Saltar al contenido principal

Turquía comienza a enviar tropas a Libia para apoyar al Gobierno de Trípoli

Los manifestantes libios se reúnen durante una manifestación contra la decisión del parlamento turco de enviar fuerzas turcas a Libia, en Benghazi, Libia, el 3 de enero de 2020.
Los manifestantes libios se reúnen durante una manifestación contra la decisión del parlamento turco de enviar fuerzas turcas a Libia, en Benghazi, Libia, el 3 de enero de 2020. Esam Omran / Reuters
5 min

El Ejército turco comenzó su despliegue en el país africano con el objetivo de apoyar al, internacionalmente reconocido, Ejecutivo de Fayez al-Serraj cuando está sufriendo una dura ofensiva sobre la capital por parte de su rival del este, el Gobierno del militar Khalifa Haftar.

Anuncios

La promesa parlamentaria del Gobierno de Recep Tayyip Erdogan está a punto de cumplirse con el ingreso de las primeras tropas turcas en suelo libio, en un momento crucial de la guerra que sume al país africano desde hace años y que parece, cada vez más, que se decanta en favor del Ejecutivo situado al este del país que dirige el militar sublevado Khalifa Haftar.

Los expertos geoestratégicos indican que con toda probabilidad Haftar se iba a hacer con la victoria en Libia, pero la intención de Turquía es frenar esta ofensiva y resultado final de la contienda para utilizarlo en su favor. La cuestión es cómo podría lograrlo.

El número de soldados previsto para enviar es indeterminado y en ningún momento se ha dado a conocer por el Gobierno. Lo que sí que se ha dicho es que no se quiere entrar en enfrentamiento directo y que tan sólo se pretende dar cobertura militar y apoyo geoestratégico a las tropas del Gobierno de Fayez al-Serraj.

Pero una cosa está clara, Turquía ni quiere ni puede dar la vuelta al desarrollo de la contienda ya que el poderío militar de Haftar es muy grande. Lo que pretende Turquía es hacer fuerte la defensa de Trípoli, que lleva meses asediada, para forzar al militar a sentarse en una mesa de negociaciones y que se empiece un periodo de transición acordado.

Esta labor ahora mismo es compleja porque el Gobierno del este de Libia ve cada vez más cerca la “reconquista del país”. La forma en que dará el apoyo Turquía también es una incógnita. Se sabe que van a establecer base en el oeste de Libia, pero la cobertura militar que brinden deberá de ser terrestre y no aérea.

¿Por qué? Porque todos los aviones F-16 de los que dispone Erdogan no llegan a cubrir aéreamente a Libia desde Turquía. Necesitaría un portaviones, de los que Turquía carece, o establecer una base aérea, algo costoso e improbable que sería imposible dado que Haftar también cuenta con apoyo por aire.
 

Un rompecabezas que trae más tensiones internacionales


La situación en Libia es compleja. El Gobierno de Trípoli es reconocido por Naciones Unidas, pero no cuenta con el apoyo de una parte importante de miembros de dicha organización. Muchos otros estados, entre los que se encuentran Arabia Saudita, Egipto, Francia o Rusia apoyan al Gobierno del militar Haftar.

Los dos bandos sufren un bloqueo internacional para recibir armas. Algo a lo que se acoge Turquía ya que señala que países como Arabia Saudita están rompiendo estas restricciones en favor de Haftar.

El presidente turco, Tayyip Erdogan, se dirige a los legisladores de su gobernante Partido AK durante una reunión en el parlamento en Ankara, Turquía, el 30 de octubre de 2019.
El presidente turco, Tayyip Erdogan, se dirige a los legisladores de su gobernante Partido AK durante una reunión en el parlamento en Ankara, Turquía, el 30 de octubre de 2019. Oficina presidencial de prensa via Reuters

Esta guerra representa las tensiones dentro del mundo musulmán ya que a un lado se encuentra Egipto, Arabia Saudita o Jordania y al otro Turquía y Catar. Los primeros guardan relaciones malas o intermitentes con los segundos y cada vez están más cercanos a la órbita de Israel, mientras que los segundos se sitúan cada vez más cerca de la órbita de Irán y mantienen más tensiones con sus vecinos israelíes.
 

Pero, ¿por qué es tan importante para Erdogan tener presencia en un país como Libia?

Turquía estaba quedando al margen de la repartición de un país que es sumamente importante en recursos de combustibles fósiles, tanto de gas como de petróleo. Desde la caída del Gobierno del dictador Muamar Gadafi, no ha habido un Ejecutivo estable en el país y sus recursos ya no llegan con tanta eficiencia al resto del mundo.

El hecho de poder intervenir en el final de esta guerra abre posibilidades económicas para Turquía y sus empresas.  Algo que interesa mucho a Erdogan y al resto de actores que están presentes de forma directa o indirecta en el conflicto.

Desde la oposición turca, no entienden el movimiento del Gobierno y consideran, por otra parte, que el único interés de Erdogan es inmiscuirse en otro conflicto, como en su día hizo con Siria, para distraer la atención de la opinión pública, crear un enemigo exterior y afrontar mejor el debilitamiento electoral que está sufriendo su partido en los últimos comicios.
 

Posibilidad de que existan tropas sirias


Durante las últimas semanas se ha hablado de la posibilidad que existe de que tropas del Ejército Libre Sirio, que combaten al norte de su país contra Bashar al-Asad con apoyo turco, vayan como mercenarias a ayudar a la causa de Erdogan a suelo sirio. Desde el Ejecutivo lo niegan, pero varias fuentes señalan que más tarde o más temprano es una posibilidad real.

De ser así, serían más terceros agentes sumados a la compleja ecuación que representa la contienda libia, ya que actualmente ya existen milicianos rusos y sudaneses apoyando al gobierno de Bengasi, en el este del país.

Con AP, Reuters y EFE
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.