Saltar al contenido principal

Londres y Bruselas discrepan sobre la próxima etapa de negociación del Brexit

Anuncios

Londres (AFP)

El Brexit aún no tuvo lugar que ya surgen las discrepancias entre Londres y Bruselas sobre la próxima etapa, su futura relación. La nueva presidenta de la Comisión Europea advirtió el miércoles de los riesgos de la negociación relámpago que quiere Boris Johnson.

Ursula Von der Leyen, que tomó las riendas de la Comisión en diciembre, viajó a Londres junto al negociador jefe europeo, Michel Barnier, para mantener su primer encuentro con el primer ministro británico Boris Johnson.

Pero antes de la reunión, prevista por la tarde en Downing Street, la alemana dio una conferencia en la prestigiosa London School of Economics, bajo el título "Viejos amigos, nuevos inicios".

En ella, Van der Leyen afirmó: "tenemos duras conversaciones por delante y cada lado hará lo que sea mejor para él".

Tras meses de caos y bloqueo político, el Reino Unido saldrá de la UE a finales de este mes gracias a la aplastante mayoría conservadora lograda por el primer ministro en las legislativas anticipadas de diciembre.

Tras el Brexit, Londres y Bruselas emprenderán una segunda fase de negociación, la de su futura relación comercial, que Johnson ha prometido concluir antes de diciembre de 2020, cuando termina el periodo de transición previsto por el acuerdo de divorcio.

Los responsables europeos ya advirtieron de que el tiempo es insuficiente para negociar un ambicioso tratado de libre comercio, habida cuenta que la Comisión no recibirá su mandato de los países miembros hasta febrero y además se necesitarán varios meses para que los parlamentos de los 27 ratifiquen el texto.

Esto dejaría, en la práctica, unos seis meses de negociación efectiva, cuando este tipo de tratados suelen tardar años en ver la luz.

- Acceso al mercado europeo -

Johnson está determinado a ir rápido para evitar todo nuevo aplazamiento.

"El primer ministro deberá subrayar la importancia de aprobar una futura relación de confianza y positiva antes de finales de diciembre de 2020", afirmó su servicio de prensa en un comunicado.

"Después de haber esperado más de tres años para realizar el Brexit, los ciudadanos británicos y los europeos esperan con razón que las negociaciones sobre un ambicioso acuerdo de libre comercio terminen a tiempo", será el mensaje de Johnson.

Sin embargo, Von der Leyen dejó claro que, si por el escaso tiempo previsto, las dos partes no alcanzan un acuerdo completo sobre su relación posbrexit el Reino Unido podría perder el acceso ilimitado a su primer socio comercial.

"Sin unas reglas de juego equitativas en materia de medio ambiente, trabajo, fiscalidad y ayudas estatales, no se puede tener un acceso de la más alta calidad al mayor mercado único del mundo", dijo.

Y "sin una extensión del período de transición más allá de 2020, no se puede esperar alcanzar un acuerdo en todos y cada uno de los aspectos de nuestra nueva asociación", subrayó.

Johnson insiste en que no ampliará el periodo de transición, y por consiguiente la negociación, y para dejarlo claro lo inscribió con fuego en la ley sobre el Brexit que el Parlamento británico se dispone a aprobar esta semana.

Pese a reafirmar su "amistad" de larga data con el Reino Unido y su deseo de mantener estrechos lazos, la UE quiere evitar que ese país se convierta en un competidor desleal a sus puertas.

Especialmente porque el "premier" británico ha dejado claro que no quiere alinearse con las reglas, sino una amplia libertad para poder negociar con terceras partes como Estados Unidos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió el martes que para lograr un acuerdo de libre comercio antes de final de año, Johnson deberá mostrar "flexibilidad" en las negociaciones. Y dijo no querer sacrificar aspectos importantes por falta de tiempo.

La Unión Europea será "intransigente" con el Reino Unido, que deberá "para acceder al mercado único europeo (...) respetar todas las reglas", dijo por su parte el comisario europeo de Mercado Interior, Thierry Breton, en una entrevista al periódico francés Les Echos.

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.