Saltar al contenido principal

El humo de los incendios en Australia llega a Sudamérica

El humo de los graves incendios de Australia llegó a Chile este lunes tras viajar más de 12.000 kilómetros por el Océano Pacífico.
El humo de los graves incendios de Australia llegó a Chile este lunes tras viajar más de 12.000 kilómetros por el Océano Pacífico. Alberto Peña / EFE

El cielo en Chile, Argentina y Uruguay fue opacado por el humo de los incendios forestales en Australia. La Organización Meteorológica Mundial ya advirtió que la humareda podría dar la vuelta al mundo en las condiciones actuales.

Anuncios

El servicio meteorológico de Chile informó sobre la presencia de humo en la ciudad de Santiago. Una nube tenue a unos 6.000 metros de altura se vio en la capital, pero, según los expertos, no había en la zona ningún fenómeno meteorológico para que el humo descendiera. Por tanto, descartaron que vaya tener algún efecto sobre la salud de los habitantes de la región.

“El efecto se vio en el sol con tonos rojos, (el efecto) fue producto de una nube de humo proveniente de los incendios", explicó a AFP Patricio Urra, jefe de la Dirección Meteorológica en Santiago de Chile.

El humo viajó más de 12.000 kilómetros, atravesando el océano Pacífico desde Australia hasta los países suramericanos.

Clare Nullis, portavoz de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), advirtió que el humo proveniente de los incendios forestales en Australia podría dar la vuelta al mundo en las condiciones actuales.


“Satélites de la Administración Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos muestran que el humo está en camino de circunnavegar el planeta”, señaló Nullis.

Cindy Fernández, del Servicio Meteorológico Nacional de Argentina, aseguró a AFP que el humo atravesó la Patagonia, la zona central del país, así como varias provincias del norte: “La sequía y las altas temperaturas son fenómenos favorecidas por el cambio climático y el calentamiento global”, dijo.

Fernández explicó que los focos de incendios en Australia generan una gran cantidad de dióxido de carbono, uno de los gases de efecto invernadero que más contribuyen al cambio climático: “es un ciclo que no tiene fin, pues, los incendios generan CO2, el cual genera el calentamiento global y por ende focos de incendios, y así, en un ciclo del que no logramos salir”.

La lluvia calma el fuego, pero la temperatura volverá a subir

Esta semana, una ligera llovizna ayudó a los bomberos y las autoridades a apagar varios focos de incendios en el sureste de Australia. La temperatura descendió a los 20 grados centígrados, luego de tener días con hasta 50 grados centígrados.

En el fin de semana, cientos de familias fueron evacuadas en Eden, una ciudad en la región de la costa sur de Nueva Gales del Sur, la más afectada por el fuego. Las autoridades hicieron un llamado a los habitantes a evacuar y buscar refugio.

Bomberos australianos controlando el fuego en Corryong, Victoria, Australia. 7 de enero de 2020.
Bomberos australianos controlando el fuego en Corryong, Victoria, Australia. 7 de enero de 2020. Jason Edwards / Reuters


A 60 kilómetros de allí, en la ciudad costera de Mallacoota, otros cientos de familias también fueron evacuadas en barcos de la armada tras quedar cercadas por el fuego en la playa.

Pero, según los pronósticos, el termómetro volverá a subir a finales de esta semana, superando los 40 grados centígrados.

Los daños que han dejado los 200 focos de incendios en Australia superan los 485 millones de dólares. Al menos 25 personas han muerto, cerca de 480 millones de animales habrían perdido la vida y casi seis millones de hectáreas han sido calcinadas.

 

Con AFP, Reuters y EFE

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.