Saltar al contenido principal

Lo que está en juego en las elecciones generales en Taiwán

Han Kuo-yu, del KMT, es el segundo favorito en las encuestas por detrás de la actual presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, del PDP, que tiene mayor favoravilidad para revalidar su cargo en los comicios del 11 de enero de 2020.
Han Kuo-yu, del KMT, es el segundo favorito en las encuestas por detrás de la actual presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, del PDP, que tiene mayor favoravilidad para revalidar su cargo en los comicios del 11 de enero de 2020. © Reuters/EFE

Este 11 de enero los taiwaneses votarán en los comicios presidenciales y parlamentarios que marcarán el rumbo de la isla respecto a sus lazos con China, que la considera parte de su territorio. La actual mandataria, la progresista Tsai Ing-wen, parte como favorita para revalidar su cargo. Su principal rival es Han Kuo-yu, partidario de mejores relaciones con Beijing.

Anuncios

Falta poco para que los taiwaneses salgan a las urnas. Este viernes se cerraron oficialmente las campañas para las elecciones generales en Taiwán de este 11 de enero, que servirán para elegir al presidente y al Yuan Legislativo, un parlamento unicameral, de esta isla, cuyo estatus político siempre ha estado en un limbo y cuyos lazos con China han estado siempre en el medio. 

Por eso, los lazos entre Taiwán y China están en el centro del debate entre los aspirantes a regir los destinos de la isla durante los próximos cuatro años. La actual presidenta y gran favorita a mantenerse en el cargo, la progresista Tsai Ing-wen, del Partido Democrático Progresista (PDP), cuyo independentismo moderado ha logrado ganarse la confianza de los isleños en el último cuatrienio, instó a sus partidarios a acudir a las urnas durante su última alocución pública antes de los comicios. 

"¡Todos debemos votar!", dijo Tsai en un mitin nocturno en el centro de Taipéi. "¡Esto es por el bien de la juventud de Taiwán, por el bien de su futuro!", exclamó la presidenta que lidera por un márgen cómodo la mayoría de las encuestas con más del 50% de favorabilidad y se espera que triunfe sobre su rival del Partido Nacionalista, Han Kuo-yu, y James Soong, del Partido Popular Primero.

Sin embargo, los nacionalistas esperan adjudicarse la mayoría de los 68 escaños del PDP en la legislatura de 113 miembros, donde los nacionalistas tienen 35 escaños. Los partidos menores e independientes ocupan el resto. 

Tsai Ing-wen, la gran favorita a ser reelegida presidenta de Taiwán

Tsai Ing-wen, de 63 años, del PDP, está a favor de la independencia formal de la isla. Aunque nunca ha expresado explícitamente que apoye la independencia de Taiwán, sí ha intentado mantener a China a raya, para lo cual no ha dudado en comprar armamento a Estados Unidos o aprobar una controvertida legislación que tiene como objetivo limitar lo que considera "interferencia" de China.

La presidenta dice que depende de Taiwán, no de China, decidir el futuro de la isla, y ha advertido sobre la amenaza china a la democracia y la libertad. Desde 2008, la actual presidenta tomó las riendas del PDP después de la derrota electoral del partido a manos del opositor Kuomintang (KMT) y la consiguiente renuncia del expresidente Chen Shui-bian, con quien comenzó su carrera política a principios del siglo XXI.

Como jefa de la oposición, Tsai cuestionó las posturas del KMT de abogar por relaciones más cercanas con China, y comenzó a tejer su estrategia de cara a las siguientes presidenciales: aunque no logró imponerse al KMT en 2012, en 2016 lo consiguió con el 56,1% de los votos en las elecciones, asegurando la mayoría en la legislatura.

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, candidata del PDP, junto a William Lai (izquierda) y el primer ministro Su Tseng-chang (derecha) saludan a sus seguidores durante un mitin en el cierre de campaña antes de las elecciones en Taipéi, Taiwán, el 10 de enero de 2020.
La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, candidata del PDP, junto a William Lai (izquierda) y el primer ministro Su Tseng-chang (derecha) saludan a sus seguidores durante un mitin en el cierre de campaña antes de las elecciones en Taipéi, Taiwán, el 10 de enero de 2020. © Tyrone Siu/Reuters

Su controvertida política hacia China dio los resultados que esperaba, especialmente después de desmarcarse del llamado "principio de una sola China". Este principio, refrendado por el KMT, evita que se reconozca a Taiwán como un Estado independiente al reconocer que solo hay un país llamado China -que abarca tanto la isla como la China continental- y que Beijing y Taipéi reclaman la totalidad de su territorio.

Según la presidenta, la isla debe demostrar a Beijing su determinación de defender su soberanía para "preservar la libertad y la democracia" de los taiwaneses, y también se ha opuesto a la propuesta china para la "reunificación" bajo el modelo "un país, dos sistemas", el mismo que se aplica en Hong Kong.

Además, Tsai también ha intentado diversificar los socios económicos y comerciales de la isla para tratar de revertir la excesiva dependencia de China y ha destacado su apoyo a los grupos aborígenes y a la comunidad LGTBI, convirtiendo a Taiwán en el primer país de Asia en reconocer el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Han Kuo-yu, el principal opositor de Tsai, espera dar la sorpresa

El mayor rival de Tsai será Han Kuo-yu, un político hasta hace poco más de un año relativamente desconocido que representa al partido Kuomintang (KMT), que gobernó China hasta 1949 cuando se vio obligado a huir a Taiwán después de perder una guerra civil con los comunistas.

Han, de 62 años, cuya carrera política data desde 1992, ha abogado por respaldar el principio de "una sola China" rechazando una posible independencia taiwanesa, pero también ha criticado la propuesta china para la "reunificación". Según él, estrechar los lazos con China es la única forma de garantizar la seguridad y la prosperidad de Taiwán, aunque dice que defenderá las libertades y la democracia de la isla. Su apuesta es, en resumidas cuentas, que se mantenga el actual "statu quo" en la isla.

El candidato presidencial del partido Kuomintang, Han Kuo-yu, habla en un mitin electoral en Kaohsiung, Taiwán, el 10 de enero de 2020.
El candidato presidencial del partido Kuomintang, Han Kuo-yu, habla en un mitin electoral en Kaohsiung, Taiwán, el 10 de enero de 2020. © Ann Wang/Reuters

Aunque los analistas políticos no apostaban por su salto a la política nacional, Han anunció a finales de 2018 su intención de presentarse a las presidenciales de 2020. En las primarias del KMT se impuso a otros candidatos como Terry Gou, el fundador de Foxconn -el mayor fabricante mundial de productos electrónicos- y hombre más rico de Taiwán.

Pese a ello, la popularidad de Tsai ha eclipsado las posibilidades de Han en estas elecciones. Las encuestas le dan un 30% de los votos y la prensa local le describe como un paracaidista de ideas peregrinas que ha arremetido contra medios como la estatal Agencia Central de Noticias, a la que llegó a calificar de "lamentable".

No se puede dejar de mencionar a James Soong, del conservador Partido Primero el Pueblo (PFP), a quien las encuestas dan solo el 7% de los votos, insuficientes para romper la dicotomía entre los dos grandes candidatos.

Taiwán en el mapa geopolítico y su importancia para China y Estados Unidos

Además de su papel clave en la cadena de suministro global como fabricante de alta tecnología, principalmente como proveedor de Apple Inc, Taiwán se encuentra en una ubicación estratégica cerca de la costa de China y en el borde del Pacífico. Por eso es un posible punto de conflicto militar entre China y Estados Unidos, que vende armas y brinda otra asistencia a Taiwán.

La isla autónoma se encuentra en las principales rutas de navegación entre el sudeste asiático y los aliados de EE. UU., Japón y Corea del Sur, y en el disputado Mar de la China Meridional, donde China ha construido islas artificiales y bases aéreas. Taiwán también está cerca de una importante base militar estadounidense en la isla de Okinawa, en el sur de Japón.

China dice que no buscará interferir en las elecciones de este 11 de enero, pues la considera simplemente una elección local en una de sus provincias. Los medios estatales a menudo se refieren a Tsai como "gobernador provincial" y la denuncian regularmente. Pero, evidentemente, tienen un interés en los resultados. Para Beijing, el mejor resultado sería una victoria Han, pues si Tsai gana, China probablemente aumentará aún más la presión sobre Taiwán, tal vez incluso con la realización de simulacros militares cerca de la isla.

Una gigantesca bandera de Taiwán durante un mitin de campaña del candidato Han Kuo-yu del partido Kuomintang (KMT) en Kaohsiung, Taiwán, el 10 de enero de 2020.
Una gigantesca bandera de Taiwán durante un mitin de campaña del candidato Han Kuo-yu del partido Kuomintang (KMT) en Kaohsiung, Taiwán, el 10 de enero de 2020. © Ritchie B. Tong/EFE/EPA

Sin embargo, también podría darse cuenta de que debe reanudar los diálogos, ya que cualquier conflicto sería muy perjudicial para China y Taiwán. El verdadero peligro vendría si Taipéi alguna vez trata de declarar una República formalmente independiente de Taiwán. China aprobó una ley en 2005 que autoriza el uso de la fuerza en dado caso.

Aunque Washington no tiene vínculos diplomáticos formales con Taiwán, está obligado por ley a proporcionar a la isla los medios para defenderse. Si bien no se ha pronunciado sobre quién debería ganar, EE. UU. sí ha expresado su preocupación por los esfuerzos chinos de intimidación e influencia.

Taiwán goza de un fuerte apoyo bipartidista en Washington, y la administración Trump ha aprobado miles de millones en nuevas ventas de armas. Geopolíticamente, Washington ha observado con alarma cómo China ha tomado a los aliados de Taiwán en América Central y el Pacífico, áreas de tradicional fuerte influencia estadounidense. El Pacífico es una gran preocupación para Washington, y ha presionado a los aliados restantes de Taiwán para que se queden con Taipéi y no le den a Beijing un punto de apoyo adicional.

Con Reuters, AP y EFE

selfpromo.newsletter.titleselfpromo.newsletter.text

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.