país con la tasa más alta de pena de muerte en 2019. El año pasado documentamos más de 180 ejecuciones. Hubo menores que fueron arrestados”, agregó.

Por su parte, el director de la ONG saudita Al Qst, Yahya Assiri, señaló que “esta carrera significa un encubrimiento de las violaciones de derechos humanos, de la tortura, de las ejecuciones, del asesinato del periodista Jamal Khashoggi”.

“Normaliza la situación en Arabia Saudita, que la gente se olvide de las violaciones y siga mirando los deportes en el país a pesar de todos estos crímenes y violaciones”, cuestionó.

El lituano Vaidotas Zala da el golpe entre los autos en el debut

En lo deportivo, la carrera inició con un recorrido de 752 kilómetros (319 cronometrados y 433 de enlace) entre Jeddah y Al Wajh. Entre los automóviles, el lituano Vaidotas Zala fue la gran sorpresa al dominar por delante de los favoritos.

A bordo de una de las 4x4 de Mini, Zala completó el tramo cronometrado en 3 horas, 19 minutos y 4 segundos, relegando al segundo lugar al trece veces ganador del Dakar, el francés Stéphane Peterhansel, también de Mini. Y el español Carlos Sainz (Mini) completó el podio de la primera jornada.

Por su parte, la gran atracción de la competencia, el español Fernando Alonso, dos veces campeón de la Fórmula Uno, tuvo un auspicioso debut en el Dakar y llegó undécimo al volante de su Toyota.

En tanto, el campeón defensor, el catarí Nasser Al Attiyah (Toyota), campeón defensor de la competencia, sufrió tres pinchazos en la parte final y quedó relegado al cuarto lugar. El mejor latinoamericano fue el argentino Orlando Terranova (Mini), que culminó séptimo.

Entre las motos, el australiano Toby Price (KTM) inició la defensa de su título con una sólida victoria, por delante del estadounidense Ricky Brabec (Honda) y del austríaco Matthias Walkner (KTM). Cuarto fue el argentino Kevin Benavides, de Honda.

En los cuatriciclos, el chileno Ignacio Casale, campeón en 2014 y 2018, terminó con más de 5 minutos de ventaja sobre su principal rival por el título, el polaco Rafal Sonik. Tercero fue otro chileno, Giovanni Enrico, y cuarto otro argentino, Manuel Andújar.

Los camiones tuvieron al ruso Anton Shibalov (Kamaz) como primer ganador, mientras que el campeón de las últimas tres ediciones, su compatriota Eduard Nikolaev (Kamaz), cedió más de 11 minutos y terminó décimo.
Por último, en los SSV, el polaco Aron Domzala se llevó la victoria, seguido del estadounidense Casey Currie, el español José Antonio Hinojo López y del chileno Francisco López Contardo.

La segunda etapa, de 393 kilómetros entre Al Wajh y Neom, con 367 cronometrados y 26 de enlace, promete profundizar aún más los desafíos de navegación saudita de un Rally Dakar que comenzó fuerte, entre el atractivo deportivo y la controversia.

Con AFP y EFE
 

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.