Saltar al contenido principal

Batalla por los anuncios políticos: Facebook está de acuerdo con Trump y sus seguidores

Archivo-una imagen de la aplicación Facebook, en una pantalla de teléfono móvil.
Archivo-una imagen de la aplicación Facebook, en una pantalla de teléfono móvil. © REUTERS/Thomas White

La red social de Mark Zuckerberg ha decidido no prohibir anuncios políticos, incluso falsos. Una elección que ha suscitado fuertes críticas en Estados Unidos, incluidos los demócratas que temen una repetición, en 2020, de los excesos de la campaña de 2016.

Anuncios

Facebook decidió lavarse las manos. Después de meses de controversia, el gigante de Internet anunció el jueves 9 de enero que no prohibiría en sus páginas los anuncios políticos, incluso los engañosos. Prefiere responsabilizar a los usuarios que tienen que decidir por sí mismos si quieren ver menos de este tipo de contenido.

"No creemos que una empresa privada decida el destino de los anuncios políticos", dijo Rob Leathern, director de administración de productos de Facebook, en una publicación de blog. "La gente debe poder escuchar el mensaje que quieren transmitir aquellos que aspiran a liderarlos. Sus palabras deben estar abiertas al debate público", dijo.

Las críticas de los candidatos demócratas a la decisión de Facebook

La medida generó indignación en el Partido Demócrata, que teme que en 2020 se repita lo ocurrido en la campaña de 2016, durante la cual el equipo de Donald Trump fue acusado de utilizar grandes cantidades de publicidad engañosa para influir en la votación a su favor.

"Donald Trump puede seguir (y seguirá) mintiendo en sus anuncios. Y Facebook puede beneficiarse (y se beneficiará) financieramente. Estos anuncios son sólo una fachada para justificar su decisión de permitir la desinformación pagada", dijo el exvicepresidente Joe Biden, favorito actual entre los candidatos presidenciales demócratas.

El grupo californiano "debe ser responsable y tener una competencia real para que ya no pueda sacrificar nuestra democracia en el altar de sus ganancias", agregó Elizabeth Warren, otra candidata a la nominación demócrata para la presidencia de 2020.

Los principales comentaristas políticos y tecnológicos del país también encontraron difícil de creer las justificaciones de Facebook. "Esta decisión acelerará la polarización de la sociedad estadounidense al hacer cada vez más difícil resolver la realidad y la ficción", escribió Casey Newton, un reportero influyente en Silicon Valley.

"Facebook no quiere prohibir los anuncios políticos y prefiere arruinar la democracia", titula TechCrunch, uno de los principales sitios de noticias en el mundo tecnológico.

Este hecho es un nuevo episodio en el feroz debate sobre el tema de la publicidad política en línea, desatado el año pasado, a partir de una publicidad que pagó el equipo de campaña de Donald Trump y que encendió la polémica en octubre de 2019. Los partidarios del mandatario estadounidense transmitieron teorías conspirativas en torno a las actividades del hijo de Joe Biden en Ucrania, con el fin de denigrar al candidato demócrata. El video rápidamente se volvió viral en Facebook, donde fue visto millones de veces.

El ex vicepresidente de Barack Obama pidió que este anuncio desapareciera de la plataforma liderada por Mark Zuckerberg. Otras figuras políticas siguieron su ejemplo, y CNN decidió no transmitirlo. Pero Facebook se negó, justificándose en el principio sacrosanto de la libertad de expresión.

Twitter y Google son más receptivos al retiro de anuncios políticos

La red social se encontró rápidamente en una posición delicada. Por un lado, se multiplican los llamados para asumir la responsabilidad y "aprender las lecciones de 2016". Numerosos estudios han demostrado la importancia que juegan los anuncios dirigidos durante la campaña, y el escándalo de Cambridge Analytica se basa, en gran parte, en el uso no autorizado por esta compañía británica de los datos personales de los usuarios de Facebook para evaluar la efectividad de los mensajes de propaganda política. Por otro lado, Facebook ha sido advertido por los republicanos para que no cedan a las demandas de los demócratas.

Archivo- El  CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica en una audiencia ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en Washington, EE. UU., el 23 de octubre de 2019.
Archivo- El CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, testifica en una audiencia ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, en Washington, EE. UU., el 23 de octubre de 2019. © REUTERS/Erin Scott

Políticamente, el terreno se vuelve aún más resbaladizo para Mark Zuckerberg, con Twitter y Google que han tomado medidas firmes para restringir la difusión de anuncios engañosos. Twitter prohibió las propagandas que hacen referencia a candidatos, partidos políticos, elecciones o asuntos legislativos.

Por su parte, el motor de búsqueda limitará las posibilidades de que los anunciantes dirijan publicidad a colectivos concretos, haciendo que no puedan utilizar datos de afiliación política o registros de votantes. Sin embargo, seguirá mostrando determinados contenidos a usuarios que han visualizado informaciones similares.

Texto adaptado del artículo original publicado en la web en francés de France 24

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.