Saltar al contenido principal

Carlos Ghosn defiende su inocencia y denuncia “persecución política”

El ex presidente de Nissan, Carlos Ghosn, hace un gesto mientras habla durante una conferencia de prensa en el Sindicato de la Prensa Libanesa en Beirut, Líbano, el 8 de enero de 2020.
El ex presidente de Nissan, Carlos Ghosn, hace un gesto mientras habla durante una conferencia de prensa en el Sindicato de la Prensa Libanesa en Beirut, Líbano, el 8 de enero de 2020. © Mohamed Azakir / Reuters
4 min

El exdirector de la compañía Nissan huyó de Japón de forma clandestina cuando estaba en pleno proceso de investigación por corrupción financiera y, desde el Líbano, se refirió a la que califica como una serie de "injusticias" cometidas en su contra. 

Anuncios

Carlos Ghosn denunció una persecución política de Japón. En una rueda de prensa que acaparó la atención de los medios internacionales, el exdirector de la compañía automovilística Nissan reiteró su inocencia y aseguró que el motivo de su huida hacia el Líbano, un país sin convenio de extradición, fue la “injusticia” japonesa y una persecución política en su contra.

Ghosn estaba siendo investigado por la justicia japonesa por corrupción desde hacía meses. El exdirector fue detenido en noviembre de 2018 y puesto en libertad bajo fianza el 25 de abril de 2019, pero con restricciones a la hora de salir de su casa y prohibición de salida de Japón a la espera de que se celebrase su juicio.

En su primera aparición desde su intrépido escape de Japón, Ghosn dijo en una conferencia de prensa en Beirut que la decisión de huir fue "la más difícil" de su vida.

Los reportes de los medios indican que dejó su residencia en Tokio solo, saltándose la ley y a pesar de la supuesta vigilancia rigurosa con la que contaba. Se reunió con dos hombres en un hotel y, luego, tomó un tren bala a Osaka antes de abordar un avión privado escondido dentro de una caja para equipos musicales. Desde ahí voló a Estambul y de la capital turca se trasladó a Beirut.

Ghosn expuso su punto de vista ante la prensa internacional a través de una presentación. Aseguró que la compañía y las autoridades japonesas fueron contra él en cuanto planteó la fusión con Renault debido a la situación financiera de la organización.

“Desafortunadamente no había confianza. Y algunos de nuestros amigos japoneses pensaron que la única forma de deshacerse de Renault en Nissan era deshacerse de mí”, dijo. Ghosn aseguró que no está "por encima de la ley”, pero que tampoco está dispuesto a soportar “la injusticia japonesa”.
 

La incógnita en torno a su extradición

Nissan Motor aseguró que todavía estaba emprendiendo acciones legales a parte de su fuga contra Ghosn. La compañía aseguró que la causa de su persecución es la corrupción. Renault confirmó en junio de 2019 que en una auditoría interna con su socio Nissan encontró 11 millones de euros en gastos cuestionables en su holding holandés, vinculado a Ghosn.

Pero lo cierto es que no cometió ningún delito en Líbano y no existe ningún tratado de extradición entre Líbano y Japón. Las intenciones de las autoridades libanesas no parecen claras y esto podría beneficiarlo. Además, él entró de forma legal y con su pasaporte en el país después de haber llegado de forma clandestina a Turquía. Solo hay una cosa que podría complicar su estancia en Líbano: su visita a Israel.

Viajar a Israel es ilegal para las autoridades de Líbano. Una hora antes de la conferencia de prensa, un fiscal libanés dijo que Ghosn será convocado "en las próximas horas" debido a una visita a Israel hace más de 10 años, según la Agencia Nacional de Noticias. Pero Ghosn insiste en que no visitó el país como ciudadano, sinpor motivos empresariales.

Con AP, Reuters y EFE
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.