Saltar al contenido principal

Texas se convierte en el primer estado en rehusarse a recibir refugiados en 2020 bajo la era Trump

Niños migrantes centroamericanos miran a través del costado del muro fronterizo en Tijuana, mientras se reúnen para celebrar la temporada navideña en Tijuana, México, el 14 de diciembre de 2019.
Niños migrantes centroamericanos miran a través del costado del muro fronterizo en Tijuana, mientras se reúnen para celebrar la temporada navideña en Tijuana, México, el 14 de diciembre de 2019. © Jorge Duenes

Greg Abbott se convirtió en el primer gobernador de EE. UU. en negarse a aceptar refugiados este año luego de que el presidente Donald Trump firmó un decreto que requiere que las juridicciones locales en cada estado den su consentimiento al programa federal de refugiados.

Anuncios

El estado que más acoge refugiados en Estados Unidos se hace a un costado. Abbott, gobernador republicano, dijo que Texas tiene una carga "desproporcionada" de inmigración ilegal y debe orientar los recursos del estado y de las organizaciones sin ánimo de lucro en las personas que ya están acogiendo. "Refugiados, migrantes y personas sin hogar, de hecho, todos los texanos. Como resultado, Texas no puede consentir al reasentamiento de refugiados este año fiscal", dijo.

Bajo su línea de política dura, la administración Trump estableció el pasado noviembre que las agencias de reubicaciones deberán contar con un consentimiento por escrito de funcionarios estatales y municipales de cada estado para aceptar refugiados después de junio de 2020.

En una carta enviada este viernes 10 de enero al secretario de Estado de EE. UU., Mike Pompeo, el gobernador texano aseguró que su estado “ha sido abandonado por el Congreso para lidiar con desproporcionados asuntos de migración consecuencia de un averiado sistema federal de inmigración” y añadió que Texas ha hecho "más que su parte”.

Este anuncio es un duro golpe para el programa de refugiados de ese país, ya que Texas es el mayor receptor de refugiados de toda la nación (acoge al 10% de todo Estados Unidos). Pero esta no es la primera vez que el gobernador trata de limitar la llegada de migrantes a Texas. Hace cinco años dijo que el estado no recibiría a ciudadanos sirios después de los ataques en París registrados en noviembre de 2015. A pesar de esta decisión, la administración del expresidente Barack Obama siguió enviando refugiados a Texas y otros estados dirigidos por republicanos que se oponían a la medida.

“Los refugiados no son fichas de negociación para avanzar en políticas antiinmigrante”

El anuncio ya ha sido criticado por algunas organizaciones y demócratas. Uno de los primeros en reaccionar ha sido el precandidato demócrata, Tom Stayer, quien aseguró desde su cuenta de Twitter que “esta decisión es inhumana y viola los valores estadounidenses". "Debemos hacerlo mejor y arreglar nuestro sistema de inmigración roto y racista. Pido al gobernador Abbott que revierta su posición”, aseguró.

En esta línea, un portavoz del Partido Demócrata de Texas, Abhi Rahman, que citó el diario estadounidense 'Dallas Morning News', aseguró que “deberíamos dar la bienvenida a los refugiados a Texas, en lugar de terminar un programa que salva vidas". “Los refugiados no son peones políticos y fichas de negociación para avanzar en políticas antiinmigrantes. No podemos permitir que el racismo republicano domine nuestro amor y compasión por nuestros hermanos y hermanas que huyen de la violencia”, aseveró.

Por su parte, el Servicio Luterano de Inmigración y Refugiados (LIRS, por sus siglas en inglés), una organización que apoya el ingreso de refugiados a EE. UU., aseguró que “casi 2.500 refugiados comenzaron a reconstruir sus vidas en Texas el año pasado. Estas familias han sido destrozadas por la violencia, la guerra y la persecución, pero nunca pensamos que un funcionario del estado de EE. UU. las separaría innecesariamente”. Esta entidad presentó una demanda contra el decreto de consentimiento que emitió Trump el pasado noviembre.

Hasta el momento, 42 gobernadores, 18 de ellos republicanos, y al menos siete docenas de funcionarios locales han dado su consentimiento para reasentamiento, según un recuento de LIRS. Florida y Georgia, otros estados relevantes en la acogida, no han dado a conocer cuál será su decisión.  Por lo tanto, "esta decisión no niega el acceso de ningún refugiado a Estados Unidos", enfatizó Abbott.

En este sentido hay que recordar que los refugiados tienen un proceso diferente a quienes piden asilo, por lo que no necesariamente pueden escoger a qué lugar ir. Sin embargo, Fernando García, director de Border Network for Human Rights, le explicó a France 24 que "esta decisión es desafortunada porque Texas está violando leyes internacionales y por lo tanto, Estados Unidos, lo estaría haciendo bajo el argumento de que no va a recibir más refugiados y esto va en contra en todo lo que Texas es".

Reducir la inmigración por cualquier medio

Bajar el número de ingreso de migrantes ha sido una pieza central de la presidencia de Trump y las cifras parecen estar de su lado. En enero de 2017, poco después de asumir su cargo, el republicano emitió una orden para limitar el número máximo de refugiados ese año a 50.000. Desde entonces, ese límite se ha reducido cada año.

Trump estableció un tope máximo de 18.000 cupos para refugiados para este 2020, el más bajo desde que comenzó el programa moderno de Estados Unidos en 1980. Una política que contrasta drásticamente con la adoptada por el expresidente demócrata Barack Obama, que propuso el reasentamiento de 110.000 refugiados en el año fiscal 2017.

Trump también está haciendo todo lo que está a su alcance para desbloquear fondos para la construcción de un muro que separe a su país de México, y así limitar el flujo de migración ilegal que entra al país, aunque esa hipótesis suya haya sido rebatida hasta el cansancio y tildada por expertos de infructuosa.

Sin embargo, una luz de esperanza apareció en su camino. La Corte de Apelaciones del 5º Circuito ubicada en Nueva Orleans le dio vía libre a la administración Trump para usar 3.600 millones de dólares de fondos del Departamento de Defensa en la construcción del muro, luego de que suspendió la orden de un tribunal inferior que impedía al Ejecutivo disponer de ese dinero.

En ese sentido emitió un breve dictamen el 8 de enero anulando el fallo del juez de la Corte de Distrito de El Paso, Texas, David Briones, que declaró ilegal la declaratoria de emergencia nacional por la situación en la frontera. Ese mismo día un migrante mexicano se quitó la vida en el puente internacional Pharr-Reynosa entre Estados Unidos y México, tras el rechazo de su solicitud de asilo.

Con EFE y Reuters

Boletines de noticiasSuscríbase para recibir los boletines de France 24

Página no encontrada

El contenido que solicitó no existe o ya no está disponible.