Saltar al contenido principal

El paso a paso del escape de Carlos Ghosn de Japón al Líbano

Carlos Ghosn tras la conferencia de prensa que ofreció en Beirut, Líbano, el 8 de enero de 2020.
Carlos Ghosn tras la conferencia de prensa que ofreció en Beirut, Líbano, el 8 de enero de 2020. © Mohamed Azaki/Reuters
4 min

Un escape al estilo Hollywood fue protagonizado por el exdirector de Nissan, quien logró evadir a la justicia nipona tras planear su huida luego de conocer que uno de sus juicios había sido aplazado. 

Anuncios

Fueron cientos de miles de dólares los que Carlos Ghosn gastó explorando aeropuertos y puntos de entrada a países como Indonesia, Filipinas, Corea del Sur, Taiwán y Tailandia antes de decidir emprender su vuelo hacia Estambul, según lo indicado por las investigaciones de la Fiscalía y la Policía de Tokio a las que cuales han tenido acceso distintos medios japoneses.

La hazaña, según los registros de las cámaras de seguridad, comenzó la tarde del 29 de diciembre, cuando salió de su casa en el centro de Tokio y caminó unos 900 metros hasta un hotel en el que se reunió con dos hombres junto a los cuales se desplazó a la estación de ferrocarril de Shinagawa, un popular centro de encuentro de la ciudad y, poco después, abordó un tren de alta velocidad con dirección a Osaka, a más de 500 kilómetros al suroeste de la capital.

No está claro si Ghosn, quien es una de las figuras más reconocidas en Japón, ocultó su apariencia. Sin embargo, se sabe que una vez en Osaka, los tres ingresaron a un hotel cerca al Aeropuerto Internacional de Kansai, alrededor de las 8:00 p.m.

Cámaras de video también registraron cómo un par de horas después, los dos hombres salieron del hotel con dos cajas grandes, pero Ghosn ya no estaba a la vista.

Según informó The Wall Street Journal citando a una fuente anónima, el empresario se habría escondido dentro de uno de los baúles, que había sido adaptado para que pudiera respirar. Al llegar al aeropuerto, el volumen de las cajas impidió que estas pasaran a través del escáner de la terminal aérea, lo que habría hecho que fueran facturadas directamente en el avión privado con el que viajaría a Estambul el lunes.

Ex presidente de Nissan Motor Co., Carlos Ghosn (L) y su esposa Carole Ghosn en el Festival de Cine de Cannes, en Cannes, Francia, el 11 de mayo de 2018 (reeditado el 7 de enero de 2020).
Ex presidente de Nissan Motor Co., Carlos Ghosn (L) y su esposa Carole Ghosn en el Festival de Cine de Cannes, en Cannes, Francia, el 11 de mayo de 2018 (reeditado el 7 de enero de 2020). © EFE/Franck Robichon

Una pequeña escala para terminar de burlar la seguridad japonesa 

A su llegada a Turquía, la investigación indica que Ghosn abordó un segundo avión privado, más pequeño, con el cual llegó a Beirut. Funcionarios libaneses indicaron que ingresó legalmente con un pasaporte francés y una identificación libanesa, por lo que "no había razón para detenerlo" durante el proceso migratorio.

Los pasaportes de Ghosn, quien cuenta con nacionalidad libanesa, francesa y brasileña, estaban retenidos en la oficina de su abogado en Tokio como parte de los términos de su libertad condicional, pero de acuerdo con las pesquisas al parecer el magnate tenía en su poder un segundo pasaporte francés. Pese a ello, el ministro de Relaciones Exteriores de Francia, Jean-Yves Le Drian, dijo a medios locales que este podría no haber sido el caso. “Hasta donde sabemos, no empleó documentos franceses”, aseguró Le Drian. 

Ya en su país de origen, el cual carece de ley de extradición para sus ciudadanos, el empresario defendió su inocencia y afirmó que las acusaciones forman parte de un complot en su contra orquestado por Nissan y el gobierno nipón ante sus planes de llevar a cabo una fusión total con la firma francesa Renault. 

Con Reuters y AFP

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.