Saltar al contenido principal

Expulsar a Estados Unidos de Medio Oriente, el objetivo del líder supremo de Irán

Un miembro de las fuerzas iraquíes es visto en la base aérea de Ain al-Asad, en la provincia de Anbar, Irak, el 29 de diciembre de 2019.
Un miembro de las fuerzas iraquíes es visto en la base aérea de Ain al-Asad, en la provincia de Anbar, Irak, el 29 de diciembre de 2019. © Thaier Al-Sudani / Reuters
6 min

Tras el ataque con misiles de Irán a dos bases estadounidenses en Irak, el ayatolá Ali Jamenei llamó a “acabar con la presencia corrupta de Estados Unidos en la región”. Las fuerzas estadounidenses cuentan con entre 60 y 70 mil tropas en Medio Oriente.

Anuncios

Una decena de misiles lanzados desde Irán contra dos bases iraquíes con presencia estadounidense constituyeron el primer paso de la “venganza” de Teherán por la muerte del general Qassem Soleimani, ocurrida el 3 de enero tras un ataque aéreo de Estados Unidos en el aeropuerto de Bagdad.

Mientras los Guardianes de la Revolución prometieron que la ofensiva fue solo el comienzo de las retaliaciones, el líder supremo iraní, el ayatolá Ali Jamenei, sostuvo que ese bombardeo “no fue suficiente”.

“Lo que es importante es eliminar y acabar con la presencia corrupta de Estados Unidos en esta región”, aseveró Jamenei en un discurso en la ciudad de Qom.

La misión, ambiciosa, planteada por Jamenei, sin embargo, podría chocar con la realidad si se tiene en cuenta que, según diversas estimaciones, hay entre 50 y 70 mil soldados estadounidenses en Medio Oriente.

Por lo pronto, los objetivos alcanzados por Irán fueron las bases iraquíes de Ain Assad y Erbil en un ataque que, según el presidente estadounidense Donald Trump, no dejó víctimas fatales.

La base más grande en Irak y la de la capital del Kurdistán, afectadas por el ataque iraní

Ain Assad es una base emblemática en la presencia estadounidense en Irak. Situada en la provincia de Anbar, a 180 kilómetros de Bagdad, es el más grande de los campamentos militares iraquíes y fue utilizado por primera vez por soldados estadounidenses en 2003, durante la invasión que dio lugar al derrocamiento de Saddam Hussein.

Tras retirarse de allí entre 2009 y 2010, Estados Unidos la volvió a ocupar en 2014 como parte de la campaña de la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico. Alrededor de 1.500 soldados estadounidenses y de la coalición ocupan las instalaciones, que también son utilizadas para apoyar y entrenar a las fuerzas iraquíes. La misma base fue objeto de la visita del presidente Donald Trump después de Navidad en 2018 y de Mike Pence en el día de Acción de Gracias de 2019.

La otra base atacada fue la de Erbil, capital del Kurdistán iraquí, de menores proporciones y utilizada principalmente para entrenar a las tropas iraquíes.

Según informó el Pentágono este miércoles 8 de enero, estas dos bases fueron los objetivos de los 16 misiles balísticos de corto alcance que Irán lanzó desde al menos tres posiciones diferentes. De acuerdo al informe oficial estadounidense, 11 impactaron en Ain Assad y uno en Erbil y no provocaron mayores daños, aunque, para el Pentágono, tenían el objetivo de provocarle la muerte a personal estadounidense.

No obstante, según unas imágenes de satélite captadas por la empresa estadounidense Planet a las que tuvo acceso la agencia EFE mediante el Instituto de Estudios Internacionales de Middlebury, al menos cinco instalaciones de la base de Ain Assad sufrieron daños por el ataque.

Fotografía captada por la empresa estadounidense Planet donde se muestran los daños sobre al menos cinco instalaciones en la base aérea Al Asad, en Al Anbar, Irak.
Fotografía captada por la empresa estadounidense Planet donde se muestran los daños sobre al menos cinco instalaciones en la base aérea Al Asad, en Al Anbar, Irak. © Planet / Middlebury Institute / EFE

Según explicó David Schmerler, experto del mencionado instituto con sede en California, a la radio pública estadounidense NPR, los edificios afectados “parece que eran usados para almacenar aviones”.

“Hay otras estructuras de la base área que serían exclusivas para personas por lo puede que (los iraníes) intentaran golpear sitios con equipamiento más que con personas”, opinó.

Entre 50 y 70 mil soldados distribuidos en once países, la extendida presencia de Estados Unidos en Medio Oriente

Si bien los ataques iraníes alcanzaron a dos de las bases en Irak con presencia estadounidense –y a la más grande en ese país-, no representa un impacto mayor para la misión militar de Estados Unidos en Medio Oriente.

De acuerdo a cifras aproximadas del Comando Central de Estados Unidos y del Servicio de Información del Congreso, el país norteamericano cuenta con entre 50 y 70 mil soldados distribuidos en once países de Medio Oriente.

Mientras en Irak la cantidad de tropas ronda las 5.200 –con el futuro aún incierto por la intención expresada por el Parlamento y el Gobierno de Irak de ordenar la retirada de los soldados estadounidenses-, Washington cuenta con alrededor de 14 mil soldados en Afganistán, cerca de 13 mil en Kuwait –en al menos cinco bases militares- y unos 13 mil en Qatar, con planes de expandirse allí más allá de los dos campamentos actuales.

Infografía
Infografía © France 24

En Bahrein también la cifra de tropas estadounidenses es mayor que en Irak: más de 7.000, principalmente de la Marina, se encuentran allí con la misión primordial de garantizar la seguridad en el Golfo Pérsico, repartidas en tres bases.

Emiratos Árabes Unidos, la pequeña nación cercana al estrecho de Ormuz, cuenta con unos 5.000 soldados estadounidenses, en una base aérea y otra naval. Mientras que Arabia Saudita contaría con unas 3.000 unidades del país norteamericano –según anunció la Administración Trump en noviembre de 2019-, las cuales fueron desplegadas precisamente para contrarrestar las “acciones hostiles” de Irán.

La presencia estadounidense en Medio Oriente se completa con unos 2.795 soldados en Jordania (como parte de la misión para derrotar al Estado Islámico), unos pocos cientos de tropas en dos bases en Omán y otras fuerzas en Siria (donde había aproximadamente 2.000 soldados antes de que Trump ordenara su retiro, aunque alrededor de 800 permanecerían allí para proteger recursos petrolíferos) y Turquía, con un número no especificado de unidades en al menos dos bases aéreas.

Con EFE y fuentes
 

Boletín de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.