Saltar al contenido principal

Harvey Weinstein, a juicio: el movimiento #MeToo llega a los tribunales

El productor de cine estadounidense Harvey Weinstein sale de los juzgados de Nueva York tras una audiencia por un juicio en su contra por acoso sexual, el 11 de diciembre de 2019.
El productor de cine estadounidense Harvey Weinstein sale de los juzgados de Nueva York tras una audiencia por un juicio en su contra por acoso sexual, el 11 de diciembre de 2019. Eduardo Munoz / Reuters
8 min

Más de dos años después de las primeras denuncias contra el productor estadounidense Harvey Weinstein, quien fue uno de los mayores magnates del mundo del cine, se sienta en el banquillo de los acusados para enfrentar cargos de acoso sexual y violación.

Anuncios

De productor todopoderoso de Hollywood a enfrentarse a cadena perpetua. Harvey Weinstein, magnate de la industria cinematográfica de Estados Unidos, acude este 6 de enero a los tribunales de Nueva York para dar inicio al juicio en el que se le acusa de acoso sexual y violación en distintos grados. Las consecuencias podrían dejarlo toda la vida entre rejas. 

Es un día esperado por muchas personas. Desde que decenas de mujeres acusaron a Weinstein de distintas agresiones, partiendo de acoso laboral hasta violaciones, el productor se ha convertido en un símbolo del fin de la impunidad de la violencia machista y el silencio que suele rodearla. 

Su caso instigó el movimiento #MeToo, "yo también", que convocó a miles de voces de mujeres a denunciar cómo sufren y sufrieron el machismo en sus propias carnes. Esta etiqueta se extendió como la pólvora y logró posicionar a favor de la defensa de los derechos de las mujeres a prominentes voces del mundo del cine y del arte. En cambio, Weinstein fue despedido de su propia productora, expulsado de los premios BAFTA y suspendido de la Academia de las Artes. 

La actriz australiana Cate Blanchett y la directora francesa ya fallecida Anges Varda en la alfombra roja del Festival de Cannes, cuando denunciaron la violencia machista en la industria del cine el 12 de mayo de 2018.
La actriz australiana Cate Blanchett y la directora francesa ya fallecida Anges Varda en la alfombra roja del Festival de Cannes, cuando denunciaron la violencia machista en la industria del cine el 12 de mayo de 2018. Antonin Thuillier / AFP

¿Quiénes son los protagonistas del juicio?

Todos los ojos están puestos, por supuesto, sobre el propio Weinstein. El productor mantiene su inocencia desde que estalló el escándalo en 2017 y en repetidas ocasiones ha afirmado que todos sus contactos sexuales con mujeres fueron consensuados. En octubre de ese año publicó un comunicado donde aseguraba haberse dado cuenta de que "necesita ser una mejor persona" y de que su comportamiento "en el pasado ha causado mucho dolor". 

Pero no se espera que Weinstein hable en su defensa. Ese será el papel de Donna Rotunno, la abogada que lidera un equipo de cinco personas dedicado a demostrar la inocencia del productor. Rotunno tiene experiencia en casos de acusaciones por agresiones sexuales o acoso laboral y parece que fue quien logró convencer a Weinstein, después de que un largo carrusel de abogados pasaran por las manos del estadounidense. 

Frente a Rotunno está la parte acusatoria: la fiscalía general de Nueva York fue quien abrió el caso contra Weinstein en febrero de 2018, y lo hizo basándose en solo dos denuncias de las decenas que recibió, ya que la mayoría habían prescrito. Una de las denuncias es anónima, mientras que la otra proviene de la asistente de producción Mimi Haleyi, quien trabajó con Weinstein, y que asegura que sufrió un largo episodio de acoso laboral que terminó con un encuentro sexual no deseado con el magnate. 

La asistente de producción Mimi Haley y su abogada Gloria Allred ofrecen una rueda de prensa el 24 de octubre de 2017 con motivo de la denuncia de Haleyi contra harvey Weinstein por agresión sexual.
La asistente de producción Mimi Haley y su abogada Gloria Allred ofrecen una rueda de prensa el 24 de octubre de 2017 con motivo de la denuncia de Haleyi contra harvey Weinstein por agresión sexual. Mike Coppola / AFP

Su abogada es Gloria Allred, conocida por defender causas feministas en los tribunales. En una entrevista reciente con la agencia española EFE hablaba así: "¿Cuántas mujeres se necesitan para que sus acusaciones contra un hombre poderoso sean creídas si el hombre poderoso lo niega? ¿Se necesita más de una, dos tres, cuatro, cinco?". 

También tiene un papel clave Annabella Sciorra, actriz conocida principalmente por su papel en la famosa serie Los Soprano. A pesar de que su caso particular prescribió, participará en calidad de testigo para denunciar que Weinstein la violó en el invierno entre 1993 y 1994. La parte acusatoria quiere usar la historia de Sciorra para demostrar que el productor tuvo una actitud "depredadora" hacia sus víctimas a lo largo de décadas, lo que podría conllevar una sentencia más severa. 

Dos años de caída libre para Weinstein

La tormenta contra Weinstein empezó en octubre de 2017 a raíz de una investigación de The New York Times, donde se explicaba que el productor había llegado a acuerdos extrajudiciales con varias denunciantes para acallar sus acusaciones por acoso sexual. Allí alzó la voz la primera actriz, la estadounidense Ashley Judd. Días después, The New Yorker se sumó con un segundo reportaje donde se leían más voces, algunas anónimas y otras no, contra Weinstein. 

El productor Harvey Weinstein se entrega a la policía el 25 de mayo de 2018 debido a las acusaciones de acoso sexual que pesan sobre él en Nueva York, Estados Unidos.
El productor Harvey Weinstein se entrega a la policía el 25 de mayo de 2018 debido a las acusaciones de acoso sexual que pesan sobre él en Nueva York, Estados Unidos. Steven Ferdman / AFP

La publicación de ambos artículos desató una verdadera oleada de acusaciones contra el productor, especialmente por parte de actrices y trabajadoras de la industria del cine. La misma Angelina Jolie aseguró que había decidido no volver a trabajar con Weinstein después de una "mala experiencia" con él durante sus primeros años de carrera. 

Los meses posteriores supusieron la caída en desgracia del famoso productor, mientras las autoridades judiciales preparaban el caso en su contra. En febrero de 2018, la Fiscalía de Nueva York finalmente hizo la acusación formal que desencadenó este juicio. Tres meses después, en mayo, Weinstein se entregó a la policía: tuvo que pagar un millón de dólares de fianza para quedar en libertad, y desde entonces lleva un geolocalizador y no tiene acceso a su pasaporte. 

La ola del #MeToo inunda Hollywood

Desde el inicio, el caso Weinstein sobrepasó su propia historia y se convirtió en un símbolo. Un tuit terminó de detonar la bomba: la actriz Alyssa Milano pidió en esta red social que aquellas que hubieran sido "acosadas o agredidas sexualmente" respondieran con un simple "yo también", #MeToo. El alcance fue inimaginable, y desde famosas como Reese Witherspoon, Ellen Degeneres, políticas como Kamala Harris o personas anónimas compartieron haber sido víctimas de este tipo de violencia por primera vez. 

Y esta oleada no se quedó en las redes. En el Festival de Cannes de 2018, varias actrices acudieron vestidas de negro para denunciar el acoso en el trabajo y leyeron un manifiesto, en voz de la laureada Cate Blanchett y la prestigiosa directora Angès Varda en apoyo a #MeToo. 

Además, varias personalidades del mundo del cine decidieron ir un paso más allá y lanzaron la campaña "Time's Up", "Se acabó el tiempo". La misma Witherspoon, junto con Natalie Portman, Shonda Rimes, y unas trescientas mujeres de Hollywood, se pusieron manos a la obra para recaudar fondos en aras de luchar contra el acoso sexual y lograr mejoras legales para defender a las víctimas. 

Por eso, las implicaciones de lo que pasó a raíz de su caso van mucho más allá. "No es solo lo que vemos en los medios, lo que vemos en las noticias. Este es un movimiento de supervivientes", asegura Tarana Burke, una de las fundadoras de #MeToo años antes de que se hiciera famoso. "Vaya o no Weinstein a prisión, todavía tenemos trabajo para terminar con la violencia sexual". 

En una década marcada por el auge de las movilizaciones feministas alrededor del mundo, como "Ni una menos" en América Latina, las huelgas feministas en España y las conquistas de derechos de las mujeres en varios países de Medio Oriente, #MeToo supuso el contagio de estas reivindicaciones en Hollywood, un símbolo internacional que sirvió de ejemplo. Por eso, a pesar de que una condena contra Weinstein sería un indicio del fin de la impunidad de la violencia machista en el sistema judicial, la principal victoria del #MeToo fue romper la barrera de silencio que rodea esta lacra.

Con EFE, AFP y Reuters

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.