Saltar al contenido principal

Irán anunció que abandona el último compromiso con el acuerdo nuclear de 2015

La bandera de Irán flamea frente a la sede de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) en VIena, Austria, el 4 de marzo de 2019.
La bandera de Irán flamea frente a la sede de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA) en VIena, Austria, el 4 de marzo de 2019. Leonhard Foeger / Archivo / Reuters

Teherán confirmó que ya no cumplirá con el límite establecido sobre la cantidad de centrifugadoras para la producción de uranio. Así, ignora todas las restricciones impuestas por el pacto firmado con las potencias mundiales. Pero prometió seguir cooperando con la agencia nuclear de la ONU.

Anuncios

Irán ya no tendrá restricciones a su programa nuclear. El Gobierno de Teherán confirmó el abandono del compromiso que le restaba y que seguía en pie con el acuerdo nuclear de 2015, firmado con Reino Unido, Francia, Alemania, Rusia, China, la Unión Europea y Estados Unidos. Este último se retiró del pacto en mayo de 2018.

Este paso -el final de una serie de abandono progresivo de los compromisos por parte de Irán en rechazo a la salida de Estados Unidos y al posterior endurecimiento de las sanciones económicas- era esperado para este fin de semana, pero el anuncio coincide con la escalada de conflicto que protagonizan Irán y Estados Unidos tras el ataque estadounidense en Irak que provocó la muerte del general iraní Qassem Soleimani.

Según el comunicado oficial difundido por la televisión estatal iraní, Teherán deja de cumplir el quinto y último compromiso del acuerdo nuclear (JCPOA, por sus siglas en inglés), referido a las limitaciones sobre la cantidad de centrifugadoras para la producción de uranio, que era de 6.100.

De esta manera, el Gobierno iraní señaló que el país “continuará su enriquecimiento nuclear sin restricciones y en función de sus necesidades técnicas” dado que “ya no existen obstáculos operativos para el programa nuclear” de Irán, es decir, para la capacidad y el nivel de enriquecimiento de uranio, la cantidad de material enriquecido y la investigación y el desarrollo.

No obstante, las autoridades de Teherán aclararon que mantendrán la cooperación con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), ente dependiente de la Organización de Naciones Unidas (ONU), y permitirán el ingreso de sus inspectores “como antes”.

En los meses previos, Irán ya había dejado de cumplir con otras restricciones sobre sus actividades nucleares, incluyendo el límite de reservas de uranio, el nivel de enriquecimiento, la cantidad de almacenamiento de agua pesada, los modelos de centrífuga y la reactivación del enriquecimiento en la planta de Fordo.

Irán asegura que puede volver a cumplir los compromisos si Estados Unidos levanta las sanciones

Las frágiles relaciones entre Estados Unidos e Irán se deterioraron fuertemente después de la retirada del acuerdo nuclear dictada por el presidente Donald Trump y por la implementación de nuevas sanciones económicas.

Por su parte, Teherán ha criticado a las potencias europeas por no salvar el pacto para proteger la economía iraní ante los castigos y, en esa medida, optó por abandonar las restricciones como método de presión.

Sin embargo, el Gobierno iraní reiteró que puede volver a apegarse a los compromisos si Estados Unidos elimina las sanciones.

“Este paso está dentro del JCPOA y los 5 pasos son reversibles tras la implementación efectiva de las obligaciones recíprocas”, escribió en Twitter el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamed Javad Zarif.

Salvar el acuerdo nuclear, una misión cada vez más difícil

Más allá de abandonar los compromisos, Irán se ha mantenido dentro del acuerdo nuclear y ha dejado espacio tanto para negociar como para profundizar las medidas si es necesario.

Sin embargo, el acercamiento con Estados Unidos asoma lejano. Lejos de abandonar las sanciones, Washington apuesta a una campaña de “máxima presión” para obligar a Irán a negociar un acuerdo más amplio, que también cubra su programa de misiles balísticos y su papel en los conflictos de Medio Oriente, algo que Teherán no está dispuesta a aceptar.

Por su parte, un día antes del anuncio de Irán, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, dijo que dialogó con el canciller iraní Mohamed Javad Zarif “sobre los acontecimientos recientes”, en relación a la muerte del general Soleimani, y enfatizó en “la necesidad de calmar las tensiones, ejercer moderación y evitar una mayor escalada”, a la vez que discutió “la importancia de preservar el acuerdo nuclear, que sigue siendo crucial para la seguridad global”.

Firmado en 2015 en Viena entre Irán, los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (Estados Unidos, Rusia, China, Francia, Reino Unido), Alemania y la Unión Europea, el acuerdo nuclear estableció una limitación de las capacidades nucleares de Irán a cambio del levantamiento de las sanciones internacionales.

El pacto en su conjunto fue diseñado con el fin de extender el tiempo que Irán necesitaría para lograr el material fisionable suficiente para desarrollar una bomba nuclear, si quisiera contar con esa arma.

Si bien Irán ha superado el límite de pureza del uranio enriquecido de 3,67% establecido por el pacto nuclear desde que comenzó a abandonar sus compromisos, el índice se ha mantenido alrededor del 4,5% en los últimos meses, muy por debajo del 20% que Teherán había alcanzado antes de la firma del acuerdo e incluso más lejos del 90% aproximado necesario para el desarrollo de armas nucleares.

Con Reuters, AFP y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.