Saltar al contenido principal

El Gobierno francés se compromete a hacer "propuestas concretas" en conflicto sobre pensiones

El primer ministro francés, Edouard Philippe (C), flanqueado por la ministra francesa de Salud y Solidaridad, Agnes Buzyn (L), asiste a una reunión con líderes sindicales en el Hotel Matignon en París, el 10 de enero de 2020, sobre la reforma de pensiones del gobierno.
El primer ministro francés, Edouard Philippe (C), flanqueado por la ministra francesa de Salud y Solidaridad, Agnes Buzyn (L), asiste a una reunión con líderes sindicales en el Hotel Matignon en París, el 10 de enero de 2020, sobre la reforma de pensiones del gobierno. AFP - CHARLES PLATIAU

Tras 37 días de huelga contra el proyecto de reforma del sistema de pensiones, el primer ministro francés, Edouard Philippe, se reunió este viernes con los sindicatos. Optimista, dijo que presentará propuestas para financiar el sistema este sábado.

Anuncios

En la jornada de reuniones bilaterales celebrada este viernes entre el primer ministro francés, Edouard Philippe, y los sindicatos fue realizada una conferencia sobre financiamiento propuesta por el sindicato CFDT, que apoya la idea de una jubilación por puntos del gobierno Macron, pero que se opone al aumento de la edad de retiro de 62 a 64 años, con el fin de lograr un equilibrio financiero de un sistema deficitario.

Tras un maratón de encuentros, Philippe se comprometió a presentar este sábado 11 de enero, tras reunirse esta noche con el presidente Emmanuel Macron y miembros de la mayoría del Gobierno, “propuestas concretas" para llegar a un "compromiso".

 


Laurent Berger, secretario general del sindicato CFDT, habló de un acercamiento pues, a su juicio, este viernes Philippe mostró señales de "apertura" con respecto a la controvertida propuesta de la edad de equilibrio a los 64 años.

 

 

Las de hoy fueron discusiones “francas y constructivas”, según el jefe de Gobierno que llegaba con un panorama en cierta forma hostil después de que, durante la noche se conociera el ante proyecto de la reforma que el ejecutivo presentará al consejo de ministros el 24 de enero, donde se mantenía el aumento de la jubilación a los 64 años, único punto de oposición común entre sindicatos reformistas (a favor del cambio) y contestatarios (en contra de la reforma).

Un texto además casi idéntico al que entregó en julio del año pasado el ex comisario de las pensiones Jean Paul Delevoye, aunque con algunas modificaciones que ya habían sido adelantadas por el gobierno a finales de 2019, después de los encuentros con los sindicatos.

Entre estas medidas, se mantienen los regímenes especiales, o jubilaciones anticipadas, para aquellos oficios o profesiones “difíciles”, es decir de mucho riesgo o condiciones extremas como militares o policías.

El Gobierno asegura que el proyecto mantendrá además el nivel de las jubilaciones de los maestros que serán de los oficios más afectados con este nuevo sistema que comenzará a aplicarse a partir de 2022. El Ejecutivo se ha comprometido a revalorizar los salarios de los profesores para garantizarles a futuro una mejor jubilación.

El texto del Ejecutivo contempla también algunas garantías para aquellas personas que hayan visto interrumpida su carrera profesional por haberse consagrado al cuidado de los hijos y se compromete a fijar una pensión mínima mensual de 1.000 euros.

Ninguna modificación a la edad de equilibrio o "pivote"

Sin embargo, el texto mantiene el concepto de edad de equilibrio a los 64 años. Si bien los franceses podrán dejar de trabajar a 62 años, como lo hacen hoy en día, se considera que solo jubilándose a los 64 años podrán gozar de todos los derechos obtenidos durante su vida laboral.

Y esta es la línea roja de los sindicatos calificados de “reformistas” que apoyan el proyecto de un nuevo sistema de pensiones, pero no a este precio. Antes de las reuniones de este viernes entre Philippe y los sindicatos en el Hôtel de Matignon, sede del gobierno francés, Laurent Escure, del sindicato reformista UNSA, pidió directamente el retiro de la edad de equilibrio del texto del gobierno.

"Un compromiso solo podrá existir una vez que no tengamos la espada de Damocles de la edad de equilibro y, por lo tanto, debe ser eliminado de la mesa de negociaciones. Y el primer ministro escuchó bien lo que le dijimos al respecto", advertía Escure.

Un sistema en déficit creciente

El déficit del sistema de pensiones francés se estimaba en 3.500 millones de euros en el 2018. Estas pérdidas se espera que empeoren hasta llegar de 8 a 17 mil millones de euros en 2025 y hasta 27 mil millones euros en 2030, en el peor de los casos, según el Consejo Guía de Orientación (COR).

La introducción de una edad de equilibrio fue apoyada este viernes, en cambio, por los empresarios. "Es absolutamente esencial", le suplicó a Matignon el jefe del sindicato Medef, Geoffroy Roux de Bézieux. "Si dijéramos que no, solo habría una solución: pasar la papa caliente a las generaciones más jóvenes aumentando las contribuciones", dijo por su parte François Asselin (CPME).

Nueva huelga este sábado 11 de enero

Los sindicatos contestatarios que piden el retiro de raíz de esta reforma, con la CGT y FO a la cabeza, en tanto, siguen ejerciendo la presión en las calles. Han llamado, no sin problemas de convocatoria según la Agencia AFP, a una sexta manifestación interprofesional para este sábado 11 de enero y una huelga para el martes 14 del mismo mes.

Analistas creen que el gobierno espera que la calle se canse de una huelga que ya dura 37 días, un récord histórico. Según diferentes encuestas, el movimiento sigue contando con un apoyo de la opinión pública de entre un 44% y un 60%. Lo cierto es que en entrevista con France 24, durante la huelga de este 9 de enero, Jacques Eliez, del sindicato CGT ferroviarios, reconoció su malestar pues, pese a las grandes sumas recolectadas por los sindicatos durante esta huelga, muchos trabajadores están dejando de participar en las marchas y en cambio hacen “huelga por procuración”.

De acuerdo con datos del Ministerio del Interior, en la marcha del 9 de enero los contestatarios reunieron a 452 mil manifestantes en toda Francia, 56.000 solo en la capital, una movilización superior a la del 10 de diciembre, pero inferior a la del 17 de diciembre y, especialmente, a la del 5 de diciembre, en el primer día del movimiento. 

Con France 24, AFP y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.